La decepción por la compra de petros

EN LA SALA DE ESPERA NINGUNA PERSONA APARENTA tener menos de 60 años de edad. Sus vestimentas tampoco combinan con el lujo, la limpieza, formalidad y seguridad del ambiente.  

Te puede interesar:Sudeban anuncia que Master Card no prestará servicio al Banco Agrícola ni al Banfanb

Para llegar aquí hay que pasar dos filtros. El primero, la revisión de las pertenencias seguido del pase por un detector de metales custodiado por dos uniformados verde oliva con boinas rojas. La segunda, la revisión del documento de identificación por parte de una recepcionista con la correspondiente explicación del motivo de la visita.

Pisos pulidos de cerámica gris, paredes blancas con azul, pantallas LED con la palabra petro (PTR) repitiendose una y otra vez. En la esquina Veroes de la Avenida Urdaneta, en el centro de Caracas, se encuentra la Superintendencia Nacional de Criptoactivos y Actividades Conexas (Sunacrip)  que, según su página web, es un ente autónomo, regulatorio y supervisor de todas las actividades inherentes y derivadas del desarrollo del “Sistema Integral de Criptoactivos en concordancia con el Plan de la Patria con un gobierno digital revolucionario basado en blockchain”.