Atraco y muerte en aguas del Lago

Por las aguas del Lago de Maracaibo volvió a correr sangre de pescadores. La noche del martes,   los  llamados “piratas” acribillaron a tres de ellos que estaban trabajando con un grupo de al menos 100 que salieron desde el muelle  de Santa Rosa, la tarde del lunes.

Otros dos están desaparecidos.
Funcionarios de  Guardacostas fueron quienes hallaron los tres cadáveres flotando y los trasladaron al muelle para que el Cicpc se encargara del levantamiento de los cuerpos.
El Cicpc los identificó como Alexis Antonio Villasmil Moreno, de 39 años;  Denni López, de 28 años, y Wilson Enrique Morá,  de 27.
Los desaparecidos responden a los nombres de Rogelio Martínez y Alexander Ríos.
Parientes habían participado a la Guardia Costera que unos 100 pescadores salieron de Santa Rosa el lunes en la tarde, pero que, cuando regresaron informaron a familiares que habían sido víctimas de un atraco por parte de “Piratas del Lago”.
“Eran como 25, nos contaron ellos”, dijo el familiar de uno de los asesinados. “Llegaron armados con chalecos y en lanchas. Los sometieron a todos y los obligaron a irse a la orilla”, dijo un pariente  que prefirió no dar su nombre.
“Los “piratas” mandaron a  los pescadores a tirarse en  la arena, mientras algunos de ellos les caminaban por sus espaldas. “No vayan a subir la cabeza porque los matamos aquí mismo”, les decían.
Los delincuentes comenzaron a robar los motores de varias embarcaciones, que eran 20 en total. “También se robaron chinchorros y hay unas lanchas que no aparecen”, contó uno de los sobrevivientes.
Familiares de Denni López, uno de los asesinados, dijeron que el joven vivía en el barrio Rincón del Mangle,  en Santa Rosa, y era el padre de una niña de año y medio.
Por su parte, Nellys Moreno, madre de Alexis Villasmil, contó desde la morgue: “Mi hijo  no se dedicaba a la pesca sino que estaba trabajando en eso porque se había quedado sin trabajo por una lesión que sufrió”.
“Él era el mayor de mis hijos, era contador y fue gerente de un supermercado, es   injusto que lo hayan matado”, dijo la mujer adolorida quien además dijo  que Villasmil asistía a la congregación de los Testigos de Jehová en Maracaibo.
El Cicpc inició la investigación del caso para dar con el paradero de los responsables de un nuevo múltiple crimen en el Lago.

Con información de Panorama