Audiencia en Ecuador para resolver si se juzga a Correa por secuestro

En caso de que sea llamado a juicio, el exgobernante socialista de 55 años que vive en Bélgica no podrá ser juzgado en ausencia.

Una sala penal de la suprema Corte de Justicia de Ecuador reanudó el viernes una audiencia en la que evalúa si juzga al expresidente Rafael Correa por el secuestro de un político opositor en Colombia.

En caso de que sea llamado a juicio, el exgobernante socialista de 55 años que vive en Bélgica no podrá ser juzgado en ausencia.

En la apertura de la audiencia el martes, la Fiscalía se abstuvo de presentar cargos contra dos de los seis implicados en el secuestro del exdiputado alterno Fernando Balda en 2012, por lo que la magistrada Daniela Camacho suspendió la sesión para que las partes reexaminen el proceso.

La sesión se reanudó este viernes y, tras varias horas de deliberaciones, Camacho rechazó juzgar mediante un proceso abreviado a dos involucrados que colaboran con las indagaciones y que aceptan su culpabilidad.

La Fiscalía pidió para ambos condenas de un año de cárcel cuando la ley establece que deben ser de al menos 24 meses. Los involucrados serán ahora parte de un juicio ordinario.

El ente acusador investigó a tres agentes y a un excomandante policial, que están detenidos y dos de los cuales ya fueron sobreseídos; a Pablo Romero, un exjefe de Inteligencia que está en España; y a Correa, todos por asociación ilícita y el secuestro de Balda.

La jueza “rechaza el procedimiento abreviado y da inicio a la audiencia preparatoria de juicio en contra de Pablo Romero y otros”, indicó la Corte por Twitter.

El opositor a Correa le acusa de ordenar su fugaz secuestro en 2012 en Bogotá, donde estaba refugiado al considerarse un perseguido político. Cinco personas forzaron al político a subir a un automóvil, pero la Policía colombiana logró interceptar el vehículo y liberarlo.

Correa, quien gobernó Ecuador entre 2007 y 2017, y los otros implicados fueron denunciados como autores intelectuales del secuestro, según Felipe Rodríguez, abogado de Balda.

En julio, la justicia ordenó prisión preventiva para el expresidente y el exjefe de Inteligencia, que incluye una circular roja de Interpol -que aún no se pronuncia- con fines de extradición.

La audiencia, a la que acuden veedores internacionales de Correa, tomaría varios días de acuerdo con abogados de las partes.

El exjefe de Estado podría ser condenado a nueve años de prisión, sostiene Rodríguez. Si Correa no es sobreseído y quiere evitar ir a la cárcel, “tendrá que quedarse nueve años fuera del país” hasta que prescriba el juicio, sin ser juzgado por estar ausente, señaló.

Correa denuncia que detrás del caso está el presidente Lenín Moreno, su sucesor y exaliado con quien mantiene una pugna de poder que llevó a una crisis al oficialismo.

Con ocasión del reinicio de la audiencia, unos veinte simpatizantes del exgobernante se reunieron en las afueras del tribunal, en el norte de Quito, para apoyar a su líder, quien desde julio de 2017 reside en Bélgica, el país de su esposa.

Los correístas mostraban imágenes ampliadas del expresidente y carteles con leyendas como “Balda delincuente”.

Agencias