Descubre cómo hacer un arroz blanco perfecto

El arroz una de las guarniciones principales de muchos platillos, pero su preparación es un arte que no todos dominan. Si te encuentras entre ese grupo de personas, a los que preparar un arroz blanco perfecto se les hace casi imposible, ya puedes relajarte porque te daremos los secretos para que te conviertas en todo un experto en arroces.

El portal Directo al Paladar,nos comenta que lo más importante al preparar el arroz, es controlar los tiempos de cocción para que los granos queden bien cocinados y sueltos, sin que lleguen a pasarse.

Al igual que otras guarniciones o alimentos, el arroz blanco tiene diferentes formas de preparación, siendo todas ellas correctas y válidas. De esta forma, lo puedes cocer en una olla o cacerola destapada, o tapada, con agua media o abundante y después escurrirlo, o aprovechar las bondades de una olla arrocera, un electrodoméstico que facilita mucho esta tarea.

Sea cual sea la opción de preparación que utilizabas hasta el momento para preparar tus platillos a base de arroz, ahora te presentamos una forma infalible con la que no volverás a preocuparte nunca más de cómo te quedara el arroz.

Ingredientes
(Para 4 personas)

• 200 gr de Arroz bomba
• 1.5 litros de agua, aproximadamente
• Sal, un puñado
• Una hoja de laurel, opcional

Preparación:
Lo primero es lavar el arroz, para evitar que los granos tengan un exceso de almidón que hará que nos quede más pegajoso. Al hacer esto, conseguiremos cocer el arroz en agua, y no en un agua almidonada y espesa que nos impediría conseguir un arroz blanco suelto.

Mientras lavamos el arroz cambiando el agua varias veces, ponemos una olla o cazuela con agua abundante y sal al fuego y lo llevamos a ebullición. Cuando el agua ya está hirviendo, echamos el arroz y removemos bien para que no quede en el fondo. Cuando el agua vuelva a hervir, removemos de nuevo para separar bien unos granos de otros.

Dejamos cocer durante 15 minutos aproximadamente sin tapar la cacerola, -el tiempo exacto dependerá del tipo de arroz, la dureza del agua o la altitud- ya que con el lavado previo no necesitará llegar a los 20 minutos tradicionales. Probamos y sacamos si está a nuestro gusto. A continuación, ponemos el arroz en un colador y lo escurrimos, y lo enfriamos ligeramente para cortar la cocción del calor residual, dejándolo bajo el grifo un minuto.

Un arroz blanco en su punto y con los granos bien sueltos es una guarnición estupenda y también puede ser la base de otras preparaciones.
Para servirlo en caliente, podemos rehogarlo ligeramente con un poco de aceite de oliva o mantequilla en una sartén, justo en el momento en que vayamos a utilizarlo.