El “robo del siglo” en México: cómo dos universitarios robaron un tesoro arqueológico del Museo Nacional

Los estudiantes de veterinaria, que por entonces tenían menos de 30 años, burlaron la seguridad del mundialmente famoso Museo Nacional de Antropología e Historia de Ciudad de México y sustrajeron más de 100 joyas arqueológicas.

Los jóvenes Carlos Perches y Ramón Sardina despistaron a las autoridades, que inicialmente manejaron la hipótesis de que un grupo de traficantes profesionales estaban detrás del robo.

El misterio sobre quiénes eran los culpables prevaleció hasta 1989, cuando fueron halladas las piezas de diferentes culturas prehispánicas, cuyo valor es “incalculable”.

Este evento inaudito en la historia de México se convirtió además en una fijación para Manuel Alcalá, guionista y diseñador mexicano de 42 años, quien empezó a investigarlo hace más de una década.

Y el guion que escribió junto al cineasta Alonso Ruizpalacios, también mexicano, dio vida al largometraje “Museo”, protagonizado por Gael García Bernal y que se estrena en los cines de México el 26 de octubre y en Los Ángeles un mes antes.

La película obtuvo además, en febrero pasado, el Oso de Plata al mejor guion de la Berlinale, el prestigioso festival internacional de cine de Berlín.

Dos jóvenes de Satélite

Aunque inspirada en los hechos reales, Alcalá aclara a BBC Mundo que hay muchos elementos de ficción en el filme.

No obstante, para escribirlo el guionista compiló entrevistas con allegados a Perches y Sardina y reportes de la época con el fin de reunir la mayor cantidad posible de información.

“Estos eran dos estudiantes de la Universidad Nacional que vivían en un suburbio a las afueras de Ciudad de México, una especie de sueño modernista llamado Satélite”, cuenta Alcalá.

Lo que hicieron, sin embargo, fue calificado en su momento por la prensa como “el robo del siglo” y sigue figurando en los listados como uno de los grandes hurtos de arte del siglo XX.

Pero pese al escándalo que siguió a al desaparición de las piezas, el suceso perdió rápidamente relevancia ante otros eventos, como la celebración de la Copa Mundial de la FIFA en 1986.

“Creo que se perdió en el inconsciente colectivo de los mexicanos. Mucha gente de mi generación no lo recuerda”, dice Alcalá.

Por los ductos de aire acondicionado

Cuando ocurrió el espectacular robo, Ciudad de México apenas se recuperaba de un terremoto que, tres meses antes, estremeció la capital y causó miles de muertes.

En la madrugada de la Nochebuena de 1985, los nueve vigilantes que custodiaban el museo no advirtieron a los intrusos que saltaron la cerca que rodea al edificio, cruzaron el jardín y entraron a la sala Maya a través de los ductos del aire acondicionado.

Una vez adentro, entre la 1:00 y las 4:00 de la madrugada, Perches y Sardina se hicieron con más de 100 artefactos de las colecciones maya, mexica y de Oaxaca, informaron por entonces medios locales citando un reporte de la Procuraduría General de la República (PGR).

Entre los objetos más significativos que sustrajeron estaban la máscara zapoteca del dios murciélago, artículos de la tumba del rey Pakal de Palenque y el escudo de Yanhuitlán, una importante pieza de orfebrería mixteca.

Las piezas no estaban aseguradas y el museo no contaba con un inventario completo de su acervo.

Pública BBC Mundo