O´Globo: Viaje secreto del Ministro de Defensa de Brasil Joaquim Silva para reunirse con Padrino López

Los ministros de Defensa de Brasil y Venezuela, los generales Joaquim Silva y Luna y Vladimir Padrino, tienen un cuadro de Simón Bolívar y la Espada del Libertador.

Los generales discutieron el suministro de energía a Roraima y crisis de refugiados. Los registros oficiales del encuentro entre los dos generales muestran un clima festivo y de amistad. El general brasileño viajó sin miembros del Ministerio de Asuntos Exteriores, debido a la ruptura de relaciones diplomáticas entre los dos países.

En Venezuela, Brasil negocia energía para Roraima y recibe solicitud de ayuda

Ministro de Defensa, general Joaquim Silva y Luna se reunió con homólogo venezolano en agenda secreta; venezolano admitió emigración por hambre, dice brasileño

En “viaje secreto” a la ciudad venezolana de Puerto Ordaz, el ministro de Defensa de Brasil, el general Joaquim Silva y Luna, pidió a su homólogo venezolano, general Vladimir Padrino, la continuidad del suministro de energía eléctrica a Roraima, y escuchó a la representante del país vecino de una petición de ayuda sobre la crisis humanitaria en los últimos tres años llevó 1,6 millones de venezolanos, según la ONU.

Los dos ministros se reunieron ayer en Puerto Ordaz en una agenda mantenida en secreto hasta la celebración del encuentro. En una entrevista al GLOBO, Luna dijo que buscó “ocultar” el viaje como estrategia de reaproximación entre Brasil y Venezuela, rotos diplomáticamente desde diciembre del año pasado.

– Traté de ocultar. Fue estrategia mía, incluso. No sabía cómo iba a ser esa recepción. Las relaciones diplomáticas con Venezuela se rompen. Nuestro embajador fue expulsado. Estamos hace diez meses sin tener contacto con Venezuela. “Es el primer representante del gobierno que va al país desde la ruptura”, afirmó el ministro de Defensa.

Sin Venezuela, generar energía para Roraima cuesta R $ 1,2 mil por año

El gobierno de Nicolás Maduro nunca reconoció la legitimidad del gobierno de Michel Temer. Maduro considera que el impeachment de la presidenta Dilma Rousseff fue un golpe orquestado por Temer. A finales de diciembre, Caracas anunció que el embajador brasileño en el país era “persona no grata”, lo que significaba una expulsión. En respuesta, el gobierno brasileño decidió, tres días después, declarar “persona no grata” al principal diplomático venezolano en el país, el encargado de negocios de Venezuela en Brasilia. Él también fue expulsado.

La crisis migratoria, con miles de venezolanos entrando en Brasil por Roraima, incluso con escenas explícitas de xenofobia en la frontera, obligó a los dos países a establecer un mínimo de diálogo. Además, una cuestión energética atravesó el camino: Venezuela amenazó con cortar el suministro de energía a Roraima, único estado que no está vinculado al sistema energético nacional. El gobierno brasileño no paga una porción de 33 millones de dólares, prevista en un contrato que vigente desde 2001 entre Eletronorte y la venezolana Corpoelec. La gestión Temer alega que el pago no se realiza en razón de las sanciones económicas de Estados Unidos contra Venezuela, que impide un depósito en dólares.

Encuentro entre los ministros de defensa de Brasil y Venezuela. El programa se mantuvo en secreto hasta la celebración de la reunión

Los generales discutieron el suministro de energía a Roraima y crisis de refugiados. Los registros oficiales del encuentro entre los dos generales muestran un clima festivo y de amistad. El general brasileño viajó sin miembros del Ministerio de Asuntos Exteriores, debido a la ruptura de relaciones diplomáticas entre los dos países.

Los registros oficiales del encuentro entre los dos generales muestran un clima festivo y de amistad. Según el ministro brasileño, la primera invitación del ministro venezolano fue hecha en mayo, cuando ocurrían las elecciones en el país, en que Maduro fue reelegido bajo contestación de la oposición. Luna dijo no haber encontrado “conveniente” el momento, dejando la visita para esta segunda invitación. Temer avaló la ida a Venezuela, según el ministro, que se reunirá este miércoles con el presidente y con el ministro de Relaciones Exteriores, Aloysio Nunes, para tratar el asunto.

