EEUU: Presentan cuatro declaraciones juradas contra Kavanaugh

Según las cuatro declaraciones, ella mencionó a Kavanaugh por su nombre o dijo que su agresor era un “juez federal”.

Los abogados de Christine Blasey Ford dijeron el miércoles que presentaron declaraciones juradas de cuatro personas según las cuales ella les reveló haber sufrido un ataque sexual mucho antes de que Brett Kavanaugh fuera postulado a la Corte Suprema de Estados Unidos.

Según las cuatro declaraciones, ella mencionó a Kavanaugh por su nombre o dijo que su agresor era un “juez federal”.

Por su parte, en un escrito para la audiencia dado a conocer por la comisión el miércoles, Kavanaugh reconoció haber bebido alcohol con sus amigos en la escuela secundaria, pero dijo que jamás hizo nada “ni remotamente parecido” a los abusos sexuales denunciados por su principal acusadora.

Kavanaugh negó haber tenido un “encuentro sexual físico de cualquier tipo” con Ford. “Soy inocente de este cargo”, aseguró.

En el testimonio, Kavanaugh dijo que “jamás ataqué sexualmente a nadie, ni en el secundario, ni en la universidad ni nunca”.

Entretanto, el presidente Donald Trump dijo en la ONU en vísperas de la audiencia de la Comisión de Asuntos Jurídicos del Senado con Kavanaugh y Ford que los republicanos “eran amables, eran respetuosos a más no poder” en su trato con la acusadora. Describió a su postulado como “una joya total” y dijo que probablemente hubiera pedido que se acelerara la confirmación en lugar de aguardar la declaración de Ford.

En una de las declaraciones juradas, Keith Koegler, un amigo de la familia, dijo que le escribió a Ford en un correo electrónico el 29 de junio. “Recuerdo que me hablaste sobre él, pero no recuerdo el nombre. ¿Te importaría decírmelo para que pueda leer sobre él?”, le dijo. “Brett Kavanaugh”, respondió Ford por correo, según Koegler, el entrenador de béisbol del hijo de ella.

Trump postuló a Kavanaugh, de 53 años, el 9 de julio. Kavanaugh niega haber cometido agresión sexual alguna y sus aliados han cuestionado la credibilidad de Ford y de una segunda acusadora en parte sobre la base de la falta de corroboración. Trump ha dicho que las acusaciones son una “estafa montada por los demócratas”.

Las declaraciones firmadas el lunes y martes de esta semana podrían dar mayor peso a la versión de Ford en víspera de su declaración _y el rechazo previsto de Kavanaugh_ ante la Comisión de Asuntos Jurídicos del Senado el jueves. Los republicanos temen que, ganen o pierdan, la batalla por el nombramiento de Kavanaugh dé mayor aliento a las mujeres dispuestas a votar contra el partido de Trump en las elecciones de noviembre, cuando estará en juego el control de las cámaras.

Por ahora está pendiente la oportunidad de Trump de inclinar el tribunal supremo más hacia la derecha por muchos años. A pesar del pronóstico del líder del bloque Mitch McConnell de que ganará su partido, la suerte de Kavanaugh sigue estando en duda en una cámara alta en la que los republicanos tienen mayoría de bancas de apenas 51 frente a 49.

Agencias