Hallado implosionado submarino argentino desaparecido con 44 tripulantes

El submarino argentino con 44 tripulantes a bordo intensamente buscado desde hace un año fue hallado implosionado en el fondo del Atlántico a 907 metros de profundidad, pero la Marina consideró este sábado muy difícil el rescate de los restos.

Conmocionados por la confirmación de la muerte de sus seres queridos, los familiares de los marinos pudieron ver tres fotos del submarino ARA San Juan tomadas por un robot del buque de búsqueda de la empresa estadounidense Ocean Infinity, sin obtener de las autoridades argentinas la certeza de que podrán ser algún día remontados a la superficie.

“En este momento, la palabra adecuada es prudencia”, dijo el jefe del estado mayor de la armada, José Luis Villán, al ser interrogado en una rueda de prensa en Buenos Aires sobre si las autoridades procederán a extraer el submarino.

El ARA San Juan fue ubicado a 500 km de la costa, en el área en que se había registrado hace un año una señal sonora que podía corresponder a la implosión en el Golfo de San Jorge, indicaron las autoridades. Se calcula que ésta se produjo dos horas después del último contacto del submarino el 15 de noviembre de 2017.

Alojados entre una base militar y un hotel en Mar del Plata (400 kms al sur de Buenos Aires), los familiares de los tripulantes reclamaron a las autoridades la recuperación de los restos.

“El submarino sufrió una implosión. Se lo ve completo, pero obviamente implosionado”, dijo Gabriel Attis, jefe de la base naval de Mar del Plata, tras reunirse con un grupo de familiares y mostrarles las fotos.

– “Estamos todos destruidos” –

Antes de anunciar públicamente el hallazgo la madrugada del sábado, las autoridades habían advertido a los familiares de los tripulantes que estos habían fallecido a bordo.

“Estamos todos destruidos acá”, dijo a la AFP Yolanda Mendiola, madre del cabo primero Leandro Cisneros, quien tenía 28 años al momento de la desaparición del submarino.

“Ahora queremos saber qué pasó. Hubo fallas, seguro. La justicia tiene que investigar. Si hay culpables, que sean castigados. ¿Se imagina? Son 44 chicos, cuando se subieron a ese submarino estaban vivos”, añadió.

Un pequeño grupo de familiares salió a la calle en la madrugada a protestar, mostrando las banderas argentinas sobre las cuales han escrito 44, en alusión a los tripulantes del San Juan.

En medio del llanto, los manifestantes reclamaron que, según ellos, se les había ocultado información a lo largo de este año de búsqueda.

La mayor parte de los familiares de los tripulantes, entre los que había una mujer, han permanecido desde hace un año en Mar del Plata a la espera de noticias.

– Último contacto –

El último contacto con el submarino ARA San Juan ocurrió el 15 de noviembre de 2017, cuando navegaba en el Golfo de San Jorge a 450 km de la costa. Había zarpado de Ushuaia, en el extremo austral de Argentina, de regreso a Mar del Plata.

Antes de perder contacto, el capitán de la nave había reportado la superación de una falla en el sistema de baterías, por el ingreso de agua por el snorkel.

La búsqueda del aparato comenzó 48 horas después de aquel último contacto. Colaboraron 13 países pero la mayoría se retiró antes del fin de 2017, sin resultados.

El buque de la estadounidense Ocean Infinity había zarpado el 7 de septiembre con cuatro familiares a bordo y estaba a punto de cesar la búsqueda cuando se produjo este hallazgo.

“El buque de Ocean Infinity decidió realizar una nueva búsqueda y gracias a dios ubicó la zona” donde se halla hundido el submarino, declaró el portavoz de la Armada Rodolfo Ramallo a la televisora TN.

“Ahora se abre un nuevo capítulo”, añadió Ramallo, al señalar que una vez se sepa el estado en que se encuentra el submarino se decidirá cómo proceder.

“La próxima etapa será ver si se puede sacar o no. No es imposible, pero es una operación muy compleja y muy costosa. Parece que el submarino está casi entero”, dijo a la AFP un oficial de la Marina de guerra, bajo reserva de su nombre.

El jueves pasado, se organizó un acto en homenaje a los tripulantes del submarino San Juan en Mar del Plata, con motivo del aniversario de su desaparición, al que acudió el presidente Mauricio Macri y también varios familiares de los marinos.

Las tareas de búsqueda ya costaron 920 millones de pesos (25,5 millones de dólares). El gobierno argentino se comprometió con Ocean Infinity a recompensarla con 7 millones de dólares si encontraba el submarino.

La tragedia motivó la destitución del jefe de la Armada, Marcelo Srur.

Botado en Alemania en 1983 e incorporado a la Armada argentina en 1985, el “ARA San Juan” era uno de los tres submarinos del país y su proceso de reparación de media vida había terminado en 2014.