309 AÑOS DESPUÉS, LA VIRGEN DE LA CHIQUINQUIRÁ MUEVE MULTITUDES

El mes de noviembre es de especial significación para el pueblo zuliano, ya que durante el mismo se llevan a cabo las celebraciones en honor de la Chinita (equivalente zuliano de guajirita) o Virgen de la Chiquinquirá. Es por este motivo que durante estos días, la gaita suena con especial frenesí y alegría en todo el Zulia

De las numerosas fiestas en honor a la Virgen, quizás la más impresionante sea el llamado Amanecer Gaitero, en el que el pueblo de Maracaibo se congrega en la madrugada del día 18 en la plazoleta de la Basílica, para cantarle a la Chinita las Mañanitas y el Cumpleaños Feliz.

De acuerdo con la tradición zuliana, la Chinita llegó a Maracaibo sobre las olas del lago. Cuenta la historia que un día del año 1749, una sencilla mujer acababa de lavar su ropa en las orillas del lago de Maracaibo, cuando repentinamente vio flotando una tablita de madera fina, la cual recogió pensando en que le podría ser útil para tapar la tinaja de agua que tenía en el corredor de su casa. A la mañana siguiente, cuando estaba colando el café, la mujer escuchó unos golpes como si alguien estuviera llamando. Fue a ver lo que sucedía y quedó sobrecogida de asombro al ver que la tablita brillaba y que aparecía en ella, la imagen de Nuestra Señora de Chiquinquirá. Por tal motivo, la mujer comenzó a gritar ¡Milagro! ¡Milagro!, por lo que de ahí proviene el nombre de El Milagro a la actual avenida junto al lago, donde estaba la casita de la lavandera. Luego de lo sucedido, numerosas personas acudieron a presenciar el prodigio, convirtiéndose por esto la casa de la humilde mujer en un lugar de veneración de la Virgen por parte de múltiples creyentes.

“La Chinita mueve multitudes”

La tradición relata que a orillas del Lago de Maracaibo apareció una tablita que encontró una anciana, quien la llevó a su casa, y varios días después, el 18 de noviembre de 1709, vio en ella la imagen de una Virgen y la colocó en una pared de su casa..

De acuerdo el periodista Lenin Danieri, la iglesia Católica ha visto de manera positiva, una “peculiaridad” por la devoción a la virgen, y es que, debido al gran éxodo de venezolanos en los últimos dos años a países como Colombia, Perú, Chile, México, Aruba, entre otros, algunos de los feligreses que asisten a la plazoleta irán a pedir por salud de familiares fuera de nuestras fronteras.

“La Chinita mueve multitudes” afirma Danieri. Se estima, que, para la eucaristía de este domingo, 18 de noviembre, a las 6:00pm, entre 25 y 30 mil feligreses se aglomeran en la plaza de la basílica marabina.