Por qué una mujer no termina

Cientos de investigadores han tratado de descubrir todos los secretos que guardan los órganos sexuales de una mujer, pero aún no han logrado conseguirlo.

Por ejemplo, una de las preguntas más buscadas en Google es: Por qué una mujer no termina durante el acto sexual y lo que han señalado los expertos son solo ocho posibles causas.

Hoy te las presentamos. Experiencias negativas del pasado.

Estar apurada y estresada
Aunque Galván, un medico al que se consultó sobre el tema ha tenido en su consulta a mujeres a las que les cuesta llegar al orgasmo por pudor o sentimientos de culpabilidad enraizados en una educación muy conservadora, señala que ellas conforman el número menor de los casos.

Uno de los principales factores que ha observado en las pacientes que ha atendido es el estrés con las que llegan al encuentro sexual.

“Para que el organismo llegue fácilmente al orgasmo necesita que haya un grado de relajación bastante alto”, señaló el doctor.

“El organismo puede llegar a sentir deseo y excitación (que son las dos fases previas del orgasmo) con cierto nivel de estrés y de cansancio, pero la fase final del orgasmo sí necesita que estemos relajados”.

Y, en parte, ese estrés viene dado por el ritmo de vida de muchas personas, con trabajos exigentes, horarios que cumplir, jornadas laborales lejos de casa, en algunos casos con hijos que atender.

Aunque en esas situaciones algunas mujeres pueden estar tentadas a fingir el orgasmo no solo para que el encuentro sexual no se extienda mucho tiempo sino para no herir el ego de su pareja sexual, el psicólogo clínico recomienda no hacerlo.

Quedarte callada
Quizás hay que partir de la consigna de que en una relación sexual nadie puede adivinar exactamente qué está sintiendo la otra persona.

Evidentemente se pueden leer los gestos y los sonidos, pero lo ideal es que se vaya dando feed-back.

“A muchas personas les cuesta durante las relaciones ir dirigiendo a la pareja, ir pidiendo ciertos cambios, ciertos ajustes, en la práctica sexual”, explicó el sexólogo.

“En consulta nos podemos encontrar con una mujer que nos explica que cuando está a punto de llegar al orgasmo, la pareja cambia el ritmo o se retira de la penetración, pero nunca se lo ha dicho a él”.

Por eso, señaló el especialista, un foco importante del tratamiento es normalizar la comunicación no solo antes y después del encuentro sexual, sino durante.

Hay mujeres que empiezan con la estimulación de la pareja y les gusta alcanzar el orgasmo justo al final estimulándose ellas”

“Tienen que ser conscientes de que la pareja no puede adivinar las sensaciones físicas que están teniendo y lo que necesitan para llegar al orgasmo”.

Estimulación escasa e inefectiva
Según Galván, en los últimos años ha visto una mejora en las parejas heterosexuales a la hora de dedicarle tiempo a la estimulación previa a la penetración.

“Hace décadas era más habitual que los roles fuesen más asimétricos, que el hombre buscase su placer rápido, pero eso ha ido evolucionando”.

El problema no es que se dedique más o menos tiempo a esa fase preparatoria, sino de comunicación.

Entre las parejas lesbianas suele haber más diálogo sexual, pero la situación es diferente en algunas relaciones heterosexuales, comentan los expertos.

“En consulta aparece muchas veces la realidad de que ni hombres ni mujeres suelen masturbar bien a sus parejas porque lógicamente cada uno no acaba de entender las sensaciones internas que está teniendo la otra persona”.

La clave es que la mujer le explique a la pareja (hombre o mujer) qué hacer, cómo, con qué ritmo y en qué parte de su cuerpo.

“A veces las mujeres nos plantean que el hombre no sabe estimular el clítoris o que a veces les producen algo de daño y cuando les preguntas si lo han hablado con la pareja, dicen que no por temor a herir sus sentimientos o porque les da vergüenza”.

“El orgasmo es responsabilidad de la propia mujer”: 3 iniciativas que están empoderando la sexualidad y el placer femeninos

Y en ese proceso de estimulación la masturbación propia también puede ser importante para muchas mujeres, no solo antes del coito como una manera de entrar en la fase de excitación y de humedecimiento de la vagina (un aspecto importante para evitar incomodidad en la penetración) sino después.

