Remesas salvan a los venezolanos que se quedan en el país

Las remesas se han convertido en una salvación para millones de venezolanos que han despedido a su familiares debido a la crisis en Venezuela. Según cálculos de varias entidades privadas, los venezolanos residentes en el exterior envían un promedio anual de entre cinco y seis mil millones de dólares a su país reseñó Infobae.

Te puede interesar:TSJ declara procedente extradición de venezolano en España por legitimación de capitales

La diáspora venezolana provee recursos al país. Diversos estudios señalan que hasta marzo de 2019 habían salido del país casi cuatro millones de personas y las proyecciones para fin de año acercan la cifra a los cinco millones. El deterioro de la calidad de vida, la crisis económica y la poca certidumbre de un cambio en el modelo de gobierno de corte socialista- estatista son los factores que han impulsado la diáspora.

 

La firma encuestadora Datos señala que 63% de los venezolanos tiene a algún integrante de la familia viviendo en el extranjero. Al tomar como exacta la cifra de más de cuatro millones fuera, los porcentajes de criollos en naciones de la región se distribuye así: 29,4% en Colombia, 21,7% en Perú, 20,3% en Chile, 10,7% en Ecuador, 6,3% en Argentina, 3,9% en Panamá y 3, 3% en Estados Unidos y 3% en Brasil.

El exilio se traduce en divisas que no necesariamente ingresan a las arcas del Banco Central de Venezuela (BCV), en el esquema de remesas tradicionales.

En Panamá, en donde hay viven más de 100 mil venezolanos, según datos de Acnur, ruedan muchos capitales hacia la nación petrolera. “Son pioneros en envío de remesas y muy cuidadosos con el trabajo con instituciones financieras de Venezuela. Si la superintendencia de bancos detecta que una cuenta personal o empresarial recibe mucho dinero en poco tiempo es bloqueada. Trabajamos con Apps diseñadas para convertir los depósitos de dólares en bolívares en el menor tiempo posible”, comentó a Infobae un cambista profesional.

 

Señala que empresas panameñas reciben divisas de venezolanos que reciben en Uruguay y Paraguay porque es complicado mandar dinero directo a nuestro país desde esas naciones, así que se hace una triangulación desde el sur y hasta Caracas.  “Recibimos los dólares por las casas de cambio tradicionales y giramos cantidades fuertes de bolívares a cuentas empresariales que no son bloqueadas fácilmente. Y de ahí se distribuyen pequeñas cantidades a cuentas personales, es el antídoto ideal contra la persecución financiera. Nuestra gente necesita dinero para sobrevivir”.

Elisa A, educadora de profesión, tiene 52 años y vive en Chile junto a su hijo y nieto. Trabaja en una tienda de ropa en el centro de Santiago y manda dinero una vez al mes a su Barquisimeto natal. “Enviar plata mediante la plataforma Patria que inventó Maduro jamás ha sido una opción para mí. Voy a estar en sus listas y en sus controles y esos tipos del gobierno son capaces de cerrarle la cuenta a mi mamá, que recibe su remesa chilena con puntualidad”, explica vía Skype a Infobae.

En Chile hay bastantes cambistas informales de pesos a bolívares, “hay oferta y demanda. Si mando cantidades altas, compensan a mi mamá con una bolsa de comida adicional a los bolívares. Pero yo soy práctica. Deposito pesos a una paisana que trabaja conmigo y sus parientes en Maracaibo le pagan el mismo día a mi mamá su plata a una muy buena tasa; todos ganamos”.

En Colombia, donde hay más de 1.400.000 mil venezolanos radicados, hay casa de cambio en Cúcuta, Pamplona, Barranquilla, Cartagena, Santa Marta y Bogotá; varias alternativas para enviar dinero a Venezuela.

José Bernando C , barranquillero con 35 años viviendo en Caracas aseguró que “al ser vecinos, el negocio de las remesas se facilita en especial a los venezolanos que están en el eje fronterizo que es en donde más escasez de comida y medicinas hay. En Cúcuta hay muchas casas de cambio que atienden a los venezolanos quienes reciben dinero de todas partes del mundo. Por Western Unión llegan remesas desde Estados Unidos, México, Argentina, Ecuador, Brasil, etc”.

Según Bernando, dijo que en base a su experiencia, el 90% de los venezolanos opta por los pesos y hacen sus compras de alimentos, ropa, zapatos y artículos de limpieza e higiene personal. Los precios son muchísimos más bajos que en Venezuela. Se de gente que viaja 14 horas en bus desde Caracas para recibir sus pesos y llevarse mercancía, sobre todo en época de inicio de clases y en las navidades. Incluso hay servicios de transporte que ofrecen tours de compras a Cúcuta desde varias ciudades venezolanas. El de la remesa es un negocio redondo en la frontera”.