El Siglo de los conectados: desnudando a Atilio Boron, sin defender a Vargas Llosa – Víctor Manuel García Hidalgo

El Siglo de los conectados: desnudando a Atilio Boron, sin defender a Vargas Llosa – Víctor Manuel García Hidalgo. Nuestro editor nos regala esta documentada crónica de dos personajes que han transitado por diferentes caminos del pensamiento político: Vargas Llosa, un liberal contumaz y Atilio Boron, un ultroso comunista

 “El Hechicero de la Tribu” Mario Vargas Llosa y el Liberalismo Latinoamericano. El Dr. Atilio Boron, uno de los más conspicuo escribidores de oficio de la Izquierda Corrupta de la América Latina y defensor a ultranza del desgobierno de Hugo Chávez y su involucionada revolución, hace una crítica severa y demoledora del Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa. Según el catedrático egresado de la prestigiosa universidad de Harvard. – “Vargas Llosa es una pieza fundamental en el masivo dispositivo de ‘lavado de cerebros’ y de propaganda conservadora” -.  Señala el argentino Boron.

En otro párrafo Atilio Boron, escribe, comienzo de cita:  –  “Tras la fama de pertenecer al boom latinoamericano y de relacionarse con importantes pensadores del medio crítico, Mario Vargas Llosa muestra, en realidad, una figura afín a la doctrina neoliberal y a sus beneficiarios. Sobre este supuesto, Atilio Boron, uno de los mayores representantes del pensamiento crítico latinoamericano, desmonta en El hechicero de la tribu (Akal/Inter Pares) el discurso del novelista peruano para descubrir a un prolijo allegado al poder y su ideología, a un divulgador oculto tras las ramas de la literatura. El propio Boron lo señala: “Pese a su elemental y tendencioso manejo de las categorías y las teorías del análisis político, o tal vez debido a la maestría con que maneja los sofismas y las ‘posverdades’, Vargas Llosa es una pieza fundamental en el masivo dispositivo de ‘lavado de cerebros’ y de propaganda conservadora” . Fin de la cita.

Boron, desde su óptica reduccionista de intelectual orgánico del partido comunista argentino, azota a los venezolanos con su pluma complaciente y alquilada, cuando alaba a una supuesta revolución, que en Venezuela, lo que ha sembrado es odio, polarización, división, miseria, pobreza, hambre, desplazados y corrupción.

Boron, tiene suficientes méritos académicos para ejercer una buena crítica del pensamiento Político Liberal Latinoamericano. Aclarado este punto, afirmo que no pretendo ser yo y mucho menos quiero convertirme en el defensor del Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.

Lo que si quiero asumir, desde mi óptica bolivariana y con sobrada categoría de análisis, es un punto que merece atención y destacar de que carecen y padecen las plumas alineadas al pensamiento de la izquierda radical latinoamericana.

El sarampión juvenil, que pinta de rojo a temprana edad, es entendible, permisible y curable. Pero cuando la rubeola sigue pintando de rojo la cara de miembros de la tercera edad, entonces estamos en presencia de algo que ha destruido la decencia y la moralidad democrática de la América Latina, desde luego que nos referimos, a la solidaridad automática. Una vieja práctica del pensamiento ultroso de la izquierda, que intenta invisibilizar el daño cometido por el comunismo a la humanidad.

 Esa especie a la que pertenece el Dr. Atilio Boron, no tiene eso que llamamos “probidad”, es decir, “honradez intelectual”. El Libertador Simón Bolívar, en una máxima del pensamiento político bolivariano, inmortalizó esta frase: -“El talento sin probidad es un azote”

Azotar a los venezolanos es lo que hace Atilio Boron, cuando alaba con su pluma complaciente a la involución y el desgobierno que destroza a Venezuela. Vargas Llosa puede ser “una pieza fundamental en el masivo dispositivo de ‘lavado de cerebros’ y de propaganda conservadora”, pero usted Dr. Boron, no puede estar en sano juicio, cuando apoyó un proceso político involutivo cuyo daño antropológico y cultural para la sociedad venezolana,  es irreparable al menos,  en las próximas tres generaciones   de venezolanos.

Estamos en el 2019, centrar la discusión en el dogma Imperialismo Norteamericano Vs. Expansionismo Soviético, no tiene sentido. De igual manera que enjuiciar el Liberalismo Latinoamericano del Nobel Vargas Llosa, desde la óptica “roja rojita” del argentino Atilio Boron, son maniobras distraccionistas, que nos apartan de lo que verdaderamente es importante: La Gente, América Latina y como entrar en el Siglo de los conectados al conocimiento y el futuro.