Archivos por Etiqueta: Hambre

¡Por la crisis! Habitantes de Vargas cambiaron las arepas por mango verde frito

El alto costo de la harina de maíz precocida ha llevado a los ciudadanos del estado Vargas a optar por sustituir ese alimento por mango frito.

Leer Más

Alfonzo Bolívar: El régimen de Maduro tiene como único plan político establecer el hambre como control social

El activista en Derechos Humanos Alfonzo Bolívar consideró que el único plan político que tiene el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro es establecer el hambre y las necesidades básicas de los venezolanos como mecanismo de control social.

Leer Más

Niños ante el hambre, una guerra para sobrevivir

Conmovedor hasta las lágrmas el escenario que narra este incisivo relato. No permitamos que gane la indolencia, cada uno desde nuestras respectivas posiciones podemos generar un cambio en esta triste arista de la realidad trágica que vive el país.

Eran de 40 a 60 niños y cuatros mujeres con otros en brazos; yo llevaba tiempo viéndolos correr de un lado a otro. Se movían mientras llegaban los carros. La mayoría llevaban bolsos. Seguí mirándolos cuando de repente veo que un niño, de aproximadamente 7 años, sale corriendo como si se le fuera atravesar al vehículo que venía. Me aterroricé, pues pensé que se iba a tirar encima del carro. Me levanté de inmediato para gritar, pero me quebré cuando le escuché decir: “señor, por favor, llévame a La Raya, así sea en el capó del carrito”. Eso fue como la carrera del más poderoso.

Se hacía más tarde y era posible no llegar a tiempo para el desayuno en el comedor humanitario ubicado en el corregimiento de Paraguachón.

Esto comenzó esa mañana con los gritos de los niños que veía correr en el punto de control de la GNB en el poblado de Guarero, a unos 8 kilómetros para llegar a la frontera. Me inquietó la gran cantidad de niños que esperaban embarcarse en algún carro. Eran los rostros de niños desesperados por comer. Me enfrentaba a la forma más extrema del hambre que se reflejaba en el rostro de aquellos que estaban allí.

Me les acerqué y juntos a ellos, me quedé esperando un carro que nos llevaría hasta ese comedor. Mientras esperábamos, les entablé una conversación para decirles que yo también iría al comedor. Al cabo de un rato, ya en confianza, les pregunte:

¿Qué era los que más anhelaban en ese momento?

Javier, de 8 años y con una piel tostada, la ropa rota pero con ojos de esperanza, fue quien respondió con aquella inocencia: “llegar a tiempo para comer mi desayuno. Siempre que llegamos temprano, nos dan mucho y así podemos guardar algo en los pote que traemos en estas bolsas para mis otros hermanos que se quedaron”.

Volví a soltar otra pregunta; ¿los hacen todos los días? “Sí porque en mi casa no tenemos nada que comer. Tenemos hambre. Mis dos hermanos chiquitos lloran porque su barriga está vacía y a mi mamá le toca cuidarlos, por eso voy al comedor”. Con estas palabras desgarradoras, sentí que ni una plaga era tan letal como el hambre. No lo sabía.

Al hambre la conocemos solo cuando nos da y la saciamos comiendo a la hora que corresponde. Conocemos ese hambre de manera repetitiva, pero no el hambre desesperante de quienes no pueden con ella. Esta historia la comencé con esta cruda realidad de nuestros niños de la guajira  que buscan mitigar el hambre.

El hambre les perturbó la tranquilidad a los más pequeños de la Guajira. Les quita la posibilidad de pensar en un cuaderno, en un aula de clase. Me impresiona cómo la pobreza les quita la esperanza de pensar distinto, les roba la ilusión de ser niños.

Algunos nos preguntamos si esos niños podrán o tendrán la posibilidad de comer al otro día. Y más: se imaginan a esos niños pensando en la noche cómo agarrar una cola rápida para poder llegar temprano y tener la mejor oportunidad, llevándose por delante a otros niños que tratan de sobrevivir. La zozobra forma parte de sus día a día en medio del desespero.

Una realidad que se viene agudizando con el pasar del tiempo. No existen políticas públicas del Estado para atender a nuestros niños; no existe una estrategia para que nuestros niños no asuman responsabilidades del hogar.

Solo hay escuelas vacías y las calles llenas de niños trabajando para sobrevivir ante el  hambre.

Por: Sailín Fernández

Fuente: radiofeyalegría.net

La inseguridad alimentaria afecta a 80% de los hogares en Venezuela

La inseguridad alimentaria afecta a 80% de los hogares en Venezuela, que atraviesa por la más grave crisis de su historia moderna, con hiperinflación y escasez de medicamentos y bienes básicos, según un estudio realizado por las tres principales universidades del país.

Leer Más

Los maracuchos están pasando hambre y no se alimentan bien

Uno de cada dos hogares marabinos compra sus alimentos en abastos.

El 76,8 por ciento de los hogares marabinos reporta haber tenido una alimentación no saludable y basada en poca variedad de alimentos en los últimos tres meses por falta de dinero u otros recursos Leer Más

Hambre en la región aumentó por crisis venezolana, según la ONU

El hambre creció en 2017 en América Latina y el Caribe hasta afectar a unos 39 millones de personas debido a la desaceleración económica en Sudamérica, marcada especialmente por el caso de Venezuela, explicó este martes la ONU.

Leer Más

Afirmaciones ciertas pero que incomodan – Luis Fuenmayor

Si el Libertador viviera rechazaría completamente la imagen de su rostro creada por Chávez y que hoy profana la historia y dignidad de la Patria.

Leer Más

Usuarios de Twitter aseguraron que solo consumen proteínas cuando pueden ante la crisis

Mediante una encuesta en la cuenta de Caraota Digital de la red social Twitter, usuarios de la plataforma aseguraron que por la situación del país solo consumen proteínas cuando pueden.

Leer Más

La Desnutrición se consolida en las comunidades

El director nacional de la Federación Nacional de Consejos Comunales y Comunas, Italo Zapata, alertó la profundización del déficit nutricional de niños, jóvenes y adultos mayores de las distintas comunidades donde la organización tiene presencia.

“Son más de 50 mil consejos comunales existentes en el país , y de esta estructura  social no paran de llegar las denuncias de desnutrición, solo un ejemplo, en Anaco, el representante del consejo comunal casco central circuito 1 denunció la muerte de tres vecinos por falta de alimentos, y así como esa, se acumulan cada vez más las denuncias de desmayos, de muertes y de abandono de niños por falta de alimentos” indicó Zapata.

El vocero desestimó que los Comité Locales de Abastecimiento y Producción representen una alternativa real a la grave crisis alimentaria que la organización ha venido alertando durante el año 2018, al tiempo que reiteró la necesidad de aperturar un canal humanitario que permita agilizar la llegada de alimentos al país.

“No hay otra opción distinta a la ayuda humanitaria en el corto plazo, los Clap llegan incompletos en la mayoría de las comunidades, no cubren además los requerimientos nutricionales de la familia venezolana, en otros sectores llegan de manera irregular, y en el peor de los casos no llega, es una política errada, una política que no va a solventar la crisis sino por el contrario, está profundizando la desnutrición, algo que es un daño transgeneracional” acotó el director de Fenacomunal.

Italo Zapata consideró que solo un cambio de gobierno podría generar mejoras en materia agroalimentaria, explicando que es necesaria la aplicación de medidas que generen seguridad jurídica y estimule la producción nacional.

Vídeo Prohibido: Desnutrición Infantil Severa 2018

Venezuela, fue un país rico, socialmente en vías desarrollo y una democracia imperfecta, pero los venezolanos, aun los más pobres, comían tres veces al día. La llegada de la Revolución Chavista y el Socialismo del Siglo XXI, acabaron con la producción nacional, la estatal petrolera PDVSA, la principal fuente generadora de divisas para los venezolanos, fue saqueada. Hoy Venezuela, tiene una población empobrecida, en la miseria, el 30% de los niños venezolanos sufren de desnutrición y crece el porcentaje de Desnutrición Infantil Severa.

InfocifrasTV  es  un equipo de profesionales de la información y la opinión, que trabaja las 24H, los 365 días del año, para llevarle a usted la Noticia y la Opinión Al Instante, en todas las Redes Sociales.

Síguenos en Youtube y dale Like Con 2 millones 730 mil 506 visualizaciones de vídeos y 5.435 Suscriptores, te invitamos a conocer nuestro canal InfocifrasTV en Youtube y suscribase a nuestro canal.

Venezuela: El Domingo de Resurrección será con “Ollas Comunitarias”

La Iglesia impulsa gestos concretos de solidaridad y caridad con los más necesitados. También pide a los dirigentes del gobierno y la oposición: “¡Escuchen el clamor del pueblo!”

El hambre ha tocado las puertas de Venezuela y la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), la enfrenta con lo que tiene: con oración, caridad, solidaridad y un poco de comida. Por ello, en un mensaje difundido este 19 de marzo, a pocos días de celebrarse la Semana Santa, realizó una propuesta tan original como necesaria, para mitigar los sufrimientos de la población.

“Qué hermoso sería que el Domingo de Resurrección, como expresión de nuestra fe en el Resucitado que nos ha hecho hijos de Dios Padre y, por tanto hermanos, en cada una de nuestras comunidades parroquiales se pueda tener una “olla comunitaria” o una “comida fraterna”, en la que todos participemos, invitando a los más pobres, a los indigentes, a los necesitados”, dice la CEV, encabezada por monseñor José Luis Azuaje Ayala.

Describen el terrible drama del país suramericano y recuerdan a los dirigentes políticos, sociales y económicos: “cualquier cosa que se haga a cada uno de los hermanos que empeore su situación de vida, sea menosprecio, imposición de cargas pesadas, empobrecimiento, olvido de su protagonismo, robo de lo que les pertenece, se le está haciendo al mismo Jesús”.

MEAL

@GuardianCatolic

Expresiones de ternura y solidaridad

Otra propuesta hecha por el Episcopado Venezolano consiste en que durante los últimos días de Cuaresma, Semana Santa y durante la Pascua de Resurrección se intensifiquen las visitas a los enfermos, ancianos, privados de libertad, a los barrios pobres y comunidades necesitadas, “para llevar de lo que tenemos”.

En este punto proponen “acompañar a tantas personas que sienten la tristeza de la partida de sus seres queridos hacia otras naciones”; tomar conciencia “de la labor que se va realizando en la frontera con Colombia y Brasil donde se acogen y acompañan” a muchos migrantes venezolanos, “así como en otros países hermanos que los han recibido con solidaridad”.

Cuarenta Horas

Igualmente sugieren del 19 al 22 de abril, organizar en toda Venezuela, una jornada nacional de oración, al estilo de las “Cuarenta Horas”, en las comunidades parroquiales y eclesiales, para realizar “gestos significativos de misericordia y caridad para con quienes de verdad sienten necesidad de una expresión de ternura, solidaridad y caridad”.

Mención especial de estas jornadas religiosas será recordar a todas las personas, la mayoría jóvenes, que a partir del 19 de abril del año pasado fueron asesinadas por reclamar los valores de la democracia en el país. “Su memoria y entrega no deben ser olvidadas. La justicia prevalecerá en algún momento de nuestra historia Patria”, explican. En Pentecostés pedirán al Espíritu Santo “iluminar nuestras mentes para discernir el camino a seguir”, acotan.

MEAL

@GuardianCatolic

Interpelan al gobierno y a la oposición

Aunque la CEV plantea las mayores quejas y endilga las responsabilidades al gobierno socialista de Nicolás Maduro, también recuerda a la dirigencia política en general, que no ha estado a la altura de la problemática que sufren los ciudadanos del país bolivariano.

Los venezolanos no nos merecemos esto, mucho menos quienes han estado sumergidos en la pobreza y hoy han pasado a engrosar el número de personas en la miseria”, sostienen.

“La falta de alimentos, medicamentos y de otros productos, así como las fallas de energía eléctrica que impide el trabajo productivo y el desarrollo normal de la vida cotidiana, atenta contra la dignidad de las personas”.

Finalmente interpelan a los dirigentes políticos del gobierno y la oposición, así como a profesionales, am miembros de los gremios, obreros, empresarios, trabajadores del campo, maestros y estudiantes: “¡Escuchen el clamor del pueblo! Está pidiendo ser oído”, concluye el documento de los obispos venezolanos.

 Ramón Antonio Pérez | Mar 24, 2018/Aleteia.org

Así es la vida en Venezuela: “Mi delito fue comprar un helado”

El drama de sobrevivir en Venezuela -entre hambre, frustración y culpa- en medio de una crisis humanitaria cuyas cifras tienen rostro, nombre y apellido. Dios se hace presente, la mayor de las veces en silencio, en ocasiones con rostro de mujer

“Decidí darme un lujo y comprarme un Sunday en McDonalds. Primero, me dieron mi helado de mala gana. No supe por qué. Apenas agarré el helado, ya habiendo hecho el pago, no pasaron ni diez segundos cuando salió una señora de no más de cuarenta años a pedirme que le diera un poco. Yo no lo había probado… y ya me estaban pidiendo. Seguí caminando mientras decía que no con mi cabeza”.

“Dos minutos después, aún en mi caminata hacia el Metro para tomar la estación rumbo al trabajo, me siguió un niño. Se comportó agresivo e incluso violento. Se puso a mi lado y me pidió una vez más. Le dije que no, pero esta vez me dolió internamente. ¡Y mucho! De pronto pensé que tal vez ese niño llevaba meses -o años- sin probar siquiera una galleta”.

“Pero seguí adelante, sintiendo una rara mezcla de culpa y rabia porque mi helado parecía poner en mí algún tipo de faro, desnudando por instantes una pobreza nunca vista en esta rica nación petrolera”.

“Con la mitad de mi helado encima, ya estaba llegando a la estación del tren cuando pasé junto a dos hombres de algo más de veinte años. Estaban con unos bolsos, sentados cerca de los asientos de concretos en el Boulevard de Sabana Grande”.

“Los vi y noté que me miraban también ellos a mí. Inmediatamente después de pasarlos, sentí que alguien me seguía. Apuré el paso. Y en menos de lo que pudiese reaccionar, uno de los tipos me agarró el vaso de helado y salió corriendo. Yo tenía sujetado el vaso con fuerza; así que el helado acabó desparramado en el piso, y aquel hombre llevándose una pequeña parte del contenido original, mientras corría con su ‘botín’ calle abajo por el boulevard”.

“Un estúpido helado que me costó 200 mil bolívares (1 dólar, de los 4 que se obtienen por un mes de trabajo como salario mínimo). Dinero que fácilmente pude haber invertido en frutas, pero que decidí gastar en un simple helado para olvidar el estrés de la universidad y este país arrebatado por un tipo que capaz tiene mi edad”.

“Lo vi, maldije con rabia, mientras se me bajaban las lágrimas de la impotencia. Las personas se quedaron mirándome, como si yo fuera un loco. Respiré hondo, bajé la cabeza y seguí mi viaje. ¡Volvieron mi país un basurero!, dije cargado de rabia y frustración”.

Así lo explicaba un venezolano en un testimonio publicado originalmente en Reddit.

