Edgar Zambrano – José Guerra

Conocí personalmente a Edgard Zambrano en enero de 2016 cuando me estrené como diputado. Para ese entonces, él era el jefe de la Fracción Parlamentaria de AD y yo era independiente.

De allí nos tocó interactuar en varias ocasiones, Edgard era el presidente de la Comisión de Defensa de la Asamblea Nacional y yo miembro de la Comisión de Finanzas.

Se trata del tipo político profesional que dejó de lado todo por dedicarse a ese oficio tan complicado y complejo como es la política. Como adeco que es, Edgard es un hombre contemporizador, propenso al dialogo sin aflojar en sus posiciones.

Una vez hablando de política, me contó que él en Barquisimeto donde vive, había tenido simpatías con el Movimiento Político Ruptura, por allá, a finales de los años setenta, aunque ya tenía su corazón blanco. Eso me sorprendió mucho pero le di crédito a su afirmación. Luego me contó que siempre estuvo vinculado al movimiento sindical en la empresa Procter and Gamble y posteriormente se hizo abogado, profesión que no ejerció para dedicarse a la política.

En la Comisión de Defensa del parlamento, siempre mantuvo una posición de respeto hacia la Fuerza Armada Nacional y cuando sucedió un accidente en el estado Bolívar con un helicóptero de la Fuerza Área que estuvo desparecido, Edgard atendió el caso con diligencia y los familiares de los militares encontraron en él un aliado en su tragedia.

Luego, en el caso de los militares presos por motivos políticos, igualmente Edgard ha hecho de esa lucha su causa y en general la de todos los presos políticos. Ahora el preso es él y tenemos y estamos obligados a darle todo nuestro apoyo. Con una acusación infundada la espuria Constituyente sin estar facultada para ello, le allanó la inmunidad parlamentaria y una brigada del Sebin, lo detuvo y al momento de escribir este artículo, se desconoce su paradero. Al saber del allanamiento de su inmunidad, dijo que no se iría y no se fue y hoy está desparecido aunque es público y notorio que lo detuvo el Sebin.

Nos toca defender a Edgard Zambrano en esta hora difícil como él hizo con tantos otros que han sido víctimas de un régimen dictatorial aunque se disfrace de demócrata. La causa de los presos políticos debe ser la causa de Venezuela para que nunca más ningún gobierno, abusando del poder, haga de la amenaza y la cárcel una política de Estado.

Para sus familiares y compañeros de su partido mi afecto y solidaridad en esta hora oscura que viven.