Oposición trata de alejarse de la extremaunción

Las diferencias siguen acentuadas, pero en las últimas semanas factores de la oposición han sostenido conversaciones para restablecer relaciones y aunque aún el proceso va a paso lento, los esfuerzos se mantienen en la agenda para una unificación que les urge.

Las diferencias siguen acentuadas, pero en las últimas semanas factores de la oposición han sostenido conversaciones para restablecer relaciones y aunque aún el proceso va a paso lento, los esfuerzos se mantienen en la agenda para una unificación que les urge, según los expertos, para superar el peor momento histórico que viven, activar un mensaje de cambio y participar en un eventual proceso de negociación a futuro.

Con liderazgos prácticamente paralizados, sin conexión con la población, sin actividad ante la opinión pública y entre ellos mismos distanciados, la tarea de juntar fuerza se hace titánica. Cifras recientes ubican a la oposición con 65% de rechazo, acota el politólogo Jesús Castillo Molleda, “incluso le cedieron el debate político al Gobierno, mientras que más 25 de millones de venezolanos se encuentran luchando para no abandonar el país y lograr mantenerse a flote en el evidente naufragio”.

En un estudio publicado este mes por la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) para analizar la percepción del país tras las medidas económicas anunciadas se concluyó que el Gobierno estaría ganando la batalla de la opinión pública manteniéndose como único actor en escena. “Un porcentaje importante de la población solo reciben, ven y oyen propaganda del Gobierno” porque “nadie más les está hablando, las oposiciones están recibiendo las facturas de sus divisiones y su silencio”, subraya la investigación.

En opinión de Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, el problema no es solamente las divisiones. “Ese es uno de las múltiples dificultades que tienen, ellos están desconectados entre sí y con la población, sus fracturas han generado que una parte del país les rechace, hay un vacío de propuestas, están en su peor momento de la historia, si hoy la oposición tuviera cómo presionar, el Gobierno no tendrían ni siquiera con quién negociar”, sostuvo León.

“Obviamente la oposición está intentando unificarse, conseguir fuerza, pero la situación la tienen complicada porque en verdad el problema más allá de la unidad, no es que se unifiquen para crear una nueva coordinadora democrática, por así decirlo, hay desconfianza entre los actores y el tema aquí es que ellos deben reconstruir sus relaciones para amplificar un mensaje de cambio, también reconstruir su relación con las masas y fortalecer un liderazgo nuevo”.

León recalca la necesidad de voces que reconecten. “Yo creo que al final todo va a terminar en el surgimiento de un outsider, una figura que convoque a los ciudadanos y que sea capaz de reenamorar y a la que todos los demás se van a tener que pegar”, acotó.

Hace tres meses hubo acercamientos entre dirigentes nacionales, luego del llamado de abstención para la votación de las elecciones presidenciales del 20 de mayo en la que no participaron. De estas reuniones, en las que figuraron los líderes Henrique Capriles, Henry Ramos Allup, Henri Falcón, Leopoldo López y hasta Julio Borges, no salió ninguna agenda de trabajo común.

Trascendió que las diferencias tan marcadas no permitieron que fluyera el diálogo interno entre voceros en el país y los del exilio. Y ahora mismo, en los encuentros que se están dando, las fracciones más radicales no están sentadas en la mesa, ni María Corina Machado ni representantes de Antonio Ledezma.

Fuentes aseguran a este diario que “Voluntad Popular no se decide, a veces está, otras no, los políticos que están en el país están tratando de unirse, son los que quedan y dan la cara dentro del territorio nacional”, especificaron.

Luis Florido, quien hasta hace poco perteneció a las filas de VP, dijo que la oposición está en “la nada”.

El vicepresidente de Acción Democrática, Edgar Zambrano, confirma que “se están haciendo reuniones de trabajo en medio de un gran esfuerzo para construir un escenario opositor con un criterio de unidad que compren los venezolanos y nos permita desarrollar la estrategia frente al Gobierno”.

“No es sencillo y mucho menos en un escenario variopinto como el de la oposición desarrollar acuerdos sin que cualquiera de las partes se pueda sentir afectada o renuncie a un protagonismo en particular, o que sus dirigentes de alguna manera estén congelando cualquier aspiración a futuro y ello tiene como epicentro concentrar esos esfuerzos el ver que el enemigo no está en la oposición sino en Miraflores”.

Zambrano apunta a dos mecanismos, los mismos en que otras oportunidades se han planteado; uno, ir a un proceso de primarias para definir a un abanderado, y lo otro es que prive la inteligencia y la voluntad política para que esos mismos actores de manera consensuada puedan proponer ese liderazgo.

“El fondo de la materia es que nadie solo puede, se requiere la dirección en unidad para lograr un fin último que es derrotar al gobierno en el terreno democrático, se necesita implementar una estrategia que tenga el apoyo de las mayorías”, sentenció Zambrano.

El 9 de diciembre se sirven las elecciones municipales y aunque los principales partidos siguen negados a participar, hay líderes apostando a acompañar a los alcaldes con tarjetas prestadas. Otros voceros aseveran que hay facilitadores externos buscando ayudar a la oposición a aliviar sus tensiones; sin embargo, aseguraron a este rotativo que el trabajo apenas está comenzando y que hay pesimistas y esperanzadores.

Para el presidente del Ifedec, Eduardo Fernández consolidar un solo partido sería una apuesta para conformar una gran fuerza política que tenga órganos democráticamente escogidos

Agencias