Apenas media cuadra delante de donde ocurría el episodio estaba una jovencita haciendo cola para comprar pan (2 por persona, según el cartel) en una panadería que, por casualidad, estaba vendiendo el preciado alimento en Caracas.

Había unas 15 personas, casi todos jóvenes, adquiriendo las piezas. La mayoría eran damas. No se sabe de qué hablaban, pero mostraban malestar porque debían pagar en efectivo, algo que tampoco se consigue en la nación sudamericana. Esta es su historia:

“Estaba saliendo de hacer cola para comprar pan en la panadería y cuando salí de allí para caminar hacia el edificio donde vivo, un señor pasó corriendo, me empujó y me arrancó la bolsa con los panes. No me quitó nada más. Solamente tomó los panes y salió corriendo”.

“Ahora preguntó -dijo la jovencita: ¿¡A qué nivel hemos llegado para que nos estemos robando la comida!?” Hubo una segunda indignación, dijo: Lo más triste, lamentable y vergonzoso es que la gente de la panadería vio lo que ocurrió, pero se negó a venderme panes otra vez”. Venezuela, ¡Cuándo llegamos a esto!”.

En la misma esquina, junto a un puesto de perrocalientes estaba un muchacho, de poco más de quince años. Lucía sano, aunque particularmente delgado. Estaba descalzo, vistiendo un intento de ropa, particularmente sucia y desgarrada. Estaba cerca del cesto de basura, en silencio, como esperando…

De pronto, una de las personas que comía su hamburguesa lanzó al pote unas servilletas estrujadas. Y antes de que lograra tocar el bote, aquel jovencito la rescató mientras luchaba con un perro por ella. La tomó y lamió algo de lo que al parecer quedaba entre unos restos que difícilmente podrían llamarse comida.

Se le acercó una señora. Lo miró fijamente hasta quedar a unos cincuenta centímetros junto a él. Lo escudriñó con la mirada en un intento por comprobar si efectivamente estaba “comiendo de la basura”.

Aquel muchacho parecía no notar su presencia. Hurgaba en la basura buscando qué comer.

La dama, humilde pero impecable y claramente educada, alargó su brazo y le ofreció una pequeña bolsa. Acarició con temor y ternura su cabello mientras le entregaba aquella cosa. Se adivinaba una vianda desechable no se sabe con qué.

El muchacho levantó la cabeza, pero no la mirada, tomó la bolsa y se fue retrocediendo lentamente, sin levantar nunca la mirada. Entre los dientes y con visible pena, alcanzó a decir: ¡Gracias!

Se sentó en unas escaleras, acurrucado y abrió la bolsa. Había en ella una porción de pollo que aún humeaba. Envuelto en lágrimas ya no supo a quién agradecer, pues aquella dama ya se había marchado.

Tres historias, una realidad… La Venezuela alguna vez rica en la que abundan el hambre y la rabia, pero también la solidaridad.

 

 Carlos Zapata/Aleteia Venezuela | Mar 07, 2018

Informe OVCS revela que protestas aumentaron 40% en un año

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) registró 594 protestas en febrero de 2018, equivalente a un promedio de 20 diarias. Esta cifra representa un incremento de 40% en comparación con igual mes del año pasado.

73% de las protestas fue para exigir derechos económicos, sociales, culturales y ambientales (DESCA).

Febrero se caracterizó por:

● Aumento de protestas laborales

● Protestas por alimentos y medicinas

● Cierres de calle, concentraciones y paralizaciones como las principales modalidades de protesta.

Las protestas van en combo

De las 594 protestas documentadas el mes pasado, 279 fueron combinadas, es decir, se exigieron distintos derechos al mismo tiempo. En términos porcentuales estas protestas representaron el 47% del total registrado.

Al clasificar las protestas, los derechos más demandados fueron:

Laborales: vuelven a repuntar

Los reclamos laborales tuvieron un repunte el mes pasado, superando los conflictos por alimentos. Al revisar las características de las manifestaciones, éstas guardan relación con la pérdida del poder adquisitivo del salario frente al escenario hiperinflacionario del país.

Los ajustes en remuneración básica realizados en enero y marzo no han servido para que los trabajadores vean cubiertas sus necesidades de alimentación, transporte o salud. Los constantes aumentos en las remuneraciones laborales, la escasez de insumos y materia prima ponen también en riesgo a la empresa privada, su capacidad de producción y por supuesto la capacidad de generación de empleo.

Este cuadro configura una alarma de emergencia que indica un conflicto que se incrementa sin tener una solución aparente. En el OVCS insistimos que la superación del problema va más allá de realizar ajustes al salario mínimo y pasa por un plan macroeconómico que permita frenar la voraz inflación y crear condiciones para la reactivación del aparato productivo. De lo contrario, la espiral de conflictos se agudizará, la clase obrera venezolana será la más empobrecida de la región y la fuga de talento humano que se ha registrado en años anteriores se acentuará en 2018.

El repunte de las protestas laborales registradas por el OVCS incluye la problemática del sector transporte. Trabajadores del sector transporte exigen incremento de pasajes y acceso justo a repuestos y autopartes para mantener el servicio y garantizar la movilidad de los ciudadanos.

Estos trabajadores denuncian que gran parte del parque automotor está paralizado por falta de repuestos o ha tenido que reprogramar sus horarios para alagar la vida útil de las pocas unidades disponibles. De acuerdo al monitoreo realizado, el sector transporte realizó en promedio al menos una protesta diaria.

La situación del transporte ha obligado a empresas a flexibilizar los horarios de trabajo, incluso en algunos casos a asumir una bonificación especial o servicio de traslado para apoyar a sus trabajadores en la superación de la problemática.

Alimentación: sigue la crisis

En el segundo mes del año continúa la inseguridad alimentaria en Venezuela. Caracterizada por desabastecimiento, escasez y carestía de productos. De las 594 protestas registradas, 105 estuvieron vinculadas a la crisis alimentaria. Un promedio de cuatro protestas diarias por alimentos.

Salud: no hay remedios y crece la enfermedad

La grave crisis en el sector salud sigue empeorando.

La atención en hospitales y ambulatorios se ha visto paralizada por falta de insumos, equipos y médicos especialistas. Al mismo tiempo, los pacientes siguen exigiendo dotación de medicamentos y atención, sobre todo en los casos de pacientes renales y enfermedades críticas.

En febrero se reportaron 93 protestas para exigir el derecho humano a la salud.

OVCS exige cooperación humanitaria

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social reitera la necesidad de que el Estado venezolano acepte la cooperación humanitaria internacional, como mecanismo de ayuda a las familias venezolanas para superar la aguda crisis.

Los resultados de febrero reflejan la preocupación de los ciudadanos frente a tres temas medulares para su subsistencia: empleo, alimentación y salud. Esta situación debe llamar a la reflexión de las autoridades, son necesidades que deben ser revisadas a la brevedad de las circunstancias.

Desde el OVCS, instamos al Gobierno a atender con carácter de urgencia las preocupaciones de los venezolanos, las recomendaciones de los distintos sectores del país y de los organismos internacionales. El futuro del país está comprometido entre una clase obrera sin trabajo de calidad y una población sin acceso a la alimentación y a la salud.

Recordamos que la situación alimentaria y de salud fue tema de preocupación en el 167 período de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que se celebró recientemente en Bogotá, donde el OVCS informó que durante la gestión del presidente Nicolás Maduro se han contabilizado al menos 4 mil protestas por alimentos en todo el país, encabezadas en su mayoría por mujeres.

 

Iglesia de Maracaibo analiza el hambre y las nuevas pobrezas en Venezuela

Durante la XXII Semana de la Doctrina Social de la Iglesia, el clero y laicado del Zulia analizarán varios temas de la realidad, especialmente los vinculados al hambre y la pobreza de los venezolanos

“La Iglesia nos convoca nuevamente este domingo para iluminar con la Palabra y la presencia eucarística de Jesús la ruta cuaresmal que nos ha de conducir renovados a las fiestas de Pascua y más adelante a las de Pentecostés. Desde ya doce años, con la misa de hoy, se inaugura la Semana de Doctrina social de la Iglesia”.

El mensaje forma parte de la homilía que este domingo 25 de febrero, pronunció monseñorUbaldo Ramón Santana Sequera, arzobispo de Maracaibo, durante la misa que presidió en el templo parroquial “San Antonio María Claret” de esta ciudad, acompañado por el presbítero Eduardo Ortigoza, rector de la Universidad Cecilio Acosta, UNICA y otros integrantes del clero marabino.

Se trata del segundo domingo de Cuaresma de este año 2018, cuya ceremonia también sirvió para dar inicio a la XXII Semana en la Doctrina Social de la Iglesia, que se impulsa desde la Arquidiócesis de Maracaibo junto con la UNICA, y que se extenderá hasta el venidero 2 de marzo. Simultáneamente en la catedral de Cabimas, monseñor Ángel Caraballo, administrador apostólico de la Diócesis de Cabimas y obispo auxiliar de Maracaibo, también presidió una misa, a las 11 de la mañana, con la misma intencionalidad.

Se trata de una serie de temas en los que los expertos analizarán: “El hambre y las nuevas pobrezas en Venezuela”, sirviendo además de homenaje a los 50 años de la Conferencia Episcopal Latinoamericana, celebrada en Medellín en 1968.

Monseñor Santana Sequera explicó en su mensaje de este domingo que la Semana de la Doctrina Social de la Iglesia “que hoy inauguramos, bajo la fulgurante luz de la transfiguración del Señor, nos envuelve a todos en esa misma dinámica de amor”.

Hizo un llamado a que “tumbemos los muros, quitemos guarimbas, eliminemos barreras. Construyamos puentes, abramos caminos en las soledades de la desolación y de las nuevas pobrezas”.

“Esa es la verdadera dirección en la que se desplaza la historia de la salvación y la historia de la humanidad. Es en esa dirección que la eucaristía de hoy nos invita a todos a entrar”, reflexionó en su mensaje fundamentado en los tres textos de este día en los que dijo: “encontramos la mención de un hijo muy amado: en la primera lectura ese hijo es Isaac; en las dos siguientes es Jesús”.

Explicó que en la carta a los Romanos, “Pablo nos lo presenta como un Hijo que el Padre, movido por el inmenso amor que nos tiene, lo entrega por nuestra salvación (Cfr. Jn 3,16). En la Transfiguración, el Padre sale garante del mesianismo escogido por Jesús. Lo reconoce como su Hijo muy amado y les pide a los tres discípulos que lo escuchen”.

El arzobispo de Maracaibo reiteró su llamado “a realizar el mismo recorrido que Pedro, Santiago y Juan al Tabor, a poner nuestra mirada en ese Hijo muy amado y a meditar sobre el amor que él trae para comunicarlo al mundo”.

Programación de la Semana

El padre Andrés Bravo informó en una programación enviada a El Guardián Católico, que la charla inaugural sobre la “Significación Histórica de la Conferencia de Medellín y la Iglesia de los Pobres”, será dictada por el arzobispo de Maracaibo, este lunes 26 de marzo, a las 9 de la mañana, en la sede principal de la UNICA.

Luego, el martes 27, a las 5 de la tarde, la conferencia tratará: “El hambre en Venezuela y el Informe presentado por Cáritas de Venezuela a la Organización de las Naciones Unidas”. La socióloga Janeth Márquez, directora de Cáritas de Venezuela, será la encargada de dictar este tema en el templo parroquial “San Antonio María Claret” de Maracaibo.

El miércoles 28 de febrero se realizarán dos charlas. La primera será a las 5 de la tarde, en “San Antonio María Claret”, donde está contemplada la Conferencia-Testimonio: El Hambre y la Solidaridad Cristiana, la Mesa de la Misericordia de la Parroquia San Antonio María Claret, siendo ponente la ingeniera María Alejandra Fernández de García. La segunda charla será a las 6 y 30 de la tarde, en el Seminario “El Buen Pastor” de la Diócesis de Cabimas, donde el presbítero Andrés Bravo hablará sobre la “Significación Histórica de la Conferencia de Medellín y la Iglesia de los Pobres”.

El Jueves, 1 de marzo, a las 5 de la tarde, será presentado el tema “La Pobreza en Venezuela: Una Mirada desde el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM)”, la cual será dictada por el profesor Elvy Monzant, secretario ejecutivo del departamento de justicia y solidaridad del CELAM, en el Templo Parroquial San Antonio María Claret.

La XXII Semana en la Doctrina Social de la Iglesia, concluirá el viernes 2 de marzo, a las 5 de la tarde, con la ponencia “Nuevas Pobrezas y Nuevas Solidaridades”, que dictará el doctor Guillermo Yepes Boscán, coordinador del Foro Eclesial de Laicos, en la iglesia parroquial San Antonio María Claret.

 

Ramón Antonio Pérez /@GuardianCatolic
Maracaibo, 25 de febrero de 2018

“El CLAP es una estafa, pero es la única ‘magia’ que hay”

En conversación exclusiva con Reporte Católico Laico, el socio director de Datanálisis, Antonio Gil Luis Yepes, compara la situación venezolana con las políticas de Polpoth en Camboya, quien –al igual que Nicolás Maduro- buscó “destruirlo todo para que la gente tuviera que huir a la selva”

 

Carlos Zapata | Reporte Católico Laico

Caracas.- Las cajas de CLAP no resuelven la inédita situación de hambruna que sufren los venezolanos, pero es la “única lotería a la que pueden acceder”, por lo que tal dádiva se convierte en una herramienta política que en un alto porcentaje se traduce en votos.

Lo afirma el experto sociólogo y profesor universitario Antonio Gil Yepes, tras complejo análisis de la más reciente investigación de la firma Datanálisis, que acumula casi tres décadas de rica experiencia en la elaboración de estudios de mercado.

El también empresario, quien se doctoró en la Northwestern University, de Illinois (EEUU) y formó a no pocas generaciones desde las aulas del IESA, dirigió durante más de diez años el Banco de Venezuela- Grupo Santander y cuenta con una amplia trayectoria en el manejo del mercado asegurador.

Tras haber encabezado los equipos de Seguros La Previsora y estado al frente de la Bolsa de Valores de Caracas, actualmente es director principal de Iberoseguros y Chocolates El Rey, así como de Thomas Greg & Sons de Venezuela. Esto fue lo que respondió a las preguntas de Reporte Católico Laico.

El último estudio de Datanálisis aborda la percepción de los venezolanos con respecto a la escasez de medicamentos. ¿Cuáles son las principales conclusiones que encontró la firma al respecto?

El 54% de las personas que se encuentran en los estratos A, B y C afirman que han tenido la necesidad de tomar algún medicamento en el último mes. Sin embargo, cuando se les consulta si hubo algún medicamento que tuvieron que dejar de comprar debido al precio, el 68% de ellos confirma que sí. Y es algo que ocurre en el 80% de los estratos, independientemente de su autodefinitición política, lo que confirma que el chavismo también está sufriendo al respecto.

¿La gente encuentra las medicinas que está buscando, o es más bien una cuestión de precios?