– Él (general Padrino) ofreció que fuera en Caracas o en Puerto Ordáz, que está en el camino. Yo preferí a Puerto Ordaz, pues evitaría la exposición mediática allí. La recepción era muy cálida. Parecía un viejo amigo que no encontraba desde hace mucho tiempo. “Nunca había tenido contacto con él”, dijo Luna.

Garantía de suministro de energía

El ministro de Defensa dice haber escuchado de su par venezolano que no habrá corte en la energía suministrada a Roraima:

– El presidente Temer había pedido para tratar con él sobre el asunto de la energía eléctrica, que nos interesaba. Ellos aseguraron que no va a cortar ningún. Ellos saben que no conseguimos hacer el pago por el embargo económico. “No va a tener corte de energía y nunca va a cortar en nuestras relaciones, no es por eso que Venezuela va a interrumpir el suministro de energía”.

Según el general brasileño, el ministro venezolano reconoció la verdadera “diáspora” derivada de la crisis económica en el país y se mostró abierto a la ayuda de los países vecinos:

– Ellos necesitan ayuda. El país está pasando hambre. La diáspora de ellos tiene que ver con embargo económico que fue colocado allí dentro. “Quiero traer a mi personal de vuelta, no tengo medios de hacer”, me dijo. Yo le pregunté: “Usted acepta ayuda?” Él acepta todo.

El ministro de Defensa venezolano relató que el Gobierno Maduro intenta poner en práctica un programa, “De vuelta a la patria”, para traer de vuelta a los emigrantes que dejaron el país. Según el ministro brasileño, los relatos y pedidos de ayuda serán llevados a Itamaraty.

– Él dijo que no hay historial de salida de migrantes a Brasil a causa de la dificultad de las fronteras. Esto sucedió por un problema económico, incluso. Él no tiene dinero para alimentar a su pueblo, y admite que están saliendo por hambre. Él cita el embargo económico. No hay condiciones económicas para sostener al personal allí. No hay empleo, no hay trabajo -dijo Luna.

El general brasileño afirmó además que decidió ir solo, sin integrantes de Itamaraty, en razón del rompimiento de las relaciones diplomáticas. Según él, las relaciones entre militares se mantienen, con los adidos de las Fuerzas Armadas en cada país.

– Él pidió ayuda para que ayudemos junto a otros países, para mediar esa conversación. Yo dije que es el Ministerio de Relaciones Exteriores que tiene que tratar de eso. La idea del viaje fue más que hacer una expedición exploratoria, entender el ambiente. Pero mantuve contacto con Itamaraty todo el tiempo.

Hasta ahora, en sus declaraciones públicas, las autoridades venezolanas negaban la existencia de una crisis humanitaria en el país. El presidente Nicolás Maduro y varios ministros llamaron el éxodo de “fake news” y llegaron a sugerir que las escenas de miles de venezolanos cruzando fronteras fueron escenificadas por Colombia.

El ministro de Relaciones Exteriores, Aloysio Nunes Ferreira, negó ayer que Brasil haya roto relaciones diplomáticas con Venezuela, y recordó que partió del gobierno de Nicolás Maduro la posición de no reconocer al gobierno Michel Temer. Que ha reforzado que los países continúan teniendo relaciones, y que Brasil mantiene en venezolano una embajada y tres consulados.

A pesar de la tensión provocada por la llegada de inmigrantes a Roraima, Brasil no es el país que más recibió venezolanos en el período reciente. Entre 2017 y 2018, 127.778 inmigrantes entraron en Brasil por la frontera terrestre, de acuerdo con el gobierno federal. De ese total, sin embargo, 68.968 fueron para otros países, la mayoría también por vía terrestre. Los números divulgados la semana pasada por el IBGE, sin embargo, son menores: 30,8 mil venezolanos estarían viviendo aquí.

Mientras tanto, Colombia alberga actualmente cerca de 870 mil venezolanos, mientras que Perú, 400 mil, y Ecuador, unos 110.000.

La economía venezolana, dependiente del petróleo, está en caída libre desde 2014, cuando los precios del producto cayeron. Esta caída, combinada con la mala gestión económica, provocó una falta de divisas que derribó las importaciones de alimentos y otros productos básicos. El Fondo Monetario Internacional estimó que la inflación en el país este año llegará al 1.000.000%, mientras que el PIB caerá un 15%.

Agencias