Cómo las bacterias intestinales nos hacen engordar o adelgazar

Nuestro intestino contiene cerca de 100 billones de microbios, que se conocen de forma colectiva como microbioma o flora intestinal.

No existen dos personas cuyos microbiomas se vean exactamente iguales.

La flora intestinal es el resultado de lo que heredamos de nuestra madre al nacer, nuestra dieta, nuestro entorno y estilo de vida.

Está bien establecido que el intestino desempeña un papel en numerosos sistemas de nuestro cuerpo, incluyendo los vinculados a la digestión, el hambre y la saciedad, a través de múltiples mecanismos.

Pero, ahora, investigadores están empezando a descubrir diferencias específicas entre los microbiomas de los obesos y la gente delgada, y han comenzado a desarrollar tratamientos personalizados para perder peso basándose en estos descubrimientos.

Hay cientos de diferencias en el genoma humano que nos predisponen a la obesidad -la cual aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y diabetes de tipo 2-, un problema que está aumentando en la mayoría de los países del mundo.

Estudios con mellizos han demostrado que la obesidad tiene un índice de heredabilidad de entre un 40% y un 75%.

Esto significa que hay espacio para que entren en juego factores externos.

Pero mientras que hay muchas diferencias en las bacterias del intestino que pueden influir en el peso, científicos no entienden por qué, o incluso cuánto depende de los genes.