Ni los encuentran ni los pueden comprar. Porque cuando le preguntamos al venezolano: “¿Encontró todos los medicamentos que estaba buscando? Solamente el 4% dice que “encontró todos”, mientras que el 15% asegura que lo logra “con dificultad”. La mitad de los entrevistados, 50%, asegura que únicamente encuentra “algunas de las (medicinas) que buscaba” y el 30% no halla ninguno.

¿Cómo se perciben los programas de salud gubernamentales y especialmente el CLAP en un momento constatado por organismos nacionales e internacionales de “crisis humanitaria” y hambre?

¡El CLAP es una estafa! Esto es una campaña dirigida a dividir el país. Es una campaña para doblegar a la gente, para sumirla y llevarla de regreso a la selva, para poderla dominar. Eso fue lo que hizo Polpot en Camboya: destruirlo todo para que la gente tuviera que huir a la selva.

¿Cómo evalúa la población la situación actual de Venezuela?

El 92% evalúa negativamente la situación del país. Y además es similar en todos los estratos económicos y en todos los sectores según autodefinición política.

¿Cuáles son los principales problemas según los venezolanos?

Alto costo de la vida, desabastecimiento, corrupción y delincuencia.

¿Qué peso tiene en la percepción de la gente la sistemática acusación del gobierno de Nicolás Maduro a una “guerra económica” como la culpable de los problemas del país?

La mayoría de las misiones se refieren a problemas económicas. La llamada ‘guerra económica’ a la que hace referencia el gobierno como la responsable de la grave crisis que afronta el país “es sólo reportada por el 4% de los entrevistados”.

En su opinión, ¿hay razones para creer que la crisis es intencional?

Intencionalmente están destruyendo la economía y destruyendo la moneda, de acuerdo con la recomendación de Lenín: ¿Tú quieres destruir un sistema? ¡Destruye la moneda! Eso es Lenín.

Ni hay moneda, ni hay medicina, ni hay alimentos. Pero hay CLAP, que usted califica de “mágico” porque “inyecta esperanza”… ¿Fuciona?

Es una magia, porque el 71% lo ha recibido, pero cuando ves que la frecuencia de recepción es mínima: una vez al mes, una vez cada mes y medio, una vez cada dos meses, una vez cada dos meses y medio, una vez cada tres meses, entonces: obviamente es una cosa que no te resuelve el problema… ¡Pero no hay más nada!

¿Realmente incide en la opción de voto?

¡Claro! Claro que incide, porque no hay más nada. Entonces, yo tengo una lotería o no tengo nada. Bueno, pues: juego entonces a la lotería.

De esa óptica se deduce que la gente percibe los programas de forma favorable…

Es que ¡no hay más nada!

¿Cómo percibe usted a las personas encuestadas en Venezuela? ¿Hay alternativas en la oposición?

La gente está educativamente muy deprimida, informativamente muy manipulada. La opción de la oposición no es una opción clara de nada.

En este marco, ¿cómo ve el panorama para las anunciadas elecciones presidenciales?

Más abstención…

La abstención varía mucho en función de la calidad del candidato y de la unidad del grupo que lo promueve. Si tú llevas una altísima unidad y unos candidatos excelentes, o un apoyo claro o una movilización clara, tú puedes llegar a un 25% de abstención, que está bien, eso es normal. Pero si vas con un candidato super tradicional y hay grandes sectores cansados de partidos o cosas que huelen a viejo, y vas representando una parcialidad porque aquel dijo que iba, el otro dijo que no iba a elecciones; mientras un partido dijo que va y otro dijo que no va, entonces la abstención podría llegar al 55%. Y no nos extraña, porque Caldera fue electo por el 52% de los votantes.

Y el hecho de que se hable aún de megaelecciones…

Empeora el escenario. Eso es un disparate que les podría a explotar en la cara.

Proyecto José alimenta a más de mil caraqueños al día

Según el último informe de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Ecovi), 9 de cada 10 venezolanos no pueden pagar su alimentación diaria.

Un comedor religioso en Caracas -una de las pocas iniciativas de caridad en la capital del Venezuela- da de comer a casi 1000 personas al día.

La iniciativa pertenece a un grupo cristiano llamado Proyecto José, del obispo Jesús Pérez, principal financista del programa, quien recibe donaciones desde Estados Unidos.

Muchas de las personas que se acercan eran hasta hace poco de clase media y dependen de este almuerzo para completar la que es en algunos casos será la única comida del día.

Vía BBC Mundo

Concejal López: Caraqueños pasan hambre mientras la alcaldesa derrocha 20 mil millones para festival de salsa

La concejal del municipio Libertador, Aixa López, rechazó que la alcaldesa de Caracas, Erika Farías haya solicitado a la cámara la aprobación de un crédito adicional de 20 mil millones de bolívares destinados al desarrollo de un festival de salsa, mientras los habitantes de la capital sufren la mayor crisis alimentaria de la historia republicana.
“Esta es una nueva bofetada para los caraqueños, nuevamente queda en evidencia que para quienes hoy son gobierno los problemas de los venezolanos, y en este caso los caraqueños, no son una prioridad. Para la alcaldesa es insignificante que nuestros niños de los sectores populares presenten cuadros de desnutrición” Expresó López
La edil extendió más allá del desabastecimiento los problemas que a su juicio hoy sortean los caraqueños, calificando de ilógico que con los índices de inseguridad e insalubridad, los créditos adicionales se utilicen para este tipo de actividades.
“Se trata además del segundo crédito adicional en lo que va de año que solicita la alcaldesa destinado a algo que realmente no va a tributar en favor de la calidad de los caraqueños, hoy los huecos, la basura, la dotación de los funcionarios pasaron a segundo plano con esta solicitud” precisó la concejal.
Aixa López alertó la utilización de los créditos adicionales para la aprobación de recursos apenas menos de dos meses del año en curso, reiterando la necesidad de disminuir la utilización de esta figura para el manejo de las finanzas públicas, ya que impide hacer seguimiento y contraloría a la utilización de estos montos.

“Cada día hay más venezolanos hurgando la basura para comer”

Hambre y escasez son sólo algunos de los dramas venezolanos, según denuncia reiteradamente la Iglesia. El presidente del Episcopado cree que la solución no está en irse del país, pero advierte que el gobierno de Maduro se empeña en mantener pobre al pueblo

 

Carlos Zapata | Reporte Católico Laico

 

Caracas.- La desnutrición infantil se ha acrecentado y muchas de las consecuencias son irreversibles. El riesgo de morir por esta causa apunta no solo a niños sino también “a ancianos y adultos que han bajado de peso por no conseguir los nutrientes necesarios para su sustento”.

Lo afirma el presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV), José Luis Azuaje, quien recuerda que la institución social de la Iglesia, Cáritas, realizó en el país un estudio que evidencia una situación “alarmante”: al menos 15 de cada 100 niños de la nación sudamericana se encuentran desnutridos.

“La gente está comiendo lo que encuentra, y lastimosamente observamos cada día un mayor número de personas revisando los botaderos de basura buscando desperdicios para comer. Es una lamentable realidad en un país con tantos recursos naturales. Nuestros párrocos con el trabajo que hacen a través de la pastoral social- Cáritas, corroboran esta situación”, señala Azuaje.

En entrevista a VaticanNews, el prelado califica de “grave y lamentable” el nivel de escasez de medicamentos de todo tipo en que se encuentra la nación. Constata el también obispo de Barinas que los médicos en las consultas le proponen al paciente nombres genéricos para ver cuál de esas medicas logran conseguir.

No obstante, en reiteradas ocasiones la organización no gubernamental Convite ha confirmado a Reporte Católico Laico que desde 2016, en Venezuela la escasez de medicinas en las farmacias es superior al 95%.

Tampoco se encuentran los reactivos para exámenes, y “nuestros centros hospitalarios no tienen insumos”, por lo que los familiares de los pacientes “deben salir a buscar lo que le indiquen”, pero para los pobres “no hay medicamentos”, lamenta Azuaje, quien desde su ordenación sacerdotal ha estado vinculado con la pastoral social de la Iglesia.

“Si llega algún medicamento que es traído a riesgo por algunos farmaceutas, deben venderlos a un precio elevado, debido al costo del producto en el extranjero”, lo que se convierte en una “espiral que atenta contra la vida de los pobres que es la casi totalidad de los venezolanos”. Es un drama, dice el presidente de la CEV, “que clama al cielo, y no se le pode remedio”.

Colas por alimentos

Las colas tampoco desaparecen del espectro de dificultades del venezolano. El flagelo afecta a “personas en edad productiva, en edad de trabajo”, que ven fugarse 6 y hasta más horas “para buscar alimentos o medicamentos o cualquier otro producto”.

Al respecto, el obispo cuestiona: “¿Cuándo se va a desarrollar un país en donde las personas en edad productiva, trabajadores, tienen que estar en la calle buscando que comprar para el sustento de sus familias? Esas horas productivas sencillamente resultan improductivas porque andan buscando cómo llevar algo a su hogar, muchas veces se quedan sin trabajo y otras tantas deambulan de un lado a otro”. La situación, sostiene, “es muy crítica”.

Azuaje también analiza la diáspora venezolana que representa no sólo una fuga de talento y mano de obra calificada del país, sino una verdadera emergencia humanitaria, especialmente en las zonas fronterizas, adonde ha tenido que intervenir incluso la Organización de Naciones Unidas, o que ha generado reacciones gubernamentales sin precedentes, como ocurre en Colombia, Argentina y Brasil.

Otro aspecto que afecta, señala el obispo, es el “resquebrajamiento de la unidad familiar: son millones las personas que han tenido que emigrar a otros lugares buscando aportar algo a sus familias, a sus hijos, a su futuro”.

“Venezuela se envejece”

El resultado de esto, sostiene, “es observar cómo nuestros pueblos se van quedando con gente adulta, cuando Venezuela es un país de jóvenes. Son muchas las consecuencias y la desesperanza que ha generado este proceso de desabastecimiento. Un proceso, si se quiere, que esclaviza a un pueblo y no lo deja pensar, ni darse cuenta de su realidad”.

Se trata de una situación que “genera mucha tristeza: se van personas profesionales, padres y madres de familias, incluso familias enteras, pero principalmente jóvenes. Se nos mete en el alma una sensación de tristeza y desesperanza en el país”.

No obstante, concluye Azuaje: aunque “lamentablemente el gobierno se empeña en mantener (un) sistema económico que ha empobrecido a nuestro pueblo”, los obispos hemos dicho que “ni los aeropuertos ni las fronteras son la solución a esta crisis”.

“Esto ya no es una crisis humanitaria, porque hay un daño evidente”

Susana Raffalli, experta en seguridad alimentaria y riesgo de desastre, niega que haya restricciones para el trabajo humanitario de Cáritas, pero hay otros mecanismos para entorpecer la ayuda humanitaria

 

Isaic Calderón/ Reporte Católico Laico

Venezuela se enfrenta día a día a los elevados precios para la compra de cualquier producto y la escasez de los mismos (ya sea alimentos, medicamentos, sanitario, automotriz, entre otros), la desnutrición infantil, además de la salida masiva de ciudadanos por las fronteras de Brasil y Colombia en busca de nuevos horizontes, alejados del caos nacional y la inseguridad.

Pero ¿dónde está ubicada “situación Venezuela” en los criterios internacionales y por qué es importante saberlo?

Durante la reunión de la Red de Acción Social de la Iglesia (RASI), diversas organizaciones y movimientos de la Iglesia venezolana participaron para recibir educación sobre cómo nombrar lo que nos sucede, y partiendo de esto buscar alternativas que ayuden al menos favorecido.

Se debe ser “víctimas y sanadores” señala Susana Raffalli, experta en seguridad alimentaria y riesgo de desastre, quien impartió el taller y además, explicó la importancia de actuar en el momento indicado y con los medios que se necesitan para atender cualquier nivel de la emergencia humanitaria, sin atrasarse o adelantarse, de lo contrario “pueden haber consecuencias negativas”.

Raffalli enfatizó en que lo primero es ubicar la irregularidad del país en una de las etapas que requieren ayuda humanitaria y según Overseas Development Institute (ODI) & Humanitarian Practice Network (HPN), indicadores internacionales, Venezuela se encuentra en una “emergencia humanitaria”,  porque “es una situación inusual con daños y pérdida masiva de vidas y de integridad, que es inmanejable para el Estado, ni con recursos adicionales. Por ello, requiere de recursos excepcionales: internacionales”.

“Esto ya no es una crisis humanitaria porque hay un daño evidente” dice Raffalli y explica que va más allá porque la Emergencia Humanitaria es Compleja, debido a que no es originada por una guerra o un desastre natural, sino que se debe a mala administración del Estado y del Gobierno.

Además, en los informes de las organizaciones que registren alguno de los ámbitos afectados por la emergencia humanitaria compleja debe utilizar el lenguaje y los términos más actualizados de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por ejemplo, Venezuela no necesita la apertura de un canal humanitario (vía de comunicación desbloqueada físicamente para ayuda humanitaria), el país necesita la “apertura de mecanismos y formas de cooperación internacional”.

Por otra parte, Raffalli niega que haya restricciones para el trabajo humanitario de Cáritas, pero hay otros mecanismos para entorpecer la ayuda humanitaria, principalmente porque no hay insumos y el Estado no le ha dado protección a los suplementos nutricionales (no inflación) que se utilizan para recuperar a los niños en situación de riesgo.

La experta manifestó que partiendo de lo anteriormente mencionado, los objetivos de la RASI deben ser “el fortalecimiento de las Cáritas parroquiales y la reconstrucción del tejido social”.

Para mayor enriquecimiento sobre el tema pueden ingresar a: Cártitas UNICEF OMS ONU

Zoológico del Zulia sacrifica animales para alimentar a otros

Con información de Panorama

Una danta mutilada en su propia jaula y su carne robada. Cerdos vietnamitas, monos,  guacamayas y gallinetas son blanco de la delincuencia; se habla que es para comer y para el tráfico internacional de animales. Especies que se matan entre ellos para sobrevivir ante el hambre, como la lechuza o el ave carancho. A esto se le suma,  las cabras, báquiros de collar y búfalos que han tenido que ser sacrificados para alimentar a felinos.

El Parque Zoológico Metropolitano del Zulia (antiguo Parque Sur) padece su peor crisis desde su fundación hace 45 años. En medio de la inseguridad y la coyuntura económica del país, la indolencia parece ser el factor predominante  ante el ocaso que vive el único reservorio de fauna del estado.

La mal nutrición abunda en toda la colección de animales que aún preserva el zoológico zuliano, el cual desde hace un año ya no cuenta con especies emblemáticas del lugar como la rinoceronte blanca Luisa o el elefante Tony.

Los animales comen una vez a la semana. Los más afectados son las especies carnívoras y carroñeras como los felinos (tigre, león, leopardo, puma, cunaguaro) y el cóndor andino.

Un cuidador del parque explica que estos felinos deben comer al día entre el 8% al 10% de su peso. Es decir, para un tigre que pese 500 kilos, su alimentación ideal sería 50 kilos de carne.

La administración del zoológico reconoce la falla y se la atribuyen a “la falta de presupuesto, la inflación y la escasez de alimentos”.