“Hay mujeres que empiezan con la estimulación de la pareja (a través de la penetración) y les gusta alcanzar el orgasmo justo al final estimulándose ellas. Cualquier fórmula es válida”.

No sentir deseo sexual
El Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés) explica que la falta de deseo sexual puede afectar a las mujeres en diferentes etapas de sus vidas.

Por ejemplo, durante el embarazo, después de dar a luz, en situaciones de estrés y en la menopausia.

La depresión, los traumas psicológicos, el uso de ciertos medicamentos y los desórdenes hormonales pueden tener un impacto a la hora de tener una relación sexual y, por ende, de experimentar un orgasmo.

El NHS indica que el deseo sexual puede disminuir si los niveles naturales de testosterona de la mujer caen.

La testosterona es producida en los ovarios y en las glándulas suprarrenales y si esos órganos no están funcionando bien, la mujer experimentará algunas consecuencias, entre ellas, en su sexualidad.

Por eso es importante someterse a revisiones médicas regulares si existen problemas endocrinológicos.

Si el problema está relacionado con insuficiencia de hormonas como la testosterona o el estrógeno, el médico podría recomendar una terapia de reemplazo hormonal.

La autoexigencia
Un sexólogo consultado por BBC Mundo comenta que, cuando en su centro de atención analizan el perfil de algunas de las pacientes, se encuentran con rasgos de personalidad que tienden a ser un poco controladores, obsesivos y perfeccionistas.

“Cuando en una determinada ocasión, una persona que habitualmente llegaba al orgasmo no lo consigue -y presenta un perfil autoexigente- a partir de ahí, de cara a las siguientes relaciones, empieza a observarse, a comprobar si puede alcanzar el orgasmo y esa actitud hace imposible conseguirlo porque ha creado una tensión enfocada en su propio rendimiento”. Ante ello, la relajación y el disfrute vuelven a ser la clave.

Tener dolor en la relación sexual
En el ámbito ginecológico hay factores que también afectan la capacidad de una mujer de llegar al orgasmo.

Uno de ellos es el vaginismo, que es la contracción involuntaria de los músculos del tercio inferior de la vagina, “haciendo el coito doloroso o imposible”, explica el NHS.

“Puede ocurrir si la mujer asocia las relaciones sexuales con el dolor o con algo ‘malo’ o si ha sufrido un trauma vaginal durante el parto o una episiotomía”, señala esa institución.

Otra dolencia, indicó Galván, es la dispareunia, que hace que las mujeres sientan un profundo dolor, ardor e incomodidad durante el coito, incluso antes y después de la relación sexual.

¿Por qué tantas mujeres aguantan relaciones sexuales que les causan dolor?

En su opinión, es incluso más común que el vaginismo. La dispareunia puede ser originada por un problema fisiológico o por una infección y es imprescindible tratarlo porque “cuando el cerebro hace el vínculo entre la sexualidad y el dolor luego va a repercutir en el deseo sexual y, por ende, se van a evitar las relaciones sexuales”.

Es importante que ante la presencia de una infección vaginal y de resequedad en esa zona, se acuda al médico para recibir el tratamiento adecuado pues las consecuencias pueden ir más allá del ámbito sexual.

“El dolor durante las relaciones sexuales es común después de la menopausia, ya que los niveles de estrógeno disminuyen y la vagina se siente seca”, indica el NHS.

“Eso puede afectar el deseo sexual de la mujer, pero hay cremas lubricantes que pueden ayudar”, añade.

Problemas de pareja ocultos
Uno de los últimos problemas que comenta el especialista guarda relación con la misma base de la relación.

“A veces nos viene una pareja con un problema sexual como sería el de la anorgasmia (ausencia del orgasmo) en la mujer y en la evaluación que hacemos aparecen problemas que hay en esa relación”, señaló el doctor.

Si ese es el caso, la recomendación es tratar de centrarse en solucionar esos problemas que no solo están afectando la vida sexual, sino otros ámbitos de la vida en pareja.

Fuente: soycarmin