Pésimo estado del terreno de juego desquicia a la estrellas de la Copa América

 

Seco y casi pelado por algunas partes, así es el césped que terminó por desquiciar a Lionel Messi en la Copa América, donde las críticas de los jugadores y técnicos al mal estado de las canchas se siguen sucediendo casi a diario.

Todas las canchas donde jugamos son muy malas. Es muy difícil jugar así”, lamentó Messi al terminar el partido donde Argentina se clasificó para los cuartos de final al vencer por 0-2 a Catar en el estadio Arena do Gremio, de Porto Alegre, cuyo verde se volvía marrón amarillento, especialmente por las bandas.

La prueba de ello quedó plasmada en la mejor oportunidad que tuvo Messi para anotar, pero al momento de golpear el balón hubo un bote extraño, lo que provocó que fallase de manera estrepitosa.

Me pica el balón antes en la cancha. Siempre necesitas pararla (la pelota)”, comentó el capitán argentino para justificar lo difícil que es jugar y patear al primer toque el balón en esas condiciones.

Tres días antes del partido de la Albiceleste, por allí había pasado la selección de Uruguay, que empató a dos goles con Japón pero cuyos jugadores, entre ellos su goleador Luis Suárez y su capitán Diego Godín incidieron en el mismo aspecto.

“Nosotros no somos un equipo de tiki-taka y de jugar por abajo, por lo que obviamente no es una excusa, pero los estadios y las canchas no están en un buen estado”, señaló Suárez.

Godín tuvo palabras similares para indicar que “la cancha estaba difícil de jugar por abajo”, lo que también explica que para ese partido Uruguay basara su juego en pases largos con destino a Suárez y Edinson Cavani.

Precisamente el delantero del París Saint-Germain restó importancia dos días más tarde a ese punto y recordó que “cuando la cancha está fea, lo está para los dos”.

No estamos jugando en potreros sino en los estadios de grandes equipos, en los que se disputa uno de los principales campeonatos del mundo”, concluyó Cavani.

 Dado el mal estado del engramado en la mayoría de sedes, los rutinarios entrenamientos en la víspera de los partidos no se están realizando para evitar maltratar al máximo el terreno de juego de unos estadios que en su mayoría acogieron el Mundial de 2014.

Con información de EFE