Cerró sus puertas El Tropezon, la gran arepera de Los Chaguaramos

El Tropezón un negocio con más de 50 años cerró sus puertas, la gran arepera de Los Chaguaramos, en el entorno de la UCV.

Así nos cuenta el editor Víctor Manuel García amigo del propietario de dicho negocio. Quién además expresó, “Hace poco hablé con el dueño de El Tropezón y me dijo que no aguantaba los costos de los productos y aumentos de sueldo, este último aumento salarial fue la puñalada final…”.

El editor Víctor García aprovechó para publicar a través de las redes sociales su agradecimiento a aquel espacio donde compartió gratos momentos, “Gracias por tus batidos de frutas..!”, Exclamó.

El porcentaje de comercios que ha cerrado en el último año debido a los problemas económicos de Venezuela oscila entre 35 y 40 por ciento del total, afirmó María Carolina Uzcátegui.

La presidenta del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio) precisó que se trata de una estimación derivada de investigaciones y encuestas que ha realizado este Consejo, pues el Banco Central de Venezuela tiene cerrada la información.

A ese dato se suma el aviso de que al menos 100 farmacias venezolanas están a punto de quebrar por la conjunción de falta de medicinas y alto precio de los fármacos, indicó la Federación Farmacéutica Venezolana (Fefarven).

Uscátegui pidió al gobierno “tomarse enserio la economía”, y atacar los verdaderos problemas del sistema financiero, que son baja producción y excesivo gasto público.

Esos dos problemas son las principales causas de la hiperinflación en que vive Venezuela, y a su vez la mayor dificultad que enfrentan los comerciantes, dijo en declaraciones reproducidas por la edición digital de El Universal.

Señaló que la impresión de dinero inorgánico daña la economía, y subrayó que no es posible que el gobierno se empeñe en gastar más de lo que gana.

Agregó que la determinación del precio final de los productos no está en manos de los comerciantes, y añadió que en realidad lo que sucede es que la oferta es insuficiente para la demanda que se presenta.

Por ello es el usuario final quien debe de pagar todos los costos de la cadena de distribución, que aumenta constantemente debido a las malas política económicas implementadas por el Estado.

Los comerciantes “no se sienten cómodos aumentando los precios”, porque ahuyentan a los consumidores, “que son la razón de ser de un negocio”, concluyó.

Redacción