Expresidente de Hidrocapital: el Gobierno no ha sabido cómo reanimar el sistema

El ingeniero indicó que el apagón fue producto de un “ataque cibernético”, debido a que los equipos que se usan aún en Venezuela son viejos; y asegura que Corpoelec no ha podido restablecer el sistema porque no han “sabido sincronizar el consumo con la generación”

 

Como un proceso complicado que amerita de conocimiento, experiencia, buenas comunicaciones y progresividad, resumió José María de Viana, ingeniero y expresidente de Hidrocapital, los ingredientes que llevarían a superar el apagón que lleva más de 72 horas, y que afecta al menos a 16 de los 23 estados del país.

Lo que ocurrió el 7 de Marzo a las 4:50 pm en el sistema eléctrico fue una falla en el sistema de transmisión, específicamente en las líneas de 765 de alta tensión, las cuales son líneas que llevan energía al centro del país. En Venezuela tenemos tres líneas, dos de ellas fallaron y cuando fallaron hubo un proceso en cadena, casi como un derribe de piezas de dominó que produjo un apagón nacional, cayeron 22 estados en un primer momento.

Los trabajadores de Corpoelec han tratado de arrancar el sistema, al menos, unas cuatro veces hasta el mediodía de este 10 de marzo, pero no han podido porque no han sabido sincronizar el consumo con la generación.

“Hay que decir que es un proceso complicado, que amerita de conocimiento, experiencia, buenas comunicaciones y progresividad; pero esa ha sido la mayor falla: si se produce menos energía de la que se pone a consumir se cae, y eso es lo que ha pasado en los últimos tres días”.

Es fácil desmentir la versión de hackeo y ataque cibernético al sistema eléctrico, anunciado por el gobierno, ya que los equipos que están en juego son plataformas de tecnología antigua. En 2002, a mando del sistema pusieron un general y con él se instauró una especie de gomecismo que no cree en nuevas tecnologías. En otros países, efectivamente, los sistemas eléctricos son digitales, absolutamente inteligentes, capaces de prevenir los hechos antes de que ocurran.
“Pese a esta realidad que se ve muy de siglo XXI, en Venezuela tenemos algo analógico que no tiene telegobierno, forma de manejarse”.