Arón Montiel, gerente general del parque, reconoció a PANORAMA, que el santuario animal está en “crisis” y que “hay una necesidad importante de alimentos para sostener la operatividad del lugar”.

Montiel explica que se necesita una tonelada de carne; cuatro mil kilos de verduras y 120 kilos de concentrado animal a la semana para alimentar correctamente a las 300 especies y casi mil unidades que hay en el zoológico.

“Los carnívoros tienen la mala costumbre de comer carne, y no le podemos dar otro alimento que no sea carne; por eso se nos hace difícil”, dice.

Los trabajadores del parque (solo quedan 50) aseguran que la alimentación para las especies herbívoras se cumple adecuadamente. “Las verduras las trae un proveedor de Mérida”,  comentaron.

“El sábado se sacrificó una cabra para darle de comer a los felinos; se picó en cuatro y se repartió entre los peores nutridos. También hemos tenido que matar a chigüires, cinco báquiros y búfalos para alimentar a otros animales que sería muy triste que murieran de hambre, como la pareja de cóndor andino que está en peligro de extinción y resulta una joya dentro de la colección del parque”,  alegó un cuidador.

El grave problema de la alimentación empeora cuando se suman otras carencias como la infraestructura y la seguridad del parque.

Dentro del zoológico hay varias bombas de agua dañadas, por lo que deben recurrir a camiones cisterna, los cuales tampoco llegan con regularidad, ni se contratan los suficientes.

“En el parque no hay agua. La pecera del manatí necesita 15 camiones cisterna para llenarse y el agua debería cambiarse todos los meses. Nada de esto se cumple por falta de agua”, asegura otro trabajador.

Uno de los escasos cincuenta visitantes que caminaban, ayer, en el parque, sacó su filtro de agua fría, acercó la boquilla a la cerca de ciclón y le dio agua al jaguar. “El pobre animal no tiene que tomar dentro de la jaula. Se tomó toda la agua que tenía en el filtro”, dijo la mujer, quien alegó no tener miedo a que el animal le hiciera algo, pese a que sobrepasó la cerca de seguridad.

La inseguridad sigue siendo un flagelo y nada ha cambiado desde agosto del año pasado cuando una decena de animales fueron robados del parque y las autoridades regionales anunciaron planes concretos en seguridad.

El viernes, el hampa se robó una danta. Al igual que el año pasado, la mataron dentro de su jaula. Los techos de acero de los exhibidores han sido desvalijados, por lo que los animales carecen de sombra.

“El Zoológico tiene 90 hectáreas y siete kilómetros de cerca perimetral. A pesar que la PNB, Polisur y el Cpbez hacen rondas en el parque, la inseguridad ataca de noche cuando solo hay milicianos sin armamento”, expone Elio Ríos, presidente del recinto, quien asumió las riendas del lugar desde septiembre pasado, cuando fue destituido el exdirector Leonardo Núñez.

“Solo se han robado diez animales en estos seis meses, en cambio en la gestión pasada fueron más de 100”, dijo el director general.

Mientras esta situación ocurre a puertas abiertas y cerradas. En el parque retumbaba, el martes, de carnaval, una changa a todo volumen en una miniteca improvisada, ruido prohibido por las normativas internacionales en los parques.

El Nuevo Herald: Mientras miles de venezolanos pasan hambre, Maduro viste un saco Lacoste de $155

Mientras todos los días, miles de venezolanos huyen hacia países vecinos escapando de la crisis humanitaria y del hambre, el presidente Nicolás Maduro, quien defiende los principios del ‘comunismo’ y las banderas del chavismo, se sigue dando el lujo de vestirse con ropa de marca y costosa, reseñó El Nuevo Herald.

El gobernante, quien ha prometido luchar para acabar con el capitalismo y el “imperio yankee”, apareció este jueves con un saco Lacoste, una reconocida marca de ropa francesa.

El mismo saco se consigue en la tienda en línea de Lacoste y cuesta $155 ($76.99 en descuento). Los $155 equivalen a 36,650,000 bolívares, que corresponden a 147 salarios mínimos en Venezuela (248,510 bolívares).

 

MaduroLacoste1

 

Más de 100 mil venezolanos beneficiados por la acción social de Natulac

A través de su Responsabilidad Social Empresarial, la empresa desarrolla proyectos que van desde la educación hasta la protección del medio ambiente

Con el objetivo de mejorar la calidad de vida de la sociedad larense y la de sus colaboradores, Natulac desplegó a lo largo del año 2017 su amplio y vasto programa de Responsabilidad Social Empresarial, que lleva por nombre “Toma la Vida en Serio”, el cual que divide en varios ejes, con objetivos y actividades específicas, para el beneficio de las comunidades que hacen vida en el entorno de la empresa.

Mirna Marín, directora de Recursos Humanos de la organización, comentó que más de 100 mil personas, tanto directa como indirectamente, se vieron beneficiados de las actividades que se llevaron a cabo y que impactaron positivamente en la región.

Uno de ellos fue el programa “Natulac con la comunidad”, a través del cual la empresa estuvo presente sustentando, como todos los años, el evento religioso de la procesión de la Divina Pastora, “que incluyó el apoyo en la hidratación de miles de feligreses a través de la entrega de agua, jugos y chocopilos, con la colaboración del voluntariado de la empresa”, expresó Marín.

Jornadas de alimentación .jpg

A este evento que, año tras año, logra concentrar multitudes, se sumó el desarrollado en el ámbito educacional. Entre algunos de los logros se mencionan: la visita guiadas del Colegio Las Colinas a la planta de Cabudare, donde 70 estudiantes conocieron la elaboración de los productos Natulac, y además recibieron orientación vocacional para la selección de la carrera que desean estudiar.

De igual manera, más de 350 infantes de la escuela Ellilda Pastora Pérez Romero, pertenecientes a las comunidades de los sectores José Félix Ribas, Maximino Rojas, Las Axaguas se vieron beneficiados, a través de actividades como: la Semana de la Educación Inicial y la fiesta de fin de año de la citada institución educativa. Finalizando el año 2017, 100 representantes de esta unidad educativa recibieron talleres de motivación, con el fin de orientarlos a alcanzar sus objetivos personales.

Marín señaló que a finales del año 2017, la empresa llevó a cabo diversos operativos bajo el nombre “Amor en Caja”, “y con ello, pudimos llegar a miles de familias de escasos recursos, así como a instituciones que albergan personas de la tercera edad en el estado Lara, gracias a los donativos de diferente rubros y productos básicos recolectados por los trabajadores de las plantas de Cabudare y Barquisimeto de Industrias Maros C.A”.

Somos Familia

El segundo subprograma de “Toma la Vida en Serio” se denomina “Somos Familia, Somos Natulac”, y tiene como objetivo el fortalecer la cultura interna de la empresa.

Entre las actividades más importantes realizadas en el año 2017 destaca el concurso interdepartamental donde se seleccionó la mejor presentación de la caja decorada de “Amor en Caja”, para incentivar la creatividad de los trabajadores con la utilización de material de reciclaje.

De esta forma, exitosas fueron las actividades deportivas y de integración, que resaltaron el trabajo en equipo, fortaleciendo el sentido de pertenencia, beneficiando a los trabajadores de Industrias Maros C.A.

Para el año 2018, la empresa espera mantener y seguir multiplicando sus esfuerzos para llevar bienestar a las comunidades donde opera. “Pese a la situación del país, Natulac mantiene su apuesta en la gente de Venezuela y seguiremos realizando iniciativas para poder favorecer un número mayor de personas” señaló Mirna Marín.

Joven fue asesinado, descuartizado y comido por deuda de Bs. 500.000

Un joven venezolano, de 17 años de edad, fue asesinado, descuartizado y partes de su cuerpo comidas debido a una presunta deuda de 500.000 bolívares que tenía con los homicidas.

El hecho ocurrió en un barrio de la ciudad de Valencia el pasado miércoles, luego de una acalorada discusión con un vecino con quien supuestamente tenía una gran amistad, reseñó Notitarde. La víctima habría sido golpeada en la cabeza con un tubo; por lo que una vez incosiente, los delincuentes lo desmembraron y cocinaron su piel y músculos, para finalmente enterrar sus restos en una fosa, al lado de una quebrada.

Tras desaparecer, su familia comenzó a buscarlo. Los restos enterrados en la fosa no fueron encontrados hasta el viernes.

“Los parientes y vecinos comenzaron a armar detalles sobre la desaparición hasta que ubicaron al padre e hijo que eran sospechosos, quienes se vieron presionados a contar todo lo que había ocurrido. Una vez habían confesado el crimen, la familia denunció el hecho ante la policía científica”, detalló la nota.

HAMBRE, caída del PIB y fatídica tiranía – Jesús Alexis González Ponce

De forma sencilla, el PIB (Producto Interno Bruto) es la cifra que refleja el valor monetario de la actividad económica de un país (usualmente expresada en US $) a la luz de lo que ha sido capaz de producir a lo largo de un año; razón por la cual se corresponde con el valor del ingreso total de los miembros de una economía: A.- Los hogares (compran y consumen bienes y servicios), y B.-Las empresas (producen y venden bienes y servicios). La evolución del PIB (crecimiento o decrecimiento) se identifica con su tasa de variación interanual e inter-trimestral, al punto que cuando dicha tasa de crecimiento se comporta de forma negativa durante al menos dos trimestres seguidos se genera una recesión económica con obvia pérdida de empleos y disminución del poder adquisitivo de la gente, hasta afectar negativamente el PIB per cápita entendido como la relación que existe entre el PIB y la cantidad de habitantes, siendo el principal indicador utilizado para medir el nivel de vida y la capacidad de compra de los ciudadanos.
En cuanto al caso venezolano se refiere, el inicio de la desaceleración económica se ubica al 2Trimestre 2012 cuando evolucionó desde 5,9% a un 5,8% para luego caer un -18,6% en 2016 luego de haber decrecido durante 16 trimestres consecutivos: -3,9% en 2014 y -6,2% en 2015, para luego continuar la disminución generalizada de su actividad económica hasta Diciembre 2017 cuando la caída fue de un -15% propiciando la presencia de veinte trimestres consecutivos de decrecimiento; siendo que durante el lapso 2014-2017 Venezuela vio desvanecer un poco menos del ¡¡50% del PIB!!; lo cual equivale a señalar que el país se encuentra en una ¡super recesión! en un contexto de ¡cósmica inflación!
Es una manifiesta claridad, que una caída del valor total de la producción de bienes y servicios finales se traduce en una reducción de la capacidad económica de los ciudadanos hasta empujarlos hacia la ¡pobreza! Es de acotar, que si el PIB disminuye un 1% en un año luego tendría que crecer un 0,4% durante tres años consecutivos por cada año de decrecimiento para retornar a la situación original, a lo cual debe agregarse un 2% de crecimiento poblacional para situar el “crecimiento de recuperación” en un 2,4% anual por tres años (por cada uno de decrecimiento) para recuperar el PIB per cápita precedente. En términos reales para Venezuela, y estimando que en 2018 el PIB caerá un -15% se requeriría de un “crecimiento de recuperación” de un 36% anual por tres años consecutivos, lo cual se aleja plenamente de la ortodoxia económica que estima en un 3% la tasa de crecimiento con la cual empieza a crecer el empleo mientras que para disminuir el desempleo es necesario crecer un deseable 7,5% anual.
El escenario anterior se torna más dramático, con solo pensar que de no producirse en 2018 un cambio en la conducción política y socioeconómica y continúe la emisión incontrolada de dinero inorgánico para financiar, entre otros aspectos, un populista aumento sistemático del salario mínimo integral que en lo específico del año 2017 se decretaron seis aumentos salariales hasta situarlo para Enero 2018 en Bs 797.510,41 para un incremento porcentual de 3.108% desde Marzo 2016; todo ello dentro de un marco de veinte aumentos aplicados durante el fracasado ensayo socialista-comunista ahora de perfil tiránico, que solo ha inducido una “ilusión salarial” acompañada de hambre. Es de acotar, que en la Gaceta Oficial No 6.342E del 22/11/2017, se publicó la Ley Constitucional de Precios Acordados que, contiene entre otras finalidades, “Garantizar la seguridad y soberanía alimentaria, así como el abastecimiento soberano” (¡sin comentarios!), e igualmente consagra que los precios serán acordados para asegurar el acceso de las personas a los bienes y servicios, el costo de reposición y la ganancia ordinaria (¿cinismo?), así como que el Estado se reserva la competencia de establecer los precios cuando lo requiera el interés general y social (¿burla?).
Hemos de suponer, que la aprobación de tan endulzada ley respondió a la necesidad de mitigar con “ilusión jurídica” (en complicidad con los aumentos salariales) el malestar popular que ha venido impulsando el alza permanente de los precios. Es así, que con nostalgia y rabia podemos aproximar una “lista de precios comparadas”, citando parcialmente la lista de precios publicada el 12/Mayo/2014 por la Superintendencia de Precios Justos: Pollo beneficiado entero y/o picado: Bs 43,00/K; Pechuga de pollo con hueso: Bs 83,00/K; Pechuga de pollo sin hueso: Bs 123,00/K; Alas de pollo: Bs 47,00/K; y café tostado y molido: Bs 46,6/K; contrastada dicha lista con la del 05/01/17: Pollo beneficiado entero y/o picado: Bs 850,37/K (incremento 1.877,6%); Pechuga de pollo con hueso: Bs 1.120,88/K (incremento 1.250,4%); Pechuga de pollo sin hueso: Bs 1.475,15/K (incremento 1.099,3%); Alas de pollo: Bs 447,16 /K (incremento 851,4%); y café tostado y molido: Bs 1.938,00/K (incremento 4.058,8%). Tan despiadado escenario se desarrolló en ¡tres años! NOTA: El pescuezo de pollo alcanzó en 2017 un precio de Bs 119,24/K similar al de la pechuga de pollo sin hueso del año 2014: Bs 123/K.
Reflexión final: El costo para preparar una sencilla receta de Pabellón Criollo, puede, con eficiencia en la compra de los ingredientes, alcanzar Bs 257.000,00 para un hogar de cinco personas: 1/2K de carne de res, 1/2K de caraotas negras, 2 cebollas, 1 taza de arroz, 2 plátanos, 2 pimentones, y 2 tazas de aceite (olvidándose del ají dulce, el ajo, la pimienta, el orégano y el cebollín); lo cual representa una insuficiencia de -3,4% del salario mínimo y/o destinar el 32,2% del salario mínimo integral (incluye Bs 549.000 de Ticket de Alimentación). En fin, de mantenerse en el poder durante los comicios del año 2018 los actuales “conductores” del proceso económico (con evidente desaceleración del PIB), inevitablemente se hará presente una ¡hambruna colectiva!
Economista Jesús Alexis González
Feb/04/2018

 

En Venezuela diariamente muere un niño por falta de alimentación

Las cifras son tan dramáticas como la crisis. El organismo internacional confirma lo denunciado por la Iglesia a través de Cáritas: la población sigue muriendo de hambre, mientras crecen la inflación y el desabastecimiento de alimentos y medicinas

 

Carlos Zapata | Reporte Católico Laico

Caracas.- Un reporte oficial de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) denuncia que “al menos 33% de la población infantil presentaría indicadores de retardo en su crecimiento” y advierte además que en el año 2017 fallecieron, en promedio, entre cinco y seis niños cada semana “por falta de alimentación”.

