FBI le pone los ganchos al Tuerto Alejandro Andrade, cae un pez gordo

El FBI arrestó el viernes al mediodía al extesorero nacional, Alejandro Andrade, alias “el Tuerto”, por incumplir al acuerdo de cooperación fijado en 2016 con la Fiscalía del Sur de la Florida.

Así lo informó el periodista Casto Ocando, quien anunció el allanamiento de una finca en Welington y la confiscación de caballos propiedades del exguardaespaldas de Hugo Chávez.

El periodista del Miami Herald resaltó que en diciembre del 2017 el militar retirado fue acusado por mentir o esconder información a los investigadores federales y que el FBI ofició órdenes de captura a su equivalente en España, la Unidad Central Operativa, una división de la Guardia Civil Española, contra otros venezolanos socios de Andrade residentes en ese país.

Andrade lleva 15 años residenciado en Estados Unidos, en una zona de Florida donde tienen lujosas quintas magnates como Bill Gates y estrellas de la talla de Madonna. El teniente, quien participó en el golpe de Estado de febrero de 1992, tuvo su primer señalamiento en 2001 por irregularidades administrativas como presidente del Fondo Único Social, fundación encargada de las donaciones del Estado.

Su llegada al poder fue como guardaespaldas del expresidente Chávez, era su hombre de confianza, pero en 2007 ocupó tres cargos a la vez. Fue designado al frente de la Tesorería de la Nación mientras se desempeñó como presidente del Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes) y como viceministro de Gestión Financiera (adscrito al entonces Ministerio de Planificación y Finanzas).

En 2008, de acuerdo con el medio Cuentas Claras Digital, como tesorero benefició con las ventas de bonos a una empresa inscrita en Isla Caimán, perteneciente al financiero venezolano-estadounidense, Francisco Illaramendi, presidente de Michael Kenwood Group, actualmente preso en EE. UU. por montar un fraude que involucró recursos provenientes de Pdvsa e inversionistas venezolanos.

El extesorero se deja ver con frecuencia en canchas de equitación en Wellington. El periodista Ocando relata en su libro “Chavismo en el Imperio” que Andrade comenzó a establecer conexiones en el sur de Florida desde 2008 pensando en un largo plazo. Pero casi paralelamente, dice, el FBI empezó a investigarlo por su participación en un entramado de transacciones ilegales entre funcionarios del Bandes y operadores financieros en EE. UU.

Por ello, a mediados de 2013 fuera detenida en Florida la exgerente del Bandes, María de los Ángeles González, quien trabajó muy de cerca de Andrade y Edmée Betancourt, expresidenta de ese banco y del Banco Central de Venezuela.