Choque de motos cobró la vida de una estudiante

La desgracia tocó la puerta de la familia Ávila González. A las 9:30 de la noche del pasado domingo, Andreína Ávila González (21) salió de su casa, en el sector Buena Vista, en compañía de un amigo. Iban en una moto y se estrellaron de frente con otra.

Del amigo con quien salió Ávila, la familia solo sabe que lo llaman “Wilimito”.

Rosalba González, madre de Andreína, contó: “Salieron en la moto de ‘Wilmito’ y ya llegando a Santa Lucía chocaron de frente con otra moto”.

Andreína salió expelida del vehículo. Ambos amigos fueron llevados al Hospital Central. Ávila murió minutos después de su ingreso y “Wilmito” se encuentra grave en el Hospital Universitario de Maracaibo (HUM).

De la otra moto y sus ocupantes se desconocen los datos, pero trascendió que también se encuentran graves.

Andreína acababa de graduarse de bachiller y laboraba como empacadora en una pastelería, cerca del sector donde residía.

Deja un bebé de tres años. Fue descrita como una muchacha “sana, tranquila y trabajadora. Ese día fue a distraerse un rato con su amigo y ocurrió la tragedia” dijo su mamá.

El cuerpo fue retirado por sus dolientes al mediodía de ayer en la morgue forense de LUZ. Hoy le darán cristiana sepultura en el cementerio Corazón de Jesús, en La Limpia.

Agencias