Tras condenar el uso de represión violenta contra las protestas que surgen en el país, el organismo instó al Estado venezolano a respetar y “garantizar” los derechos humanos elementales como alimentación y salud”.

Pidió además ” redoblar esfuerzos para garantizar niveles esenciales” que permitan “proteger a su población del hambre” y brindar acceso a la atención sanitaria.

Canal humanitario

El comunicado de la CIDH también cuestiona la negativa oficial a recibir ayuda internacional para responder a la grave crisis socioeconómica que está diezmando a la población del país.

Advierten igualmente que el desabastecimiento de alimentos y medicinas crece a un ritmo “alarmante”. Y en tal sentido, expresan “suma preocupación” ante las denuncias sobre la distribución desigual de comida.

La CIDH y su Relatoría Especial sobre Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales (REDESCA) expresaron “rechazo a todo tipo de violencia o abuso de la fuerza en el marco de manifestaciones fruto de ese contexto”, en alusión a las tres muertes reportadas entre el 31 de diciembre y el 9 de enero de 2018 “debido al enfrentamiento y la violencia entre personas tratando de conseguir alimentos y personal de seguridad”.

 

“4.5 millones comen 1 sola vez al día”

El presidente del organismo, que además es responsable de la sección venezolana, también se pronunció al respecto. Francisco Eguiguren dijo que el aumento de precio de los alimentos y medicinas, sumado a los índices inflacionarios (calificados por especialistas como hiperinflación) “repercuten directamente en la seguridad alimentaria y en la salud de la población”.

Agregó que unas 4,5 millones de personas estarían alimentándose exclusivamente una vez al día, “y en ocasiones cada dos días, resultando que el 11,4% de la población infantil ya se encontraría en situación de desnutrición”, cifra que coincide con las estimaciones de la organización social de la Iglesia Católica, que tras complejos programas de atención, monitoreo y seguimiento, reportó al cierre de 2017 que 16 de cada 100 niños venezolanos (menores de 2 años de edad) sufren desnutrición severa.

Saqueos agudizan las escasez de alimentos en Venezuela

AFP 

Trasladar víveres y mercancía en el país se ha convertido en sinónimo de peligro y más en el primer mes del 2018 cuando se han acentuado los saqueos de camiones, al igual que contra locales y comercios en ocho estados del territorio nacional.

Vías neurálgicas como la Troncal 1, las autopistas Panamericana, Regional del Centro, José Antonio Páez (Nacional de los Llanos) y la Lara-Zulia son arterias donde principalmente asaltan gandolas que llevan víveres, carne, verduras, hortalizas y queso. Pero no solo se limita a ellas, el fenómeno se extiende a calles de ciudades.

En estas carreteras, los camiones encuentran reductores de velocidad improvisados, piedras y palos que son lanzados por personas para retener los vehículos y sustraer lo que llevan.

“El transportista se siente atemorizado de transportar cualquier tipo de mercancía precisamente por lo que pueda ocurrir, no solamente a la mercancía y al vehículo, sino a su vida”, aseguró, a este Diario, María Carolina Uzcátegui, presidenta de Consecomercio.

“Creemos que es un poco de desesperación de la gente al ver los anaqueles tan vacíos”, agregó.

Uno de los casos más sonados ocurrió el 11 de enero en la carretera Panamericana, en los poblados de Tucaní, El Pinar, Palmarito y Arapuey (Mérida), donde, luego de tres días de protestas por falta de alimentos y fallas en los servicios, resultaron afectados siete camiones que fueron robados y contenían refrescos, embutidos, jugos, lácteos, pollo, verduras y chucherías.

Precisamente esta amenaza ha llevado al 65% de los ferieros de Los Andes a paralizar su traslado de frutas y verduras, puntualizó Uzcátegui. “Esto perjudica a todo el país”, recalcó.

Daniel Aguilar, presidente de Fedecámaras Táchira, indicó vía telefónica, que más del 50% de los camioneros no están viajando. “De este estado salen 5.650 camiones semanales, cada uno con 15 mil y 40 mil kilogramos de verduras, hortalizas y frutas a más de 200 ciudades y que una parte se paralice es grave”, especificó.

Aguilar señaló que los productores agrícolas han tenido que optar por vender sus productos dentro de la entidad y, por consiguiente, disminuir las tierras cosechadas y la producción un 40%, también por la falta de semillas, fertilizantes e insumos.

“Se han hecho reuniones con los militares, pero nos dicen que solo se encargarán de custodiar en el perímetro de los puestos de comando en las autopistas”, expuso el líder empresarial.

El sector ganadero, en consonancia, expuso que la inseguridad en las vías los tiene amenazados. Armando Chacín, directivo de Fedenaga y presidente de Fegalago, explicó que en el Zulia, la Troncal 6 (tramo de Machiques-Maracaibo) figura como la más peligrosa.

“Más que saqueos por hambre, aquí ocurre vandalismo”, calificó.

Desde Fedecámaras, su presidente, Carlos Larrazabal, sostuvo que los robos en las vías han provocado un incremento de los fletes de traslado que impactan en el costo de los artículos.

“No solo  se llevan la mercancía, sino que se roban las gandolas, lo que encarece los servicios de traslado”, criticó.

Elio Rivas, presidente de la Unión de Comerciantes del Zulia, describió que  en la autopista Lara-Zulia, los vehículos son víctimas de “hampa común, hampa organizada y la propia comunidad” por lo que los transportistas recurren a transitar en caravana.

Estos asaltos se suman a los que se han  suscitados en los primeros días del 2018 en contra de locales en los estados Trujillo, Bolívar, Mérida, Cojedes, Guárico, Portuguesa, Aragua, Distrito Capital y Zulia (donde el más importante ocurrió en Los Puertos de Altagracia, con cerca de 10 empresas “arrasadas”).

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social contabilizó, hasta el 11 de enero, 386 protestas y 107 saqueos o intentos de saqueos en todo el territorio nacional, una cifra que supera los registrados durante el mes de enero de los tres últimos años.

Uzcátegui alertó: “El cierre de comercios tiene varias aristas, uno, por supuesto, al temor de los comerciantes al ver lo que está ocurriendo en varias zonas del país, las fiscalizaciones de la Sundde que han afectado el abastecimiento, aparte, enero se caracteriza por ser un mes de desabastecimiento pues la mayoría de las empresas salen de vacaciones colectivas y agotan sus inventarios en diciembre”.

Los líderes empresariales coinciden que las rebajas de precios ordenadas por la Sundde en algunas cadenas de supermercados solo generaron “compras nerviosas” e incertidumbre.

A propósito de esto, el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, anunció el pasado miércoles un Plan Nacional de Seguridad en apoyo a cadenas de supermercados y “para garantizar el abastecimiento al pueblo venezolano”.

En el trasfondo, mientras la escasez de alimentos siga agudizándose, la amenaza de saqueos contra los comerciantes y empresarios aumentará, colocando en “jaque”, paradójicamente, el abastecimiento nacional.

Gobierno reitera que productos en los supermercados deben tener los precios de diciembre

El Gobierno Nacional ordenó que a partir de este miércoles 17 de enero todos aquellos productos que fueron aumentados entre diciembre de 2017 y enero de 2018, sean comercializados a precios justos.

“A partir de mañana se debe retomar esquema de precios de diciembre”, anunció este martes el vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, en una reunión con industriales. El funcionario señaló que el incremento en los precios de algunos rubros alimenticios y otros productos entre el 15 de diciembre y el 3 de enero responde a “un esquema de guerra contra el pueblo venezolano para destruir el ingreso salarial“.

Informó que más de 6.500 productos registraron aumentos de entre el 10% y 10.000%.

 

La medida corresponde con lo establecido en la Ley de Precios Acordados aprobada en noviembre por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Con información de AVN

22 negocios afectados y varios detenidos tras saqueos en Calabozo

El gobernador de Guárico, José Vásquez, informó este domingo que los saqueos realizados en Calabozo durante el pasado sábado dejaron un saldo de 22 negocios afectados y múltiples detenidos.

“Saquearon 22 comercios de los cuales más de 10 no tienen que ver con alimentos“, aseveró Vásquez en una rueda de prensa ofrecida en Corpollanos. Licorerías, piñaterías, autolavados, caucheras y talleres fueron algunos de los locales señalados como afectados.

El funcionario denunció que los saqueadores utilizaban “pica candados” y sopletes para violentar las santamarías de los locales, además de bombas molotov para atcar el centro de acopio de Mercal en Pinto Salinas. El gobernador militante del PSUV descartó que los disturbios fueran productos del hambre, ya que se buscaba “crear caos mediático y zozobra” mediante el “vandalismo“.

“Hay unos detenidos a los que se les está haciendo un seguimiento. Hay personas solicitadas por homicidio y delincuencia”, agregó.

Vásquez aseguró que la situación volvió a la normalidad y agradeció a los efectivos de las Fuerzas Armadas por su “acción contundente de respuesta rápida para proteger al pueblo”.

 

 

 

En “teticas”: La nueva presentación de la carne molida en la Venezuela de Maduro

La inflación en Venezuela cada día golpea más al bolsillo del venezolano, a quien se le complica llegar a finales de mes con un salario mínimo que no cubre ni cuarto de lo que cuesta la canasta básica alimentaria.

El alto costo de productos como el aceite, azúcar, café y harina de trigo han sido aprovechados por los buhoneros, quienes comercializan pequeñas porciones de los mismos en “teticas” a precios más accesibles a los consumidores. Ahora, la carne molida también se unió a esa lista.

Con el kilo ubicándose entre 250.000 y 300.000 bolívares dependiendo al lugar, las populares “teticas” pueden adquirirse entre Bs. 30.000 y 50.000.

P. Ugalde en la CEV: “La opción es discernir entre lo que Dios bendice o maldice”

Ahora como nunca la Iglesia en Venezuela se ve exigida a sacar lo mejor de sí y ponerlo al servicio de una sociedad en pleno naufragio.

Nuestra identidad y fuente de inspiración es Jesucristo y en él está la brújula para discernir  y orientarnos en esta encrucijada. ¿Qué es lo que Dios bendice y maldice hoy y aquí?

Jesús dice que Dios nos bendice porque “tuve hambre y me dieron de comer, tuve sed y me dieron de beber, era emigrante y me recibieron, estaba desnudo y me vistieron, estaba enfermo y me visitaron, estaba encarcelado y me vinieron a ver” (Mat. 25,35). No son palabras dirigidas a sólo los católicos, sino a “todas las naciones”, dice el Evangelio.

A los venezolanos nos suenan especialmente mal las maldiciones. Pero en esta encrucijada vital no hay espacio para evadirlas. Jesús dice “apártense de mí, malditos” “porque tuve hambre y no me dieron de comer” etc. (Mat. 25,41-44). Jesús y la vida no nos dejan escapatoria cuando la realidad es de hambre, enfermedad, exilio y cárcel. No vale decir que nunca lo reconocimos, porque estábamos distraídos o éramos agnósticos, ateos o de otra religión no cristiana. Jesús se adelanta a esa objeción y dice: Ustedes se encontraron conmigo  y me aceptaron o rechazaron cuando lo hicieron con uno de mis hermanos menores. No hay escapatoria, somos benditos  de Dios o malditos.

En la 1ª carta de Juan se nos dice: “A Dios nunca lo ha visto nadie; si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros” (1 Juan 4,12). Y no acepta la defensa de que no ama al hermano, pero sí a Dios, “porque si no ama al hermano a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve” (1 Juan 4,20)

Venezuela entera, y con ella la Iglesia, estamos en el dilema  sin escapatoria de ser benditos o malditos  de Dios de acuerdo a como respondamos al hermano en necesidad  a los 30 millones de hermanos.

En Venezuela el hambre, la sed, la enfermedad, la cárcel, el exilio, la inseguridad… no son pequeños errores  y accidentes  de un proceso que básicamente funciona bien y da vida. Tampoco basta con dar un vaso de agua, una aspirina o una arepa. El amor cristiano va a la raíz, a la fuente que contamina de muerte a la sociedad entera. Por eso la Iglesia enseña que el bien cuanto más universal es más divino y el mal más maligno y por ello la política que trata del bien común es una muy elevada forma de amor cristiano y también de la negación del seguimiento de Jesús. Hoy en Venezuela es la política la que siembra muerte. Son las estructuras y las instituciones, las que nos han traído a esta situación generalizada de muerte. Especialmente en este año 2018 nuestra condición de cristianos es interpelada y se define en el cambio  del hambre y la miseria humanitaria, de la improductividad para la vida  a un cambio personal, institucional, estructural con una redefinición de metas, de medios y de políticas imprescindibles para corregir la actual agonía de millones de venezolanos y del país entero.

Esta no es una opción partidista, sino discernimiento  con Jesús y escogencia entre lo que Dios bendice y lo que maldice.

II  En esa búsqueda de cambio o perpetuación de la grave enfermedad social en este año 2018  tenemos que tomar  una decisión muy trascendental con la elección presidencial: O elegimos al Presidente empeñado  en continuar y perpetuar estas políticas de muerte,  o buscamos el modo democrático más eficaz  para cambiarlo con una persona capaz, con programas  y apoyos que garanticen su éxito y su voluntad de inclusión  y de no exclusión partidista. Sólo así al encontrarnos con los hambrientos, sedientos, encarcelados, enfermos, desterrados, nos encontraremos con Dios-amor y su bendición.

Cuando en aquellos  años de la dura postguerra Pio XII en Italia pidió ir a votar incluso a las monjas de clausura, era porque de esa decisión dependía que Italia cayera o no en manos de un sistema como el que impuso por largas décadas su inhumanidad  dictatorial en países del Este europeo. Hay momentos en que la evasión es totalmente incompatible con la responsabilidad cristiana. Creo que estamos en uno de esos que deciden el futuro del país.

III  El proyecto de elección presidencial  para perpetuación del régimen hace uso de la anticonstitucional Asamblea Constituyente, ilegitima en su convocatoria, elección y pretensión de ser supraconstitucional, y omnipotente  y exigir el sometimiento de todo lo constituido, como ocurre en toda dictadura.

Ante la práctica comprobada de la manipulación de las elecciones desde el poder y de someter al país a una elección precipitada y sin condiciones  democráticas con las oposiciones inhabilitadas de diversa manera, la CEV ha de exigir al gobierno y a las diversas oposiciones que las elecciones presidenciales se ajusten a lo establecido en la Constitución y con un CNE ajustado a ella y a los principios éticos.

Pero no basta, la Iglesia debe llamar a la movilización de las conciencias para superar la desesperanza que paraliza y los intereses particularistas que minan la indispensable unión  para la reconstrucción nacional. Votación masiva

IV  No se puede prolongar la actual catástrofe y el comienzo del cambio pasa por un nuevo Presidente que exprese la unidad nacional y convoque a todos.

