Cinco claves de la dura derrota del Barça ante el Athletic

Los azulgranas empezaron con el pie izquierdo la nueva temporada

El Barcelona cayó ayer viernes en San Mamés (1-0), después de realizar un discreto partido contra el Athletic Club, y rompió con una racha de diez años arrancando la Liga con victoria, y también cinco años sin caer en San Mamés.

Estas son algunas claves para entender el tropiezo azulgrana contra el Athletic Club:

1. SIN MESSI, EL BARÇA ES MENOS EQUIPO:

A pesar de que el Barcelona ha sabido vivir algunas veces sin Messi, el caso es que sin estar rodado el equipo, se echó muy en falta al argentino anoche, especialmente cuando el equipo catalán fue incapaz de generar fútbol ofensivo. Sin Messi, el Barça se siente huérfano y contra el Athletic Club fue una nueva evidencia que en ausencia del argentino las ideas fueron muy justitas en la ofensiva azulgrana.

2. EL EXPERIMENTAL CENTRO DEL CAMPO NO GENERÓ FÚTBOL:

Ernesto Valverde puso en acción un trío en el centro del campo (Roberto, De Jong y Aleñá) que le había dado resultado en un amistoso contra el Nápoles, pero que fue barrido anoche en San Mamés. Dejar en el banquillo a Rakitic y Busquets fue un riesgo que el Barça pagó caro en el primer tiempo, habiendo perdido casi 45 minutos por haber sido ampliamente dominados por el rival. De Jong no fue un señalado, pero se sintió muy incapaz de dar salida al balón frente a unos socios que no le acompañaron.

3. EL NUEVO TRIDENTE, DESCONECTADO:

Arriba sin Messi, el Barcelona debió alinear a un tridente nuevo, con Griezmann, Luis Suárez y Dembélé. Después de saberse que Coutinho tiene los dos pies en el Bayern y que no se ha cerrado la puerta a la llegada de Neymar, probablemente Dembélé, que podría ser moneda de cambio, no debió estar muy centrado en el partido. De hecho, acabó siendo irrelevante. Suárez, que cuajó una buena pretemporada, volvió a ser el jugador disperso arriba, con pocos balones para marcar. En el mejor de ellos, cuando ya estaba lesionado, lo envió al palo. Por su parte, Griezmann no tuvo su mejor debut. Enganchado en la banda izquierda, el francés participó muy poco y conectó aún menos con el centro del campo. Frente a la defensa del Athletic, estuvo muy impreciso.

4. UNA PRETEMPORADA DESAJUSTADA

A pesar de que Valverde dijo en la previa del partido que estaba contento con la preparación de su equipo, también dejó entrever que le faltó una semana más y algún partido para acabar de rodarse. De hecho, el Barcelona en los últimos años ha debido jugar algunos partidos oficiales (Supercopa de España o de Europa) antes de arrancar la Liga, lo que le propiciaba entrar en el torneo nacional con un paso mucho más firme que este año. Por otra parte, el hecho de que aún esté abierto el mercado de fichaje, hace que algunos futbolistas no lo tengan todo muy claro para seguir de azulgrana, como es el caso de Dembélé o Rakitic, quienes siempre han estado asociados en el posible retorno de Neymar.

5. LOS VIEJOS FANTASMAS DEL BARÇA ABURRIDO

Una de las peores imágenes que dio el Barça anoche fue que recuperó el viejo fantasma del equipo aburrido, que mueve y mueve el balón detrás sin un claro objetivo, más allá de calmar el ritmo impuesto por el rival.

Con información de EFE