El Grupo de Lima y la ambigüedad de los demócratas – Trino Márquez

 

Durante la Guerra Fría, el deslinde entre la democracia y las dictaduras totalitarias colectivistas era claro.

El Grupo de Lima y la ambigüedad de los demócratas – Trino Márquez

De un lado se alineaban las democracias liberales con sus gobiernos alternativos, su sistema de partidos plurales, parlamentos representativos, poderes autónomos y medios de comunicación independientes. A la vanguardia se encontraban los Estados Unidos y las naciones de Europa occidental. Del otro lado se agrupaban los países comunistas, bajo el mando supremo de la Unión Soviética, sin ninguna de las virtudes republicanas.
Si había un desarreglo o anomalía en alguna de las áreas de influencia de los poderes hegemónicos mundiales, Estados Unidos y la URSS, estos intervenían para restablecer el orden y la insubordinación se solucionaba manu militari.  Problema resuelto.

La Unión Soviética aplastó la rebelión de Hungría, en 1956, y la Primavera de Praga, en 1968. Estados Unidos intervino en República Dominicana en 1965 y en Granada en 1983, para evitar que se repitiera la experiencia cubana. Lo ocurrido en la isla antillana en 1959 significó un duro golpe para Estados Unidos. La instalación de misiles soviéticos en Cuba colocó al mundo a horas de que se desencadenara la primera guerra atómica en la historia mundial. El Equilibrio del Terror, como se le llamó a esa mutua destrucción asegurada entre Estados Unidos y Rusia, se convirtió en garantía de que el área de influencia de una superpotencia sería respetada por la otra.

El panorama cambia a partir de la caída del Muro de Berlín y el colapso de la Unión Soviética. Estados Unidos emerge como el único superpoder militar mundial. Parecía que democracia liberal se extendería por todo el planeta. Entre muchos otros instrumentos
legales, se aprueba el Estatuto de Roma, se crea la Corte Penal Internacional y se firman acuerdos democráticos, como la Carta Democrática Interamericana, con el fin de impedir que regímenes de facto, violadores de los derechos humanos, se engrapen al poder.

Los nostálgicos del comunismo y del totalitarismo se ven
obligados a adaptarse a la nueva realidad geopolítica y a la nueva
legalidad internacional. Debido a que la democracia y su símbolo
más notable, el voto, no pueden ser suprimidos, empiezan a tramar
una estrategia que les permita adueñarse del poder y perpetuarse en
él, utilizando el sufragio como catapulta. En América Latina, el
pionero del giro estratégico fue Hugo Chávez. Luego vinieron Evo
Morales, el relanzamiento de Daniel Ortega y el heredero Nicolás
Maduro. Cada uno de ellos utiliza la institución del voto para
deformar y prostituir la democracia. Desdibujarla hasta el punto de
que en Bolivia, Nicaragua y Venezuela se imponen neodictaduras
parecidas a la establecida en Cuba desde 1959, aunque en el caso de
Bolivia y Nicaragua se respetan generalmente las leyes de la
economía de mercado. En Venezuela, ni siquiera se aplican esas
normas básicas que aconseja el sentido común, ni se aprenden las
numerosas lecciones dejadas por el fracaso recurrente del
intervencionismo abusivo.
El neocomunismo de Nicolás Maduro ha hundido a Venezuela
en la peor crisis de su historia. La destrucción de las instituciones
democráticas se combina con la debacle económica. Una de las
expresiones más inapelables del descalabro es la estampida de
venezolanos que huyen despavoridos a refugiarse en los países
vecinos. La destrucción nacional ocurre en presencia de una
comunidad internacional que no sabe cómo actuar para proteger al
país de la agresión interna, desatada de forma implacable por la

alianza militar cívica construida por el madurismo. Para protegerse,
el régimen apela a los lugares comunes más cínicos del diccionario
político. Habla de soberanía nacional, pero resulta que acabó con la
Asamblea Nacional, órgano que por excelencia encarna esa
soberanía. Dice que los problemas de Venezuela tienen que
resolverlos los venezolanos; ahora bien, ¿cómo podemos resolverlos
los venezolanos si los partidos más importantes están proscritos, los
líderes políticos inhabilitados, presos u obligados a exiliarse?
¿Quién puede ser el interlocutor del gobierno o, incluso, de la
comunidad internacional, si una de metas del régimen (y la ha
logrado) ha sido perseguir, debilitar y fragmentar a la oposición, e
inventar o magnificar intentos de golpe que jamás comprometieron
la estabilidad del régimen?
Al igual que el gobierno utiliza sin pudor los instrumentos de
la democracia para pervertirla, se vale del discurso patriotero
ancestral para defender una ‘soberanía’ que solo favorece a la cúpula
que disfruta de modo obsceno del poder. Los demócratas
venezolanos jamás podremos sacudirnos el yugo madurista sin la
cooperación activa y permanente de los países amigos de la libertad.
El régimen construyó un modelo hermético e inexpugnable del cual
goza una gruesa capa de militares, la burocracia del Psuv y la clase
económica surgida a la sombra de la inmensa corrupción que ha
campeado durante veinte años.
Los llamados piadosos al diálogo y al entendimiento, como la
última declaración del Grupo de Lima –con el rechazo de Colombia,
Canadá y Guyana- solo sirven para envalentonar a un régimen
dispuesto a moverse en el escenario de la tierra arrasada. Sin llegar
al extremo de la invasión militar, hay muchas otras formas de
presionar desde el exterior para salvar a Venezuela.
@trinomarquezc