El Guri: la destrucción de un símbolo – Trino Márquez

La electrificación del país durante la década de los años cincuenta y sesenta del siglo pasado, fue un símbolo de la modernización del país y un emblema inapelable de la transformación de la Venezuela rural y atrasada, en la Venezuela moderna y próspera que va desarrollándose luego de la muerte de Juan Vicente Gómez en diciembre de 1935.

La distribución ingente a escala nacional de los recursos financieros generados por el petróleo, tuvo en ese proceso de electrificación, y en la educación masiva, uno de los exponentes más claros de la modernidad. Los ingresos del crudo sirvieron para transformar el perfil físico de la nación. La extensión de la electricidad en todo el territorio nacional encarnó ese proyecto de cambio modernizador.

 
La represa del Guri fue orgullo nacional y latinoamericano. Junto a la presa de Asuán, en Egipto, se consideraba un prodigio de la ingeniería moderna. Una maravilla del mundo. Expresión del talento nacional y del valor de nuestros ingenieros, arquitectos y técnicos en distintas áreas. La electricidad generada en el Guri sirvió para impulsar el crecimiento industrial a través de la sustitución de importaciones. La CVG se organizó teniendo como eje la energía hidroeléctrica generada en nuestra principal represa.

 

Empresas de aluminio tan importantes como la Reynolds, se establecieron en Guayana para aprovechar la abundante energía eléctrica que se producía. A Edelca, Electrificación del Caroní, se incorporaron los mejores ingenieros electricistas graduados en las universidades nacionales.

 
El panorama comenzó a cambiar radicalmente con la llegada de Hugo Chávez. Sus ideas disparatadas acerca de la meritocracia modificaron la estructura y funcionamiento gerencial de toda la GVG. Designaron en cargos directivos a viejos comunistas, como Carlos Lanz, sin la menor idea acerca del significado de administrar un complejo industrial como ese.

 

En relación con Edelca se tomaron decisiones caprichosas. Las peores, violar los protocolos relacionados con la conservación y mantenimiento de la red de generación, transmisión y distribución de energía eléctrica. Las infracciones comenzaron a generar los primeros cortes prolongados de luz en servicios y ciudades con alta demanda de energía. Los primeros apagones se sintieron en Maracaibo, Valencia, Barquisimeto, San Cristóbal y Mérida, y también en pequeñas localidades del interior.

 

Aún vivía Hugo Chávez. Se encendieron las alarmas. Caracas estuvo protegida. A pesar de esa precaución, el Metro sufrió varios y prolongados apagones que colapsaron la capital. Los periódicos les dedicaron largos reportajes al tema. César Miguel Rondón, Carlos Fernandes, Fausto Masó y Roberto Giusti, entre otros comunicadores sociales, les dedicaron numerosos programas a tratar el tema con los mejores especialistas del área. El Colegio de Ingenieros organizó foros y mesas redondas.

 

El régimen, hace una década, cuando las fallas eran inocultables, decretó el racionamiento eléctrico. Chávez atribuyó las dificultades a la existencia del fenómeno El Niño. Pasada la sequía y reiniciado el ciclo de lluvias, la escasez se mantuvo. Jesse Chacón, ministro de Energía y responsable de invertir con probidad al menos 14 mil millones de dólares, prometió que en cien días él resolvería el problema, o de lo contrario renunciaría. Ni lo uno, ni lo otro. Eso sí, esos miles de millones, y muchos más, fueron a parar a los bolsillos de los bolichicos, quienes se enriquecieron a costa de la ruina nacional.

 
El gran apagón que comenzó el jueves 7 de marzo es el resultado trágico de la desidia, sordera, irresponsabilidad, corrupción sevicia del régimen. En veinte años destruyó uno de los signos más conspicuos de la transformación modernizadora. Ahora tratan de ocultar su fracaso y el gigantesco daño causado, acusando a jóvenes y talentosos periodistas como Luis Carlos Díaz, o urdiendo mentiras apocalípticas como los supuestos ataques cibernéticos o electromagnéticos.

 

Historias sacadas, no de la ciencia ficción que es una disciplina muy seria y rigurosa, sino de series de televisión mediocres, dirigidas a encandilar incautos con narraciones truculentas en las cuales la realidad compleja desaparece, quedando reducida a un combate maniqueo entre un grupo de malignos, con los Estados Unidos al frente, y los buenos, siempre víctimas favoritas del Imperio.

 
La improvisación, indolencia y corrupción en torno al servicio eléctrico han causado un daño enorme a la nación. Hasta este momento, Asdrúbal Oliveros habla de $875 millones de dólares en pérdidas. El monto seguirá creciendo. La incuria del régimen carece de límites. Nuevamente ocurre en Venezuela lo sucedido en otros lugares del mundo: el socialismo solo provoca ruina. Destruye y reprime a mansalva. La democracia construyó esa obra majestuosa que es el Guri. El socialismo del siglo XXI no ha servido ni siquiera para crear un cortafuego alrededor de sus torres de transmisión.

 
Después dicen que la máquina del tiempo no es posible. Pues sí que lo es: Maduro nos llevó al siglo XIX.
@trinomarquezc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.