Avanzada Progresista pidió refugio para los venezolanos que huyen de la miseria

Avanzada Progresista emitió un comunicado para exigir a los gobernantes de los paises hermanos comprender la situación de miles de venezolanos que emigran de su país.

Este lunes 20 de agosto, miembros del partido Avanzada Progresista emitieron un comunicado para exigir a los gobernantes de los paises hermanos comprender la situación de miles de venezolanos que emigran de su país en busqueda de una mejor calidad de vida en los países latinoamericanos.

En esta carta de solidaridad, la dirigencia opositora pidió a los presidentes del mundo impulsar una campaña cudadana de respeto y solidaridad con los venezolanos. Al tiempo que, dejaron en manifiesto total repudio a los hechos violentos ocurridos entre brasileros y venezolanos inmigrantes en la frontera Pacaraima el pasado fin de semana.

Lea aquí la carta emitida por Avanzada Progresista

Carta pública de Avanzada Progresista en relación a los refugiados venezolanos

Ciudadano Filippo Grandi. Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados

Ciudadano Martín Vizcarra. Presidente de la República del Perú

Ciudadano Rui Carlos Pereira. Embajador de la República del Brasil en  Venezuela

Ciudadano Carlos Alberto Cheppi.  Embajador de la República de Argentina en Venezuela

Ciudadano Pedro Ramírez Ceballos. Embajador de la República de Chile en Venezuela

Ciudadana Elizabeth Méndez. Encargada de Negocios de la República de Ecuador en Venezuela

Hoy nuestros compatriotas sufren las terribles consecuencias de un gobierno fracasado en lo económico y fallido en lo social. El hambre como nunca antes la habíamos sufrido invade hogares, escuelas, hospitales. La escasez de alimentos y medicinas es similar a las sufridas por países en conflictos armados. El desabastecimiento es general. Los salarios de los trabajadores fueron pulverizados por una espantosa hiperinflación. La inseguridad se hace presente en cada esquina, en cada calle, en cada plaza. En Venezuela nada está seguro. Nadie está seguro.

20 años de gobiernos fracasados nos transformaron de ser un país anfitrión a ser un país en fuga.

Más de 3 millones de venezolanos han buscado y otros siguen buscando refugio en sus países hermanos y vecinos. La diáspora venezolana se extiende por toda la geografía mundial.

En estas condiciones de desesperanza masiva los habitantes de los países donde se refugian nuestros compatriotas pueden ser objeto de campañas xenófobas.  El instinto natural de tratar de defender puestos de trabajo y oportunidades de estudios dan lugar a interpretaciones erróneas y muchas veces tales defensas sobre amenazas inexistentes despiertan actos de violencia.

Nosotros le pedimos a nuestros países amigos, de forma muy categórica y respetuosa, se permitan desarrollar una campaña de comprensión sobre el sufrimiento de los venezolanos que simplemente escapan de la miseria. Les pedimos que les hablen a sus pueblos sobre la solidaridad.

Les pedimos que les recuerden que Venezuela siempre fue un país anfitrión, una nación generosa, una tierra de esperanzas, de futuro y de oportunidades para todos.

Cuando el fascismo y las dictaduras golpearon al Sur de América sus hijos encontraron en nuestras fronteras trabajo, vivienda y comida.

Cuando las guerras intestinas y las distintas crisis económicas golpearon fuerte a nuestros vecinos las puertas de Venezuela permanecieron abiertas.

Hoy son nuestros hombres y mujeres que buscan una mano amiga, un trozo de cielo y un pedazo de tierra.

Sus gobiernos están en la obligación en nombre de la raza humana y de la solidaridad de impedir que se desate una ola de agresiones sobre bases infundadas y temores falsos.

Les escribimos esta carta pública convencidos que como gobernantes demócratas saben el significado  para la gente de un país que se derrumba y que se cierra al futuro. Un país secuestrado. Sin democracia, sin elecciones transparentes, sin equilibrio de poderes y con presos políticos. Ustedes lo saben por experiencia.

Redacción