La disyuntiva de la oposición – Mario Valdez

La disyuntiva de la oposición

Los primeros 15 días del mes de enero de 2019, son decisivos para el replanteamiento de una política coherente y una estrategia que le permita a la oposición aglutinar el 80 por ciento de descontento que según las encuestas tiene el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

 El 5 de enero se instala la Asamblea Nacional con nuevas autoridades en la cúpula parlamentaria.

El 10 de enero es la juramentación del presidente Nicolás Maduro.

La oposición tiene que hilar fino y poner de lado las actitudes sectarias y cerradas, tiene que ubicarse, que analizar su realidad, reconocer que esta resquebrajada, que hay un extraño juego de intereses, que quedó demostrado y se manifestó en las elecciones municipales del 9 de diciembre, donde algunos partidos políticos y sus máximos dirigentes, a la vez que llamaron a la abstención, propiciaron el desaliento, paralelamente llevaban candidatos y los apoyaron sigilosamente tras bastidores, hicieron campaña en 28 municipios, redujeron su accionar político a eso,  porque no apoyaron e hicieron campaña en los 307 municipios restantes, esos no cuentan. Por esa visión errada y mezquina, fue que todos perdieron, jugaron al caos,  ninguno salió, no fueron honestos.

El mejor ejemplo es lo sucedido en Baruta, donde la terquedad y la soberbia del alcalde, no le permitió presentar una plancha unitaria, porque se sentía sobrado, rechazó el apoyo de los partidos políticos, si hubiese sido unitario se presentaba una sola plancha y arrasaban, prefirió ir solo con sus cercanos, los partidos presentaron otra plancha, sumados los dos resultados ganaban cómodamente, el gobierno con una minoría se apoderó de la alcaldía de Baruta, creo que ese alcalde no llega a enero.

A que juegan los sectores de oposición opuestos a Nicolás Maduro?

Los diversos sectores opuestos a Nicolás Maduro, deben ver con cuidado el cuadro político actual. La oposición no está en condiciones de confrontar nada, esta dispersa y más mineralizada que nunca, con 5 nuevos partidos políticos en la escena, con visiones y políticas distintas, los une un solo propósito: Salir de Maduro. Si la oposición hubiera sacado la votación del 2015, otro seria el canto; y el gobierno tampoco tiene el respaldo popular de otrora, porque ni siquiera sacó la votación del 20 de mayo, en esa disyuntiva, que hacer?.

Que va a hacer la oposición con un descontento social y político que no es capaz de administrarlo por sus torpezas y por anteponer intereses grupales y personalistas por encima de los intereses de la colectividad, debe ver muy bien que plan de acción va a ejecutar porque  el año que viene constitucionalmente no hay ningunas elecciones pendientes; por el otro lado, tenemos un gobierno que tiene a su favor la inercia social institucional y el poder desenfrenado.

No entiendo de que victoria hablan los “triunfadores”, si todos perdieron, no ganó nadie, el gobierno celebrando un triunfo pírrico, las instituciones siguen más complicadas, esto impone una reflexión donde gobierno y oposición deben entenderse, deben comprender que deben abrirse vías de comunicación para poder sacar al país del marasmo en que estamos inmerso.

Ante la coyuntura tanto la oposición como el gobierno deben sincerar sus vasos comunicantes.

marioevaldez@gmail.com

@marioevaldez