El Papa advierte desde Lituania que crecen las voces que siembran conflictos

El papa Francisco llegó este sábado a Lituania, un país que recordó que “ha sufrido las ideologías totalitarias” y desde donde advirtió que ahora en el mundo “crecen voces que están instrumentalizando muchas veces la inseguridad o los conflictos“.

En su primer acto de su periplo por los países Bálticos, que concluirá el 25 de septiembre, Francisco se reunió con la presidenta lituana y después pronunció un discurso a las autoridades del país,
El ejemplo de historia de Lituania y de su acogida de personas de otros países, culturas y religiones, llevó a Francisco a denunciar también las voces “que pregonan que la única manera posible de garantizar la seguridad y la subsistencia de una cultura nace buscando eliminar, cancelar o expulsar a las otras”.
Francisco había lanzado esta advertencia tras recordar la historia de Lituania, que vivió 50 años de invasión soviética y también la ocupación nazi. Sobre todo, porque Lituania, señaló, fue un país que sufrió “los intentos de imponer un modelo único, que anulase lo diverso con la pretensión de creer que los privilegios de algunos pocos estén por encima de la dignidad de los otros o del bien común”.
E indicó que el ejemplo de diálogo y de inclusión que ha habido en el país puede “convertirse en puente de unión entre el oriente y el occidente europeo y en “fruto de una historia madura, que como pueblo ofrecéis a la comunidad internacional y en particular a la Unión Europea”.
El resto de la jornada, Francisco lo dedicó a actos con los católicos del país, que representan cerca del 80 % de la población, mientras que en la vecina Letonia no llegan al 20% y en Estonia son solo unos 5.000.
La etapa obligada, al igual que lo fue para Juan Pablo II hace 25 años, fuerezar el tercer misterio del rosario en el Santuario Mater Misericordiae de Vilna. Un santuario de gran veneración en el país y que se encuentra en una de la puertas de la muralla que accedían a la ciudad, donde se colocó una imagen de la Virgen de la Misericordia, una de las llamadas vírgenes negras, y que resistió a los varios conflictos.
Al comentar que ahora, gracias a las buenas vías de comunicación, a esta santuario pueden llegar lituanos, polacos, bielorrusos y rusos; católicos y ortodoxos,instó a que “a esta facilidad para movernos de un lugar a otro” se le sumara también “la facilidad para establecer puntos de encuentro y solidaridad entre todos”.
“Para salir de nosotros mismos y darnos a los demás, acogiendo a su vez la presencia y la diversidad de los otros como un regalo y una riqueza en nuestras vidas”, pidió.
En una jornada marcada por el histórico acuerdo entre el Vaticano y China para nombrar conjuntamente los obispos, principal motivo de conflicto entre ambas partes y primer paso para restablecer relaciones diplomáticas que no existen entre 1951, Francisco continuó su jornada en Lituania con el encuentro con los jóvenes.
Congregó a miles de ellos en la plaza de la Catedral dedicada a San Estalinslao y San Ladislao, y tras cantos y bailes y oír las historias de dos ellos que han sufrido grandes dificultades, pidió a los jóvenes que no se dejen abatir.
“Tantas veces este templo fue devorado por las llamas, se derrumbó y, sin embargo, siempre hubo quienes decidieron volver a levantarlo, no se dejaron vencer por las dificultades, no bajaron los brazos”, les puso como ejemplo.
Pero al mismo tiempo recordó la historia del país, ocupado durante más de 50 años por el régimen soviético y que también sufrió la invasión nazi.
También la libertad de su patria está construida sobre aquellos que no se dejaron intimidar por el terror y la desventura”, les dijo.
Con este acto y una visita privada a la catedral concluyó su primera jornada en Lituania, donde mañana domingo tiene previsto viajar a la otra gran ciudad del país, Kaunas, para celebrar una misa multitudinaria.
Agencias