V  La orientación dominante en la Fuerza Armada es el elemento clave para el actual desorden y su cambio  hacia la democracia y su deber constitucional es  de vida o muerte para el  país

VI Considero que el déficit mayor de nosotros como Iglesia  pueblo de dios es que no hay coherencia y seguimiento  práctico de la comunidad cristiana  a los magníficos documentos de la CEV. Es un gran reto para este año decisivo.

 

Luis Ugalde s.j.

Caracas 6 de enero de 2018

Año caliente – Julio Portillo

La olla está hirviendo. Muy temprano han comenzado las protestas contra la dictadura. De punta a punta, desde Caicara del Orinoco en el Estado Bolívar a Los Puertos de Altagracia en el Zulia. Saqueos en supermercados, militarización de los abastos en Caracas, gritos de los obreros petroleros “mis hijos tienen hambre”, anuncio de huelga de los educadores. La Iglesia exigiendo sinceridad y los sacerdotes en los pueblos apoyando la resistencia.

La frase del dictador “estamos jodidos, pero felices”, reconoce la difícil situación, pero igualmente enmascara la realidad. Despensas y neveras de los venezolanos cada vez más vacías. El brutal aumento de los precios estimula en la calle los atracos, robos en los negocios de alimentos, asalto en los caminos a los transportes con comida.

El año 2016 terminó con una Venezuela hazme reír en el mundo. Maduro acusando a Portugal y Colombia de ser los culpables de no poder regalar perniles a una población sin platos navideños. Pronto se descubrió que el gobierno no había pagado deudas por similares conceptos desde diciembre del 2015. La mentira oficial como siempre tiene patas cortas.

Lorenzo Mendoza impedido de viajar a Ecuador desde Barquisimeto denunció la decisión del gobierno de quebrar la industria nacional.  Las cajitas de hambre llamadas CLAP son un negocio que tiene dueño conocido.

El dictador tuvo el descaro de calificar el 2016 como año internacional de éxitos para Venezuela, porque él preside los No Alineados, porque visitó Rusia, Bielorrusia, Irán, Cuba y fue aplaudido en el Alba. Un mundito. No habló de las descalificaciones y cuestionamientos a su gobierno desde la ONU, OEA,  Unión Europea, Mercosur, el Vaticano, la OPEP, y países como Chile, Colombia, Brasil, España, Canadá, Argentina, Paraguay, Panamá, Costa Rica, Honduras, Francia, las Islas Neerlandesas en el Caribe, México, Estados Unidos y Guyana.

Tampoco se refirió al fracaso del llamado diálogo en República Dominicana, donde mientras en la mesa de negociaciones se intentaban crear condiciones para remediar algunos problemas graves, él mismo y el Capitán Cabello insultaban a la oposición,  disolvían partidos políticos y por medio de un descarado fraude imponían Alcaldes y Gobernadores. Para los que concurrieron a Quisqueya quedará bien claro que el gobierno solo busca ganar tiempo con sus mesas irrespetuosas donde oyen pero no escuchan. Es lamentable y hay que apuntarlo así, que las buenas intenciones del Presidente Danilo Medina se hayan visto burladas por un régimen al que cada día le señalan más personeros involucrados en negocios ilícitos, para calificar esto con palabras suaves, pero que los lectores y gobiernos saben de qué cambalaches se tratan.

Cada vez más cuesta arriba el gobierno no puede apagar las candelitas que se le están prendiendo. Pero como dice André Maurois “Nada más triste que el espectáculo de un país que por temor soporta un gobierno detestado”. Pero todo tiene un límite, veremos hasta cuándo.

El oro del Guaire: Te da para comer o te quita la vida

CARACAS, Venezuela (AP) — Ángel Villanueva se movía en las turbias aguas del río Guaire, un pútrido canal que serpentea a través de la capital venezolana, con la esperanza de encontrar algún tesoro.

Hundió las manos en el fondo del canal poco profundo, apartando el rostro del fétido olor. Después se levantó, dejando que tierra y piedras le cayeran entre los dedos y buscando una tuerca de pendiente, anillos perdidos o cualquier otro preciado trozo de metal que pudiera vender para conseguir comida.

Guaire I.jpeg

En esta imagen del 30 de noviembre de 2017, Douglas saca un puñado de lodo del fondo del contaminado río Guaire para buscar oro y cualquier cosa valiosa que pueda vender, en Caracas, Venezuela. (AP Foto/Ariana Cubillos)

 

Villanueva, de 26 años, buscaba junto a otras dos personas sin perder de vista las nubes oscuras en las montañas que rodean Caracas. Podrían empezar a descargar lluvia en cualquier momento, dándole apenas unos minutos para salir o morir arrastrado por el agua.

“Trabajar en el Guaire no es fácil”, comentó. “Cuando te da, te da. Y cuando te quita, te quita la vida”.

Las imágenes de venezolanos pobres buscando comida en la basura en Caracas se han convertido en un símbolo de la profunda crisis económica en el que fuera uno de los países más ricos de América Latina. Menos visibles son los jóvenes y niños que buscan en las sucias aguas del Guaire cualquier trozo de metal con el que puedan ayudar a alimentar a sus familias.

En ocasiones parecen estar jugando, sin camiseta y riéndose en grupos. El sol se refleja en sus espaldas dobladas cuando se agachan, sacan rocas y las lanzan a un lado con un salpicón.

Guaire II.jpeg

En esta imagen del 30 de noviembre de 2017, un chatarrero muestra una cruz de plata que encontró en el fondo del contaminado río Guaire, en Caracas, Venezuela. (AP Foto/Ariana Cubillos)

 

El agua está muy sucia, ya que el canal recoge el agua de lluvia de calles y cañerías, así como desperdicios industriales y algún tesoro ocasional.

“Desde que recuerdo, el Guaire era un desagüe a cielo abierto”, comentó Alejandro Velasco, nacido en Caracas y profesor de historia latinoamericana en la Universidad de Nueva York. “Desde luego parece reflejar la profundidad y extensión de la desesperación que ha desatado esta crisis en particular”.

Guaire III.jpeg

En esta imagen del 5 de diciembre de 2017, Ángel Villanueva, a la derecha, busca trozos de oro y otros objetos valiosos en el lodo del fondo del contaminado río Guaire, junto a otros chatarreros, en Caracas, Venezuela. (AP Foto/Ariana Cubillos)

 

Tras casi dos décadas de gobierno socialista, la producción de alimentos y petróleo se han hundido en medio de una deficiente gestión de recursos estatales, y el descenso en los precios mundiales del crudo ha sumido a muchos venezolanos en la desesperación.

Cada mañana, los chatarreros bajan al Guaire desde sus barrios en la colina. Algunos se envuelven las yemas de los dedos con cinta adhesiva para protegerse de cortes e infecciones, ignorando cualquier posible efecto perjudicial a largo plazo de pasarse horas metidos en agua sucia todos los días.

Las peticiones de que se limpie el río, así como los millones que ya se han invertido, no han dado resultado.

El fallecido presidente Hugo Chávez admitió en 2005 el mal estado del río y prometió una limpieza total. “Los invito a bañarnos en el Guaire… pronto”, prometió en televisión.

Guaire IV.jpeg

En esta imagen del 5 de diciembre de 2017, David García, de 19 años, fuma un cigarrillo durante un descanso en su primera semana en el río Guaire buscando oro y cualquier objeto valioso que pueda vender, sentado en una salida de agua en Caracas, Venezuela. García, que tiene un bebé de cuatro meses, dijo que cuando dejó de haber trabajo organizando fiestas vecinales empezó a revender comida que compraba tras esperar horas en tiendas de alimentación, pero que al final eso tampoco le daba suficiente para mantener a su familia, de modo que acudió al río. (AP Foto/Ariana Cubillos)

 

El Banco Interamericano de Desarrollo intervino en 2012 con un préstamo de 300 millones de dólares para un ambicioso proyecto de construir plantas depuradoras y tratar los residuos que llegan al río.

Casi seis años más tarde, el agua sigue sucia y el proyecto de limpieza apenas logró una pequeña parte de su objetivo. Representantes del BID declinaron hacer comentarios sobre el asunto y tampoco los líderes del gobierno venezolano se han pronunciado sobre cuándo podría limpiarse.

Algunos tramos del río huelen a alcantarilla, mientras que otros emiten un olor agresivo que recuerda al combustible, un hedor que se queda en la nariz durante horas después de alejarse de sus orillas.

Guaire V.jpeg

En esta imagen del 5 de diciembre de 2017, un bote de medicinas cuelga del cuello de un chatarrero de río, que guarda allí los pequeños trozos de oro y otros metales preciosos que encuentra en el fondo del contaminado río Guaire, en Caracas, Venezuela. (AP Foto/Ariana Cubillos)

 

El Guaire volvió a llamar la atención a mediados de 2017, cuando vecinos que protestaban contra el gobierno de Nicolás Maduro lo cruzaron para escapar de los gases lacrimógenos que lanzaban los policías antimotines.

La mayoría de los días, los que buscan en el río pasan desapercibidos para otros residentes de Caracas, que pasan al lado en una autopista elevada, oculta a la vista por barreras de concreto.

Una mujer que pasaba con un coche de bebé por un paso elevado, uno de los pocos lugares con vistas al agua, miró a las docenas de personas que buscaban en el agua.

Qué vergüenza para nuestro país”, dijo.

Guaire VI.jpeg

En esta imagen del 30 de noviembre de 2017, hombres buscando entre los restos que sacaron del fondo del contaminado río Guaire en busca de trozos de oro o cualquier cosa de valor en Caracas, Venezuela. Venezuela posee las mayores reservas de crudo del mundo, pero el descenso global en los precios del crudo y el desplome de la producción tras casi dos décadas de gobierno socialista han dejado a muchos en el país de 30 millones de habitantes luchando por sobrevivir. (AP Foto/Ariana Cubillos)

 

Villanueva vive con su padre, un militar retirado, en uno de los barrios más pobres y peligrosos de Caracas. Aún le cuesta asumir la muerte de su madre por un infarto cerebral. Ella le había animado a ir a la universidad.

Él quería ganar dinero, pero solo pudo conseguir empleos mal pagados para el estado, como barrer las calles. El salario mínimo para empleados públicos en Venezuela equivale a menos de 7 dólares al mes al cambio del mercado negro.

La comida se ha vuelto cada vez más difícil de conseguir y de pagar. Se estima que el 75% de los venezolanos perdió una media de 8,7 kilos (19 libras) el año pasado, según un sondeo reciente.

Guaire VIII

Esta imagen combinada muestra dos fotografías de Ángel Villanueva, en su salón el 9 de diciembre de 2017 (arriba) y de pie en el río Guaire, donde utiliza una barra de metal para romper el fondo del contaminado canal que cruza Caracas, en Venezuela. (AP Foto/Ariana Cubillos)

 

Villanueva empezó en el río hace seis meses, invitado por un amigo. En su primer día consiguió 20 dólares y se enganchó, pese a las bromas en su vecindario de los que le dicen que se mantenga lejos porque huele como el Guaire.

Otro chatarrero que trabaja con Villanueva llevaba un frasco de plástico colgado del cuello donde iba guardando sus hallazgos. Los colocó sobre la palma de su mano para mostrar eslabones rotos de una cadena y una moneda de oro, que posiblemente valiera algo en la Plaza Bolívar, donde hay comerciantes que ofrecen efectivo por el oro.

Villanueva no conoce a nadie que haya muerto en una riada, pero abundan las historias de otros que se vieron arrastrados y nadie volvió a verlos. Las acumulaciones de nubes y la aparición de más basura de lo normal en las riberas río arriba le avisan de que el agua está subiendo, y tiene menos de 15 minutos para salir.

Él sueña con irse de Venezuela para encontrar un empleo mejor. Pero por ahora se arriesga buscando basura en el Guaire.

Experta de Cáritas presentó radiografía humanitaria de Venezuela: “Salvar niños es cada vez más difícil”

La crisis humanitaria no se detiene y arrasa primero con los más vulnerables. No obstante, la Iglesia Católica insiste en maniobras para salvar el mayor número de vidas humanas, al tiempo que maximiza el alcance de sus programas en toda la nación.

 Carlos Zapata | Reporte Católico Laico

Caracas.- Es la institución de mayor impacto social en el mundo. Y su excepcional labor en Venezuela confirma que “querer es poder”, incluso cuando se tiene en contra el aparato gubernamental del Estado, en medio de un régimen acusado por los obispos de “totalitario y dictatorial”.

Más de 3 mil niños fueron literalmente rescatados de la desnutrición a través de costosos programas que representan a la institución un desembolso, sólo en nutrientes, de más de 150 mil dólares. Una cifra pequeña comparada con la de países desarrollados, pero gigante en la nación sudamericana, que sufre la peor crisis humanitaria de su historia.

El organismo de la Iglesia no sólo duplicó la cobertura para brindar atención a cerca del 15% de la población vulnerable de Venezuela, sino que logró darles un seguro de vida a niños que tenían asegurada la muerte, al no contar con los recursos y la estabilidad necesarios para sobrevivir más allá de los alimentos de un par de días.

La excepcional labor de Cáritas no se restringe a brindar una bolsa de alimentos o de insumos médicos e higiénicos, cual medida populista gubernamental; se trata de una labor silenciosa de preciso diagnóstico, estudio y seguimiento en “Viveros” que “gradúan” a los niños al hacerlos pasar de un estado de total vulnerabilidad y riesgo a una zona segura de vida.

Ejército de voluntades

Implica el descomunal trabajo de un ejército de voluntarios que suma ya a más de 3 mil personas en los distintos centros de atención del país. La mayoría integrada por médicos, sociólogos, formadores y otro tipo de expertos que unen esfuerzos bajo la coordinación eclesial para dar respuesta a la niñez venezolana.

Las cifras son dramáticas y contundentes, como los análisis de una de las principales expertas que está detrás de los complejos análisis que realiza desde hace más de un año Cáritas en las zonas más deprimidas de Venezuela. Se trata de Susana Raffalli, nutricionista especializada en gestión de la seguridad alimentaria, en emergencias humanitarias y riesgo de desastres.

Tras recordar que la Iglesia trabaja en un contexto de enfermedades “reemergentes” como el sarampión y la difteria, señala que nuestra nación cerró el año con la tasa de incremento de malaria más alta de todo el continente. Y va más allá: en el país se presentó “la mitad de la totalidad de los casos que hay en el todo el planeta”.

A esta panorama se une el componente de salud, de epidemiólogos e infectólogos que deben destinar su tiempo a atender las consecuencias de un aumento desmedido de enfermedades infecciosas que “dan cuenta de un retraso de más de treinta años en la salud de Venezuela”.

Déficit de proteína

En este contexto, Raffalli advierte que “apenas estamos en enero y ya Cáritas Venezuela presenta un déficit de la proteína (carne y pollo) que brinda (gratuitamente). Lo peor es que no se sabe cuándo se pueda reponer el inventario”.

Acusa al desmantelamiento del sistema de salud, en materia de insumos y equipos, a hacer más compleja y difícil la labor. Y recuerda que la aparición de un “mercado negro de medicinas en las puertas de los hospitales” es un mercado paralelo inhumano para el que la gente no tiene acceso y no tendría por qué su vida deba depender de ello.

