En un tiroteo murió un hombre que pagó condena de 15 años

El hecho ocurrió el viernes a las 12:00 del mediodía, cuando la madre de Infante Liendo salió en demanda de auxilio en vista de que el tercero de sus 13 hijos la atacó en su domicilio y entre ambos se produjo una pelea.

Después de pagar 15 años de prisión en la cárcel de Tocorón por la muerte del dueño de una bodega de San Agustín del Sur, Daniel Esaúl Infante Liendo, de 31 años de edad, murió al enfrentarse a una comisión del Eje Central de la División Contra Homicidios del Cicpc a las puertas de una vivienda en la calle Negro Primero, entre Marín y Hornos de Cal, en San Agustín. Llevaba 4 meses en libertad.

Maribel de la Coromoto Liendo no quería que su hijo estuviese en su residencia una vez que obtuvo la libertad. No obstante, él se apoderó de la llave de la casa y entraba cuando la madre, que trabaja en el Instituto Nacional de Nutrición, no estaba.

Ese día tuvieron un altercado porque el hombre se apropió del control del televisor. Ambos se golpearon y ella se defendió con un cuchillo. Lo hirió en un costado. Al parecer la lesión no fue de gravedad porque Daniel Esaúl salió de la vivienda y se fue a la casa de un hermano que vive más arriba de donde está el hogar materno.

En vista de las constantes agresiones que Liendo sufría por parte de su hijo, la mujer, acompañada de dos de sus hijas, una de 10 años de edad, que padece síndrome de Down, y otra de 15 años, fue a la sede del Cicpc, donde denunció lo ocurrido.

Cuando la comisión policial llegó a la casa del hermano de Daniel Esaúl, la madre abrió la reja de la entrada y este hizo dos disparos, fue entonces cuando se produjo el intercambio con los policías.

La mujer denunció que en una oportunidad Daniel Esaúl le ocasionó un hematoma a una nieta de ella y sobrina de él, de 12 años edad, al colocarle una rodilla en el pecho. “Me tenía la vida hecha cuadritos”, agregó.

Otra vez su hijo la amenazó de muerte si le celebraba los 15 años de edad a una de sus hermanas. “Si no era él, era yo”, dijo al referirse al final que tuvo Daniel Esaúl.

Maribel de la Coromoto recordó que en el pasado su hijo la apuntó con un arma de fuego y le dijo: “No te mato porque eres mi mamá”.

El Nacional