Especialistas hacen proyecciones sobre crisis eléctrica

Alegan que la falta de inversión y mantenimiento, aunado a la ausencia de personal calificado ha mermado la industria

Cinco días después del primer mega apagón nacional, Nicolás Maduro advirtió a los venezolanos que otra falla en el sistema eléctrico podía dejar sin luz a todo el país. “Todo el mundo debe tener un radio con sus pilas seguras para estar bien informado, tener su juego de velas, tener las linternas, preparar sus sistemas de depósito de agua”, dijo.

El mandatario acertó. Luego de 13 días (el lunes 25 de marzo a la 1:23 pm) se produjo otra interrupción del servicio. Corte que afectó en principio a más de 20 estados y provocó la suspensión de actividades laborales y escolares. Sistemas de transporte como el Metro de Caracas paralizaron sus actividades y el aeropuerto Internacional de Maiquetía tuvo más de 20 horas sin electricidad. Una copia al carbón de lo vivido en Venezuela durante la primera semana de marzo.

Ante este panorama,  Runrunes recogió la opinión de dos expertos en materia eléctrica quienes auguran que las interrupciones prolongadas de este servicio continuarán.

Acostumbrarse a la oscuridad

“Lamentablemente los apagones van a seguir”, dijo Julio Colina, quien trabajó por 25 años en la Electricidad de Caracas y posteriormente en Corpoelec. “Las centrales termoeléctricas está por debajo del 20% de la capacidad de generación. No hay repuestos, no se hacen las inversiones pertinentes para una mejor optimización del servicio o lo que llamamos en la empresa el upgrade”.

Por su parte, el ingeniero y consultor internacional de sistemas eléctricos, José Aguilar escribió en su cuenta de twitter que la penumbra que padecen desde hace años en el interior del país ahora podría trasladarse a la capital. “La gran Caracas rumbo a convertirse en la próxima Maracaibo sin luz. Acechan los bajones y rondan los racionamientos”.

El ingeniero no descartó que Caracas pase tres o cuatro días sin luz como el caso de la capital zuliana, donde en algunos sectores no se ha restablecido el servicio desde el pasado lunes 25 de marzo.

¿Cuál fue el origen del apagón esta vez?

Según Aguilar, la falla es de un autotransformador ATB2 en el Patio B de la represa de El Guri. “El autotransformador falló. Estalló porque tenía una acumulación excesiva de gases combustibles que entró en contacto con el aire. La presión que eso tenía, sumada a la sobrecarga provocó que se dañara”, declaró al programa de Román Lozinski en la emisora Éxitos de Unión Radio.

Para Julio Colina todo es un problema de falta de mantenimiento y pésima gerencia. “A las plantas tanto termoeléctricas como hidroeléctricas hay que hacerles mantenimiento y cuando están viejas reemplazarlas. Eso no se ha hecho. Es como un carro, tienes un mantenimiento preventivo (cambio de aceite y filtro) y otro de reemplazo (cauchos, correa o cadena de los tiempos), si no lo haces en algún momento te va a colapsar. Lo mismo pasa con el sistema eléctrico”.

Puede ser aún peor

Julio Colina expone que aunque suene irónico los venezolanos han tenido suerte de no presenciar una tragedia mayor. “Todos los equipos eléctricos tienen sistemas de seguridad. El grado de deterioro de estos equipos es elevado. Tenemos tanques que tienen químicos, plantas de hidrógeno que son altamente inflamables, recipientes a presión, ninguno de los equipos que protegen esta instalaciones funcionan bien”.

José Aguilar, por su parte, cuestionó la iniciativa del ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, de vaciar parte de El Guri. “Al vaciarlo adrede y sin saber por cuánto tiempo, la cadena del bajo Caroní reduce su conversión enérgicamente de un 100% a un 40%. Eso no es nada consciente y es cero eficiente”, escribió en su cuenta de Twitter.

Racionamiento cuestionado

Para Julio Colina que haya luz en algunos estados del país y otros estén a oscuras, no se trata de un plan de racionamiento. “Quienes trabajamos en la empresa eléctrica venezolana sabemos que la prioridad siempre es Caracas, lo poca energía que se pueda generar la van a enviar hacia allá”.

El propio ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez informó que se está priorizando la distribución de energía a la región capital para luego distribuirla al resto de las regiones del país

A juicio de Colina no se puede racionar algo que no estás seguro de poseer. “Es un caos total. No solo es falta de mantenimiento, es que no hacen nada para solventar los problemas porque carecen de las herramientas. No hay repuestos, no hay materiales consumibles, no hay equipos de seguridad, no hay gente capacitada para desempeñar el trabajo, los empleados no tienen unidades para movilizarse, tienen unos sueldos miserables, no hay equipos de elevación como grúas y montacargas, no hay ni fotocopiadoras. El desastre es absoluto”.

Aguilar agregó en la radio que los procedimientos para el restablecimiento del servicio no se están realizando de manera segura y la transmisión de energía falla porque el sistema está sobregirado.

Este miércoles 27 de marzo, Nicolás Maduro en un contacto telefónico con VTV indicó que vendría una fase de racionamiento o “administración de carga” como le llaman en el sector oficialista. “Vamos a estabilizar, en los días que están por venir, el servicio eléctrico, pido la máxima comprensión. Vamos a pasar días que vamos a tener que ir a la administración de cargas, porque ya estamos terminando una primera fase de reconstrucción”, dijo. No detallo fechas, cronograma, estados o sectores que iban a verse afectados por la medida.

Cómo hacer frente a la ausencia de electricidad

A juicio de Colina la recuperación de la empresa eléctrica, pasa por una inversión mil millonaria y el empleo de personal capacitado. “Es muy difícil pensar en una inversión de ese calibre a estas alturas si no hay para dotar de comida al venezolano. El otro punto es que no tienes personal realmente capaz de atender este tipo de inconvenientes. En vez de contratar a gente calificada, abres la puerta de las plantas a miembros de colectivos y cubanos”.

Para el ciudadano común es aún más cuesta arriba paliar la crisis. “Un Sistema de alimentación ininterrumpida o UPS como se le conoce por sus siglas en inglés (uninterruptible power supply) puede tener un costo de 100 dólares, pero eso te permite tener energía momentánea. Para mantener un edificio iluminado necesitas generar al menos un megavatio y una planta con capacidad para eso está por el orden de los 250 mil dólares. A eso hay que agregar que necesitas gas o diesel. Muy poca gente en Venezuela está en la capacidad de salir adelante por sí solos de una contingencia así”.

Fuente: runrunes.es