Las aerolíneas aprietan el cinturón una vez más a los pasajeros

Por un lado está el tema legal que deberán decidir gobiernos y jueces, ya que algunos cargos aplicados podrían no ser legales en muchos países.

Los planes de Ryanair de comenzar a cobrar por el equipaje de mano entre 6 y 10 euros a partir de noviembre en sus vuelos europeos han vuelto a poner sobre la mesa el debate de los cargos extras que las aerolíneas cobran a sus pasajeros.

Una polémica que cuenta con dos ángulos. Por un lado está el tema legal que deberán decidir gobiernos y jueces, ya que algunos cargos aplicados podrían no ser legales en muchos países. Por otro, la reacción de los viajeros que comienzan a mostrar señales de hartazgo ante estas políticas comerciales que están convirtiendo los viajes en avión en un “pago a plazos”.

Si la palabra de moda ahora en el sector del turismo es que se venden “experiencias”, parece que a la hora de viajar en avión, esta dejó de ser positiva hace bastante tiempo (sobre todo en las líneas low costs más agresivas).

Pero el anuncio de Ryanair, la aerolínea que marca tendencia en Europa, también ha tenido su réplica en los EEUU en las últimas semanas. United tiene previsto cobrar por los asientos de turista situados en la parte delantera del avión, Air Canada subirá el coste de facturar en bodega una primera maleta de $23 a $30, United lo subirá de $25 a $30, una cantidad similar a la subida que aplicará JetBue.

Agencias