OEA designa a David Smolansky jefe del grupo de trabajo que evalúa impacto migratorio venezolano

 

La secretaría general de la OEA anunció la creación de un grupo de trabajo para evaluar el impacto de la migración venezolana, y el inicio “inmediato” de la captación de fondos para cumplir con sus recomendaciones.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA)Luis Almagro, informó estas medidas al cerrar una sesión extraordinaria del consejo permanente del organismo, convocado “para considerar el éxodo de venezolanos originada por la situación en Venezuela”.

El grupo de trabajo deberá determinar “la escala completa de la migración venezolana ” y emitir sus recomendaciones para atender el fenómeno, explicó.

Entre los objetivos a mediano plazo, destacó la regularización de los migrantes en temas laborales, de ingreso, de educación y de acceso a la salud. También deberá “resolver las cuestiones más urgentes” que afectan a los migrantes en el corto plazo, como las enfermedades y los problemas de alimentación y vivienda.

La secretaría general de la OEA buscará “de inmediato” captar “recursos financieros nuevos y adicionales para responder a las necesidades en el terreno e implementar las recomendaciones que pudieran surgir del informe”, añadió.

En declaraciones a periodistas, dijo que el grupo de trabajo estará liderado por el exalcalde opositor venezolano David Smolansky, actualmente en el exilio.

Es “una persona absolutamente comprometida con la causa de los migrantes venezolanos y que definitivamente tiene una impronta de cercanía, porque ya ha visitado los campamentos y ha estado cerca de la gente tanto en Brasil como en Colombia”, dijo.

Venezuela, sumida en una compleja situación, ha visto en los últimos meses un éxodo masivo de su población, en particular a Colombia, Brasil, Perú.

De acuerdo con la ONU, de los 2,3 millones de venezolanos que viven en el extranjero (7,5% de la población de 30,6 millones), más de 1,6 millones se han ido del país desde 2015, cuando empezó a empeorar la situación socioeconómica en la otrora potencia petrolera.

El martes en Quito once países latinoamericanos (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay) firmaron una declaración que exhorta a Maduro a aceptar ayuda humanitaria con el fin de “descomprimir esta situación”.