Caso Rolex: Insólito

Parece una historia de película hollywoodense pero no, tristemente ocurrió aquí en Venezuela.

Te puede interesar: Sin firma no hay caja

Sucedió en la autopista Francisco Fajardo. Camioneta blindada es interceptada para secuestro express. No fue casualidad que dentro de la camioneta viajaran 51 relojes marca Rolex -sí, esos que son carísisisisimos-. Llega la PNB a frustrar el robo del siglo y descubren que los ladrones son agentes activos del CICPC.  Los apresan y llevan a las víctimas a resguardo. En el camino, misteriosamente, ya no hay relojes. 51 Rolex dan como para vivir sin trabajar unos buenos años, pensamiento en común de nuestros cuerpos de seguridad.

Por otro lado, uno se pregunta: ¿cómo llegan 51 relojes de lujo a un país en ruinas? Por los caminos legales no será. Lo otro, y más grave, ¿dónde iban a ser vendidos? porque los únicos que tienen plata en este país son los enchufados y los ricos de cuna, estos últimos ya tienen un Rolex seguramente y si necesitaran uno nuevo por vanidad tienen medios más sofisticados para comprarlo.

Hace poco en Perú detuvieron a una banda que comerciaba relojes de esta marca y cuando declararon ante la justicia informaron que dichos relojes eran traídos a Venezuela para ser vendidos aquí. No es absurdo creer que el suceso de la Fajardo tiene que ver con esto. Al menos no tan absurdo como creer que los 51 desaparecieron por arte de magia. Magia, magia es lo que parece necesitar nuestro país para cambiar.