Detenienen a tres personas involucradas en el magnicidio frustrado

Entre los detenidos está Henriberth Enmanuel Rivas Vivas, alias “Morfeo”, Ángela Lisbeth Espósito Carillo, alias “La Perrera” y Ramón Velasco García, alias “Corocoro”.

El Ministro del Poder Popular para la Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, informó este domingo sobre la detención en horas de la madrugada de este sábado de tres personas involucradas en el magnicidio frustrado perpetrado el 4 de agosto de 2018.

Entre los detenidos está Henriberth Enmanuel Rivas Vivas, alias “Morfeo”, Ángela Lisbeth Espósito Carillo, alias “La Perrera” y Ramón Velasco García, alias “Corocoro”.

El ministro precisó que van 28 detenciones realizadas e indicó que solamente faltan por capturar los que fabricaron las armas: Gregorio José Yaguas Monje, alias “Latino” y Yilber Alberto Escalona Torrealba, alias “Pastor”.

Rodríguez difundió una serie de videos como parte de las pruebas. En el primero, se expuso la detención de Rivas Vivas, quien intentaba escapar del lugar donde estaba resguardado.

Confesión de Morfeo

Uno de los video transmitidos durante la rueda de prensa recopilaba la confesión de Henriberth Rivas Vivas. En este, alias “Morfeo” confiesa que fue parte de la operación Fénix, el pasado 4 de agosto y que fue contactado por un amigo de las protestas de los años 2014 y 2017.

Narró que antes del entrenamiento le trasfirieron un dinero con el que compró efectivo y se fue a San Cristóbal. Luego, cruzaron hacia Colombia donde se encontraron con “Pico”, quien los llevó al campamento en el que estuvieron entre cinco y seis meses. Allí le instruyeron sobre los drones y el plan, en el que acepta participar. Relata que después de los hechos de El Helicoide, los alertan sobre “una avanzada”.

“La misión estaba pautada para una fecha atrás, un mes, pero resulta ser que los drones entraron por avión (…). Nos enteramos que los drones los habían retenido y nos regresamos, entonces pasamos la fecha para el 4 de agosto”, dijo.

En el video habla sobre Pastor y Latino, quienes se presentan como explosivistas y le cuentan que el dron lleva un kilo de C-4 y perdigones de plomo de diversos tamaño.

Así mismo, cuenta que un grupo fue con “Bons” a Colombia y en la frontera el jefe de migración los dejó pasar “sin carnet, sin nada”.

“Él sabía lo que era el movimiento y ya sabía para lo que estaba la operación”, acusó.

El día de los hechos, al ver la rápida respuesta de las autoridades, decide quedarse en Caracas y le advierten que salga del país. Más tarde, se comunica con “Halcón”.

El cinco de agosto ella se comunica conmigo diciéndome que tengo que ir a la embajada de Chile que de ahí me van a sacar un vehículo a la embajada de México y simultáneo a la embajada de Colombia hasta la frontera”, manifestó.

Rivas precisó que fue a la embajada de Chile y estaba cerrado.

“Salgo de ahí, me logro comunicar con ella y le digo que la embajada estaba sola, que no había nadie, que qué pasó con su contacto (…), ella me dice que él está en su casa en la Lagunita Country Club, que vaya que él me va a recibir ahí; me traslado hasta allí y sale un guardia de seguridad chileno y me dice que está enfermo y que no está en el país”, sostuvo.

Luego, Rivas explicó que se comunicó con esta persona que le instruyó que fuera a la Iglesia Episcopal a las cinco y media, que entrara a la misa, esperara y hablara con cualquier cura para pedir asilo. “Lamentablemente, ese día no había misa y los curas no estaban”, concluyó.

Ante estas declaraciones, Rodríguez declaró: “La embajada de Chile tiene que explicar quién era ese funcionario a quien debía contactar este criminal para que colaborara en su proceso de fuga; tiene que explicar la embajada de la República de Colombia si es cierto que iba a servir de vehículo para trasladarlo hasta la frontera y de allí hacia Colombia y tiene que explicar la embajada de México si en efecto estaba en este proceso de triangulación para facilitar la fuga de este criminal”.

El ministro también estimó de suma importancia que “el gobierno de Colombia desmienta o señale qué participación tuvo el gobierno de Juan Manuel Santos en la planificación, facilitación y perpetración de estos hechos”.

Más pruebas

Así mismo, el ministro aseguró que en la residencia de Ángela Espósito, también capturada, se encontraba escondido Henriberth Rivas Vivas y reprodujo un video donde la detenida expone su participación en los hechos.

Antes, Rodríguez se pronunció acerca un video publicado por el director de Foro Penal, Alfredo Romero, donde denuncia la aprehensión Espósito como líder de una ONG de protección de animales.

En el clip, Espósito aclara que conoció a Laided Salazar hace cuatro meses y que esta la contactó hace dos semanas para que la ayudara a buscar a una persona y brindarle un refugio. La persona que debía darle alojo era Rivas Vivas.

Cuenta que desconocía totalmente quién era Rivas, pero que luego él comenzó a contarle en qué problema estaba metido. “Lo ayudé a hacer el mercado y me pidió que le buscara una cédula, que le tomara una foto para una cédula”, reveló.

Rodríguez además culpó a Ramón Velasco de ayudar a que Laided Salazar se fugara del arresto domiciliario y que con estas pruebas “queda establecida la responsabilidad de Julio Borges y de la participación de elementos del gobierno colombiano en magnicidio en grado de frustración”

Agencias