Enfermera de Chávez denunció persecución política

Claudia Patricia Díaz Guillén, que fue enfermera del fallecido presidente de Venezuela Hugo Chávez, se opuso hoy a ser extraditada con el argumento de que es objeto de una persecución política en su país.

Claudia Patricia Díaz Guillén, que fue enfermera del fallecido presidente de Venezuela Hugo Chávez, se opuso hoy a ser extraditada con el argumento de que es objeto de una persecución política en su país, mientras que la Fiscalía española defendió que sea entregada, sin entrar en el fondo de los hechos.

De esta manera Díaz Guillén trató de convencer a los jueces de la Audiencia Nacional de España que deben decidir sobre su entrega a las autoridades venezolanas, que la reclaman por supuestos delitos de blanqueo de capitales.

Díaz Guillén salió de Venezuela en 2013, poco después de la muerte de Chávez.

Su abogado, Ismael Oliver, expuso que existen “fundadas sospechas de persecución política” y “serias dudas” sobre la validez de la reclamación, ya que la orden de detención que llevó al arresto de la enfermera en España fue anulada meses después por una instancia judicial superior, sin que Venezuela lo comunicara.

El letrado arguyó que la causa abierta contra su defendida se basa en una investigación del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), “un órgano que está sancionado y cuestionado -aseguró- por todos los organismos internacionales de Derechos Humanos”.

El presidente del tribunal que estudia el caso, Alfonso Guevara, advirtió al letrado de que, en ningún caso, pueden los magistrados entrar en el fondo de la reclamación, y apuntó que el Consejo de Ministros español autorizó su tramitación.

Agencias