El resultado del progresivo e intenso deterioro del sistema de atención venezolano: cuidado, alimentación y salud, “ha motivado la carga de desnutrición de la que Cáritas ha llevado el pulso en las parroquias más pobres del país”.

A un año del monitoreo “se confirma que se duplicó el número de casos de niños afectados”. La primera medición comenzó en octubre de 2016 cuando se detectó que “un 8% de niños presentaban desnutrición grave”.

“Cerramos el 2017 con 15.6%, lo que representa ‘casi el doble’ de niños”. Efectivamente, dice Raffalli, se generó “dos veces más desnutridos” y justamente en el año “en el que se le dio prioridad al sistema alimentario”.

No obstante, de acuerdo con la directora de la organización, Janeth Márquez, durante 2018 está previsto el establecimiento de alianzas y convenios con instituciones internacionales en un esfuerzo inédito por salvar el mayor número de vidas humanas.

En Venezuela, las de los niños son prioridad; pero el alcance de los programas de la red social de atención de la Iglesia es cada vez mayor: actualmente atienden también al adulto mayor y realizan Ollas Comunitarias en todo el país para dar alimento gratuito a quien lo necesita. Además, fueron incorporados mecanismos de apoyo en la obtención y entrega de medicinas, en un afán por mitigar las consecuencias de la peor crisis humanitaria de Venezuela en su historia.

(Fotos) Conozca el increíble precio de una hamburguesa callejera

Anteriormente visto por la mayoría como un “resuelve”, las hamburguesas y perros calientes ofrecidos en las calles de Venezuela no han podido escapar de la crisis económica, por lo que se han visto forzados a aumentar considerablemente sus precios para seguir en el negocio.

Las hamburguesas en las calles de Caracas varían desde Bs. 150.000 en su presentación más sencilla hasta a Bs. 300.000 en su versión “Bomba”, mientras que los perros calientes oscilan desde los 50.000 hasta los 150.000 bolívares. Los pepitos son los más costosos: el más modesto cuenta con un valor de 260.000 bolívares, y el de un metro vale Bs. 700.000.

La bebida (Malta) no está incluida y tiene un valor de Bs. 15.000.

Portugal se ofrece para superar crisis alimentaria en el país

El canciller de Portugal, Augusto Santos Silva, manifestó este lunes durante su encuentro con su homólogo Jorge Arreaza, que su nación está dispuesta a prestar ayuda a Venezuela para superar la crisis alimentaria que azota al país.

Si el país lo permite”, aclaró con respecto a su ofrecimiento. El diplomático lusitano hizo incapié en la escasez de alimentos y medicinas que afecta a los venezolanos y a la comunidad portuguesa en Venezuela, la cual sobrepasa el millón de ciudadanos.

Con respecto a la crisis política, Santos Silva reiteró su posición coincidente respecto a la no injerencia en los asuntos internos y el respeto mutuo de la soberanía de ambas naciones.

Por su parte, el canciller Jorge Arreaza afirmó que el Gobierno espera estimular la producción nacional con inversión portuguesa para el trabajo de campo.

 

 

 

El hambre en Venezuela desafía la paciencia del pueblo – Jesús Alexis González

En Venezuela, hasta hace muy poco, los ciudadanos se alimentaban adecuadamente (incluidos los menos favorecidos) a diferencia presente cuando una mayoría poblacional está  dependiendo del Estado para recibir una pequeña caja de productos, bajo un escenario donde el hambre y los alimentos se han convertido en armas político-partidistas del chavismo-madurismo en procura de mantener medio alimentados tanto a los necesariamente “sumisos” como a los “enchufados” al proceso, y como “muertos de hambre” al resto de la población (un 80% aproximadamente), convirtiendo el derecho a comer  en una dádiva (cosa que se da como regalo) oficialista coordinada por el  PSUV quien categoriza (ordena o clasifica) a los ciudadanos para darles  acceso a un diabólico sistema de distribución de migajas que como sobras  deja una “clase privilegiada”, y en simultaneidad los “ciudadanos excluidos” (la gran mayoría) no pueden adquirir ni tan siquiera los alimentos para una dieta básica ante los elevados precios “controlados”, viéndose obligados a vender los pocos objetos de valor que poseen para aumentar en lo posible la compra de alimentos en aras de aliviar en algo la hambruna hogareña.

 


El término “guerra económica” (equivalente al denominado “sabotaje económico” utilizado mundialmente por los comunistas en el pasado)es asumido por el “gobierno” a la luz de soslayar su verdadera intención: la confrontación político-partidista, es decir una “guerra política”  matizada de económica para justificar la represión moral y física de los opositores al pensamiento único en pro de forzarlos a un cambio de conducta o de voluntad en todo aquello que perturbe el tránsito hacia el comunismo, dejando en el camino el sistema de propiedad privada al sostener que la economía produce para el mercado y no para la sociedad (¿?), razón suficiente, alegan, para acabar con el capitalismo estatal como última etapa en la evolución del socialismo-comunismo la cual estiman acelerar “matando de hambre” a los opositores.

 
En efecto, al instrumentar la “revolución” chavista-madurista la indivisible dualidad entre estrategia (definición de planes) y táctica (ejecución de los planes) basada en la “guerra política” con disfraz de económica, han convertido el hambre en un mecanismo de dominación  para perpetuarse en el poder político con maniobras dictatoriales, al tiempo de “argumentar” mediáticamente que su permanencia se hace vital para la transformación de la sociedad como un todo, ante la necesidad de instaurar una superestructura política-ideológica para apresurar la llegada del comunismo y así eliminar, afirman, el Estado que encarna el poder de la clase dominante-explotadora de la sociedad civil, dando por valido el perfilar la toma de ese poder político como condición para que las “fuerzas revolucionarias” puedan exterminar los “restos” del Estado capitalista en un ambiente de terror, angustia e incertidumbre que está propiciando, entre otros males, que muchos se vayan extenuando hasta caer en la desesperanza y otros a emigrar hacia tierras “extrañas”  ¡con grandes penurias pero respirando libertad!; siendo que el delito antirrevolucionario cometido que los impulsa a “salir huyendo” es ser ciudadanos que piensan con independencia al tener criterios y puntos de vista que les son propios.

 
De igual modo, es marcadamente evidente la profunda decepción y hondo enojo que experimenta el pueblo tanto por la crítica pérdida de su poder adquisitivo como por la presencia del “dúo malvado”: desabastecimiento y escasez; hecho que cobró fuerza en 2016 cuando el “ejecutivo” publicó nueve Decretos para “motorizar” la economía creando un Consejo Nacional de Economía Productiva para que pusiera en “marcha” 15 motores productivos; como un obvio “pote de humo” para esconder la motivación por  destruir tanto el aparato productivo como la distribución privada. A tenor de ello, no debe interpretarse como “mera coincidencia” que se hubiesen aplicado en 2016 cuatro ajustes de sueldo integral (con efectos negativos para la economía pero compensatorios para la familia) hasta llegar a 36 aumentos del salario mínimo (SM) entre 1999 y enero 2017 de los cuales 15 corresponden al periodo de N. Maduro, evidenciándose en esos 4 años una disminución del SM real cercana a un 69% y el salario integral real (SM +Bono de alimentación) en más de un 41%, a pesar que el SM nominal creció desde Bs 2.047 en 2012, Bs 2.973 en 2013, Bs 4.889 en 2014, Bs 9.648 en 2015, Bs 27.092 en 2016, y en Bs 40.638 para enero 2017; en un contexto donde la Canasta Alimentaria (CA) evolucionó desde Bs 4.074 en 2012, Bs 5.890 en 2013, Bs 17.230 en 2014, Bs 93.600 en 2015,  para arribar a la maléfica cifra de ¡Bs 544.990,78 en  2016!

 


Combatir la pretensión chavista-madurista de imponer una dictadura de corte comunista con “cámaras de hambre” diseminadas a nivel nacional, debe motivar un relanzamiento de aquel espíritu unitario que privó cuando el pueblo se integró con los estudiantes, la iglesia católica y militares patriotas hasta forzar la huida del dictador aquel 23/01/1958 luego de una huelga general. En el presente, urge “refrescar” esa voluntad democrática de los venezolanos hasta configurar una suerte de “FRENTE POPULAR” como un esfuerzo unitario y plural; planteamiento que en mucho coincide con lo expresado por Luis Ugalde (05/01/17): “un amplio, múltiple y coordinado Movimiento Social y Político, que confluya en un único objetivo: salir del régimen…” “que por su culpa los venezolanos estamos ante una miseria no conocida en los últimos 100 años

 

Economista Jesús Alexis González
jagp611@gmail.com     @JesusAlexisGon10      
www.pedagogiaeconomica.com
06/02/2017

Capriles comparó acciones de la Sundde con el Dakazo

El dirigente político, Henrique Capriles, manifestó su rechazo a la más reciente rebaja de productos impuestas por la Sundde, a la cual comparó con el “Dakazo” ocurrido hace cuatro años.

“Pero si a ud si le importa la destrucción de Venezuela entienda que todas estas acciones van en contra suya!La hiperinflación no se acaba con lo que están haciendo!El saqueo espontáneo o inducido traerá más crisis,especialmente para los más pobres!Allí está el famoso “Dakaso””, aseveró mediante su cuenta de Twitter.

El exgobernador de Miranda también cargó contra el presidente Nicolás Maduro, a quien acusó de llevar a Venezuela “a la ruina” con el fin de conservar el poder.

Hampones venezolanos reclutan a niños ofreciéndoles comida

En algunos sectores pobres de Venezuela, los jóvenes ya no están siendo atraídos por las bandas delictivas con la posibilidad de conseguir dinero fácil para vestirse bien o comprar el último celular de marca​,​ sino por bolsas de comida ofrecidas por las pandillas para saciar el hambre.

 

“Esto es todo un fenómeno, porque es algo que nunca antes habíamos tenido en el país, que son los delitos por hambre”, dijo desde Caracas Roberto Briceño León, director del Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV).

“Este tipo de delitos ha estado aumentando y ahora vemos cómo las organizaciones delictivas comienzan a robar comida y cómo individuos que antes no robaban ahora ya han comenzado a robar alimentos”, agregó Briceño en una entrevista telefónica.

En su último informe anual, la ONG reportó que las pandillas están aprovechándose de la situación de marcada penuria por la que atraviesan muchas familias para conseguir que nuevos integrantes se les unan.

“Las técnicas de reclutamiento, los señuelos que en el pasado solían ser objetos de moda o lujo, se han substituido por la oferta de alimentos básicos”, declara el informe divulgado esta semana.

De esa manera, “los grupos delictivos están avanzando con la conquista de miles de jóvenes que incursionan en la violencia y cuyo destino está siendo la muerte, la cárcel y la frustración de tantos sueños y esperanzas forjados por sus familias y comunidades”, sentencia el estudio.

Según datos de la ONG, las tres cuartas partes de las víctimas que mueren por la violencia tienen menos de 30 años, mientras las tres cuartas partes de los que asesinan tienen también 29 años o menos.

Con información de El Nuevo Herald

Álvarez (GPP): “Protestas por hambre reflejan que el chavismo se le rebeló a Maduro”

Salomón Álvarez, dirigente del Gran Polo Patriótico (GPP), reveló que la gran mayoría de las personas que salieron a la calle pidiendo que aparezca la comida provienen del chavismo y han decidido rebelarse definitivamente al presiente Nicolás Maduro.

“Ese pueblo chavista abrió los ojos y se ha rebelado contra un gobierno encabezado por las cúpulas del PSUV, ellos destacan por una gestión criminal, represora e incluso asociados a sectores del narcotráfico., Estamos siendo dirigidos por forajidos y eso nada tiene que ver con la revolución bolivariana”, dijo el secretario general del partido Piensa en Democracia (Piedra) por Caracas.

Develó que el Gobierno cubano tiene un control casi total de la Fuerza Armada Bolivariana (FANB), donde existen comisarios políticos subyugando a los militares venezolanos sirviendo de informantes de posibles insurrecciones contra el régimen de Maduro. “Yo como ciudadano llamó a la FANB a hacer respetar la Constitución de 1999, los cubano están atracando a nuestra nación llevándose los recursos del petróleo. Existe un secuestro del cual debemos liberarnos y la única forma es con la protesta y la unidad popular”

Concluyó haciendo un llamando a todo los sectores del país a unirse contra el Gobierno de Maduro. Además, acusó tanto la MUD  como el PSUV de ser los cómplices del desastre que vive Venezuela.. “Debemos desde las bases crear una nueva concertación para salvar al país de la garras de la narco dictadura y la invasión cubana, no podemos permitir que más niños se mueran en los hospitales y madres busquen alimentos en la basura”, indicó.

El Lord: The Walking Dead – Caracas, revienta las redes

Walking Dead.jpg

The Walking Dead – Caracas

Llegó el 2018.  Caracas, la cuna del Libertador Simón Bolívar, exhibe el peor de sus rostros, basureros y basuras, por doquier y familias enteras en situación de calle. Durmiendo sobre cartones, se observan por igual a infantes, niños y adultos.

Nuestro recorrido capitalino nos llevó por avenidas al este, centro y oeste de la ciudad. Los Próceres, cerrados, pero lucía sus calles limpias; las avenidas Victoria, Fuerzas Armadas y Urdaneta, muestran su rostro de basura pestilente y contaminante. Seguimos nuestro recorrido por las avenidas Universidad, San Martín, Wollfmer, Lecuna, la situación no era distinta a la descrita en las anteriores arterias viales.

La avenida Casanova, nos impacto. Su rostro de miseria, basura y hambre, nos recordó a The Walking Dead, la exitosa serie que ubica a la humanidad en un mundo post-apocalítico. Familias enteras durmiendo sobre las aceras, aprovechando el techo de algún local que los proteja del agua y del frío. – “¡Vamonos de aquí, me canse de observar misería!” , dijo uno de mis acompañantes , durante el recorrido de hoy 1 de enero de 2018. – “¡Aún así votan por Maduro!” – atinó a expresar el conductor de la camioneta. – “Que voto y que carajo, tu sigues creyendo en la entidad del voto y el CNE”…. ¡Pausa de silencio!

Sigan El Lord

Me siguen los buenos, a través de mi twitter  @ElLord26065942  y @Infocifras  Dios les Bendiga y depare a todos los venezolanos, un enero de 2018, de paz, alimentos y medicinas…!

MUD admite no haber “sabido acompañar en las últimas semanas” el “sufrimiento” de los venezolanos

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) hizo un ejercicio de autocrítica con un comunicado de balance de 2017 difundido este viernes 29 de diciembre, en el que reconoce no haber “sabido acompañar en las últimas semanas” el “sufrimiento” de los venezolanos, que han salido a las calles estas Navidades para protestar por la falta de comida y otras carencias.

No hemos sabido acompañar en las últimas semanas, de la forma amplia y contundente que se merecía, el sufrimiento de un pueblo que ve mermar aceleradamente sus ya difíciles condiciones de vida”, se lee en el comunicado de la Unidad, cuya falta de respuesta organizada a las protestas espontáneas de estos días. La alianza califica esto de “grave falla“.

