El Barça obtuvo un amargo empate contra Osasuna

Los culés vuelven a tropezar en la Liga

El Barça, con el hispano-guineano Ansu Fati como protagonista, no consiguió imponerse en El Sadar y firmó un empate (2-2) ante un Osasuna que hizo valer su tenacidad y el doblete del navarro Roberto Torres para seguir invicto en su feudo, en el que acumula 26 partidos seguidos de liga sin perder.

Ante una grada volcada y con 32 grados de temperatura, Osasuna comenzó el partido con una idea: presionar arriba y no dejar pensar al Barça. Y esa estrategia le salió a la perfección. En los primeros cinco minutos del duelo, los ‘rojillos’ forzaron dos córneres por ninguno de los azulgranas.

Ese arranque de los de Jagoba Arrasate, asfixiante para los visitantes, culminó con el primer tanto del partido, a favor de los locales. Brandon, desde la banda derecha, burló a Lenglet y Roberto Torres supo aprovechar el preciso pase de su compañero para batir a Ter Stegen de volea.

Al filo del descanso, ambos equipos trataron de inquietar la portería contraria sin éxito.

Valverde, en el inicio de la segunda parte, movió el banquillo en busca de la remontada. Salió Ansu Fati, el joven hispano-guineano que debutó con el primer equipo ante el Betis y dejó destellos de calidad, por Semedo.

Y el técnico azulgrana acertó de pleno. El guardameta ‘rojillo’, Rubén Martínez no evitó el certero remate de cabeza de Ansu Fati, que ganó la partida a Nacho Vidal. El Barcelona, a partir del gol, se reactivó, ganó metros y encerró a los locales en su área.

Los de Valverde recuperaron la identidad mientras que la zaga ‘rojilla’, víctima del juego fluido de su rival, perdía el orden defensivo exhibido en el primer periodo.

Los cambios oxigenaron y beneficiaron, una vez más, al Barcelona. Arthur, a los diez minutos de saltar al campo, en sustitución de Rafinha, adelantó a los suyos en el minuto 64 con un disparo ajustado a un poste.

Osasuna no se rindió y consiguió la igualdad desde los once metros, después de que el colegiado pitara un penalti por mano de Piqué que Roberto Torres aprovechó para marcar el empate.

En los últimos compases del partido, Rubén Martínez salvó a su equipo del tercer gol azulgrana y evitó así el disparo de Carles Pérez.

Con información de EFE