Cinco personas fueron intoxicadas por contaminación en Chile

Autoridades chilenas informaron hoy de cinco nuevos casos de personas intoxicadas luego de otro episodio de contaminación registrado en las últimas horas en la zona costera de Quintero y Puchuncaví, zonas que han sido declaradas como áreas saturadas de anhídrido sulfuroso y material particulado.

“Tenemos siete casos reportados, tanto el día de ayer como hoy, de los cuales cinco corresponden a casos nuevos”, informó el secretario regional ministerial de Salud, Francisco Álvarez a 24 horas de que se haya levantado la alerta amarilla.

Álvarez explicó que de los afectados, hay una persona de 13 años que se encuentra en observación y que ha evolucionado bien en el hospital de Quinteros.

“Hacemos un llamado de calma y prudencia, debido a que como Gobierno hemos estado instalados en el territorio desde el primer día y vamos a seguir”, agregó, antes de ser increpado por las personas presentes en el recinto.

La autoridad fue emplazada debido a la “irresponsabilidad” del Gobierno, que “no ha decretado emergencia sanitaria” en la zona.

La autoridad se refirió al decreto supremo que fue ingresado a la Contraloría General de la República por parte del Ministerio de Salud y el Ministerio del medio Ambiente, que va a facultar a la primera de las carteras para declarar emergencia ambiental y restringir, de manera obligatoria, las actividades contaminantes en las empresas de la zona cuando las condiciones de ventilación sean adversas.

“Estamos esperando que se decrete esta alerta sanitaria que nos permita tomar todas las acciones”, sostuvo Álvarez, sobre el decreto que aún no recibe la toma de razón.

Desde hace cinco décadas, las localidades de Quintero y Puchuncaví, situadas en la región de Valparaíso, 130 kilómetros al noroeste de Santiago, han sido escenario de intoxicaciones masivas cuando comenzó la instalación de plantas industriales en la zona, varias de ellas con uso o producción de químicos.

El área acoge un gran parque industrial, con 17 plantas que son señaladas por los habitantes como responsables de estos episodios, que se repiten desde hace décadas en la zona, calificada por Greenpeace como el “Chernóbil” chileno y que en las últimas semanas han dejado mas de 600 personas contaminadas.

Agencias