“Es la primera que debemos afrontar y revertir“, se señala en el texto sobre los retos del año que viene para esta coalición. Según la MUD, “nunca antes en su historia republicana, Venezuela había tenido un final de año tan triste y doloroso, y un comienzo de otro tan difícil y peligrosamente incierto”.

La coalición hizo también hizo referencia a la pérdida de unas elecciones regionales y municipales de este año, en las que la oposición señaló graves irregularidades a favor del oficialismo.

“Se subestimó la estrategia de control electoral por comida (a través de los Clap) que desarrolló obscenamente el Gobierno, y se sobrestimó tanto la capacidad organizativa de nuestros equipos y maquinaria como la respuesta electoral de la mayoría de la población descontenta“.

La Unidad admite asimismo haber sido incapaz de presentar “una posición unitaria” de cara a las elecciones a alcaldesdel 10 de diciembre, a las que concurrió uno de los cuatro grandes partidos de la alianza mientras los otros tres no se inscribían al considerar que no había garantías.

“Desde el punto de vista social, Venezuela se dirige aceleradamente al despeñadero“, dice el comunicado sobre las perspectivas del país.

El texto añade que “el escenario cotidiano de los venezolanos se agrava con el paso de los días, en una desesperante lucha por niveles mínimos de supervivencia“.

“Nuestro país tiene hoy la mayor inflación del mundo y la única hiperinflación del planeta, el decrecimiento económico más severo de la región, la escasez de alimentos y medicinas más aguda de América Latina, la tasa de homicidios más alta del mundo, y es la nación más pobre en términos de ingreso de todo el continente”, detalla el documento.

Aquí puede leer el comunicado completo.

Con información de EFE

Empresa portuguesa reveló que el gobierno de Maduro aún debe 40 millones de euros por perniles de 2016

La empresa portuguesa Raporal informó el pasado jueves que el gobierno de Nicolás Maduro tiene una deuda de 40 millones de euros a varias firmas lusas por un cargamento de piezas de carne de cerdo enviado en 2016.

Mediante un comunicado, la compañía afirmó desconocer que exista un “sabotaje” de parte de la nación europea sobre las exportaciones de este producto a Venezuela, como lo afirmó el ejecutivo nacional en los pasados días ante el incumplimiento en la entrega de los Clap navideño. De las 14.000 toneladas de carne de cochino compradas en 2016 por 63,5 millones de euros a un grupo de empresas portuguesas, entre ellas la propia Raporal, aún no han sido cancelados 40 millones.

El ministro portugués de Asuntos Exteriores, Augusto Santos Silva negó cualquier responsabilidad de su Gobierno en el supuesto plan de sabotaje denunciado por oficialistas como además del propio Maduro, como Diosdado Cabello y el ministro de Agricultura UrbanaFreddy Bernal, quien acusó al gobierno de Colombia de retener 2.200 toneladas de pernil en la frontera con Venezuela.

Con información de EFE

La Vega protestó por retraso de los CLAP navideños

Vecinos de La Vega, barrio popular ubicado en el oeste de Caracas, fueron quienes protagonizaron nuevas protestas en la noche del pasado miércoles por la falta del CLAP navideño prometido por el gobierno nacional.

“¡Hambre, hambre!”, “puro engaño”, “nos robaron” y “nos ofrecieron los perniles y las cajas nunca llegaron”, son algunas de las denuncias capturadas en video por el periodista Rafael Hernández, quien se encontraba en el lugar de los hechos.

La mayoría de los manifestantes se retiraron pasadas las 11:00 p.m., por lo que solo un grupo de 40 persona siguió manifestándose. Efectivos de la PNB y una comisión del Sebin se trasladaron al lugar, en donde hubo intentos de saqueos que fueron contenidos con bombas lacrimógenas y perdigones.

El presidente Nicolás Maduro, y el dirigente oficialista Diosdado Cabello acusaron a “sabotajes” desde Portugal y Estados Unidos como la principal razón de la ausencia del pernil y de los otros alimentos en la versión navideña del CLAP.

“Nuestro pueblo tiene conciencia y entiende todas esas vicisitudes”, aseguró en cadena nacional.

 

 

Protestaron en Guarenas por falta de CLAP navideño

Vecinos de Guarenas protestaron en la noche del pasado jueves ante la falta de entrega del CLAP Navideño, prometido por el gobierno nacional si votaban por sus candidatos en las pasadas elecciones municipales.

La protesta inicó alrededor de las 8:20 p.m., cuando los habitantes de Las Clavellinas empezaron a trancar las calles, quemar escombros y tocar cacerola. Seguidamente, regaron basura en el centro de Guarenas y destrozaron algunos tarantines de los buhoneros en la Avenida principal de Menca de Leoni. La GNB, PNB, Polimiranda y Poliplaza realizaron recorridos por la ciudad para evitar más disturbios. También se reportaron manifestaciones por la misma razón en La Urbina.

De acuerdo al periodista Deivis Ramírez Miranda, el nuevo alcalde de Guarenas, Luis Figueroa, se habría reunido el día de ayer con jefes de las UBCH y Clap en colegio Luisa Cáceres de Arismendi, en donde les notificó que no había pernil ni cajas de alimentos disponibles por este año para entregar, por lo que deberán informar “oportunamente” en sus respectivos sectores. El gobierno habría negado la aprobación de más  recursos para “beneficios sociales”.

Los denunciantes adviertieron que no podrán contener el malestar social ante el incumplimiento por parte de las autoridades. El día anterior, el presidente Nicolás Maduro había prometido en cadena nacional entregar más de 10 millones de perniles y juguetes durnate las festividades.

Reportan protestas por falta de comida en Barcelona, Ciudad Guayana y San Félix

Usuarios de las redes sociales reportaron este martes, 19 de diciembre, ciudadanos protestando por la falta de comida en Barcelona, estado Anzoátegui y San Félix Cuidad Guayana, en Bolívar desde tempranas horas de la mañana.

De acuerdo al periodista Oscar Murillo, los retrasos en la entrega de las bolsas CLAP son el motivo de las manifestaciones en Ciudad Guayana. Las manifestaciones se realizaron en la redoma de El Dorado, en las avenidas Antonio de BerriosCisneros y Gumilla. No se han reportado ni heridos o detenidos por la autoridades.

Las protestas en la redoma El Dorado, exigiendo CLAP y Bono navideño por haber votado por el PSUV en las lecciones municipales, fueron más “intensas” de acuerdo a lo reportado por usuarios de las redes sociales.

La situación en Anzoátegui fue distinta, debido a que los vecinos del barrio Universitario trancaron la avenida Argimiro Gabaldón, en donde se reportó el saqueo de un camión de charcutería. Efectivos de la GNB se hicieron presentes, más no se presentaron disturbios.

Santa en las calles: La solidaria iniciativa que da comida a los más necesitados del país

Agencia AFP

“Santa en las calles” es una iniciativa surgida hace 12 años para llevar regalos antes de Navidad a las personas más pobres de la capital y otras ciudades del país

Joel Rodríguez, un indigente a quien le falta una pierna, rompe en llanto cuando un joven vestido de Papá Noel le regala comida y ropa en Caracas, un destello solidario en una Navidad apagada por la crisis.

“A veces comemos de la basura, (…), pero siempre Dios pone ángeles en nuestro camino y ustedes son los ángeles de la Navidad”, dice Joel, quien se mueve en silla de ruedas, antes de que el sollozo le corte la voz.

Varios jóvenes a su alrededor, disfrazados de elfos, payasos o con gorros navideños, lloraron con él, gritaron emocionados y lo abrazaron.

Son voluntarios de “Santa en las calles”, una iniciativa surgida hace 12 años para llevar regalos antes de Navidad a las personas más pobres de la capital y otras ciudades del país.

Dura crisis económica

Esta vez, en una Caracas sin luces ni decorado navideño, Santa y sus duendes entregaron comida, medicinas, ropa y juguetes a niños, ancianos y personas sin hogar.

Los presentes estuvieron a tono con la dura crisis económica, debido a la cual escasean los alimentos y las medicinas, y la inflación podría escalar a 2.349% en 2018, según el FMI.

“Traemos felicidad a mucha gente que con esta situación está sumamente triste, desolada. Les traemos un poquito de alegría”, dijo Francisco Ordaz, voluntario desde hace cuatro años.

“La dieta de Maduro”

Francisco doblaba ropa bajo un gran toldo en el estacionamiento de una iglesia del este de Caracas, junto con cientos de hombres, mujeres y niños que clasificaban los juguetes o preparaban emparedados de jamón y queso.

El reguetón a todo volumen animaba a los ayudantes antes de que varios hombres disfrazados de San Nicolás lideraran las caravanas de vehículos que repartieron los donativos en distintas zonas de la ciudad.

“¡A ese Santa le pegó la crisis!”; “¿Santa, estás haciendo la dieta de Maduro?”, gritaba la gente en la zona pobre de La Pastora, en el centro, al ver pasar a un joven moreno y delgado en la parte trasera de una camioneta.

Se hacían eco de una expresión popular en Venezuela para referirse a la pérdida de peso de algunas personas -documentada por las principales universidades del país- ante el desabastecimiento de comida.

En una ocasión, el propio presidente Nicolás Maduro aventuró un chiste en televisión con la frase, desatando fuertes críticas.

La inflación podría escalar a 2.349 por ciento en 2018, según el FMI
La inflación podría escalar a 2.349 por ciento en 2018, según el FMI. Foto: AFP

Pocas personas caminaban por las calles, algunas hacían fila para sacar dinero de los cajeros automáticos -el efectivo también escasea- y otros para comprar en un supermercado. La mayoría se mostraba indiferente al grito de “feliz Navidad” de Santa, y muy pocos respondían el saludo.

“Danos comida”

Mientras la caravana recorría el centro, una anciana con un vestido desgastado le gritó a Santa: “¡Danos comida!” y otra a su lado simulaba meterse un alimento a la boca.

Los niños saludaban con emoción y también pedían comida; solo algunos querían juguetes.

Pero este San Nicolás no pudo ayudarlos, pues su grupo tenía como misión llevar cajas con alimentos y juguetes a la Casa Hogar Nuestra Señora del Carmen, en La Pastora, donde unas monjas cuidan a niñas pobres.

El programa “busca sumar esfuerzos y llevar apoyo a poblaciones vulnerables, bien sea que estén en una comunidad, una casa hogar, un ancianato, un centro asistencial de escasos recursos o en las calles”, explicó Carlos Deveer, su fundador.

Inició hace 12 años cuando él y tres amigos se reunieron para repartir comida y ropa previo a la Navidad. Hoy, asegura, son más de 1.300 voluntarios.

“Que les suplan mucho de todas las cosas que necesitan para ayudar a las personas de la calle. Que Dios me los bendiga y les dé mucha salud”, deseó Rodríguez -con un sándwich y un refresco en la mano-, a sus benefactores.

 

Fedeagro: Escasez de comida en Venezuela empeorará en 2018

La escasez de alimentos en Venezuela empeorará aún más en 2018 por falta de insumos, advirtió este martes el gremio agropecuario, que considera que solo la ayuda internacional evitaría un colapso.

“El escenario para 2018 es crítico. Si 2017 fue difícil teniendo inventarios que quedaron de 2016 en fertilizantes, semillas y agroquímicos, para 2018 no tenemos nada”, advirtió Aquiles Hopkins, presidente de la Federación Nacional de Agricultores (Fedeagro).

En un discurso ante el Parlamento, de mayoría opositora, aseguró que “no hay un solo saco de fertilizante en el país”, mientras las cabezas de ganado bajaron de 11 millones por tercera vez en la historia.

El rebaño bovino solo había caído a esos niveles “en la Guerra de Independencia y en la Guerra Federal”, en el siglo XIX, ilustró el dirigente.

Según Hopkins, hoy el sector agroindustrial apenas abastece 30% del consumo nacional, tras aportar 70% en el pasado.

Citó ejemplos como el maíz blanco, que solo cubrió 25% del consumo en 2017, el azúcar (21%) y el café (30%), sostén de la economía venezolana antes de la era petrolera.
“No hay ninguna forma de recuperar la producción si no hay ayuda internacional”, sostuvo el directivo, quien pidió al Parlamento, de mayoría opositora, apoyar gestiones que realiza Fedeagro para que otros países suministren cooperación tecnológica.

Hopkins indicó que dicha asistencia implica endeudamiento, por lo que se requiere el respaldo del Legislativo y del gobierno, al que culpó por no entregar divisas suficientes para la importación de materia prima.

En Venezuela, el Estado monopoliza los dólares mediante un férreo control de cambios, y también la distribución de insumos para el agro.

El gobierno socialista enfrenta graves problemas de liquidez por la caída del precio del crudo -que aporta 96% de las divisas- y el abultado servicio de la deuda externa, lo que llevó a aplicar un drástico recorte de importaciones.

El desabastecimiento de alimentos ha alcanzado picos de 80% en los últimos años, según la firma Datanálisis.

Hopkins se quejó de que la entrega de insumos privilegie a empresas estatales, incluida una administrada por los militares, con fuerte presencia en el gobierno.

“Quisiéramos ver a nuestra Fuera Armada resguardando las fronteras, combatiendo la extorsión, el secuestro, el abigeato y los robos de fincas, y no intentando hacer lo que no sabe hacer”, remarcó.

Noviembre 28, 2017/AFP

Canal Humanitario primer punto de la oposición en negociación con el Gobierno

 

CARACAS.- La ayuda humanitaria para que ingresen a Venezuela alimentos y medicinas es el primer punto que llevará la oposición al diálogo político con el régimen que se iniciará el próximo viernes en República Dominicana, aunque el tema “crucial” es la fijación de una fecha para los comicios presidenciales en 2018.

“Es indiscutible que Venezuela agoniza (…) la ayuda humanitaria es el punto más relevante en esa agenda porque además se puede lograr muy rápidamente para que nuestros compatriotas consigan medicinas y alimentos”, dijo el abogado Juan Manuel Raffalli que forma parte de la delegación opositora para el diálogo.

Para el letrado, que dio estas declaraciones en una entrevista a la emisora privada Unión Radio, un “primer éxito” de estas conversaciones sería conseguir “con carácter de emergencia y de cumplimiento inmediato” la ayuda humanitaria.

“El segundo éxito sería la determinación exacta de la fecha electoral y unas condiciones, incluyendo la observación internacional, que nos permitan empezar a preparar lo que sería esa contienda (presidencial) con un liderazgo opositor unificado”, indicó.

Raffalli señaló que este proceso de diálogo es distinto a los anteriores que fracasaron, porque las circunstancias del país son diferentes a las que tenía hace un año cuando, asegura, el régimen usaba estas conversaciones “para ganar tiempo”.

“Pero ahora el gobierno no tiene tiempo que perder, el tiempo obra en su contra”, señaló.

Agregó que si la oposición aprovecha estas circunstancias “con estrategias, con foco y además con mucha transparencia hacia la gente”, a la hora de informar sobre los resultados, “el país podrá avanzar hacia la solución que todos queremos que es una solución electoral hacia un cambio presidencial”.

Por su parte, el también miembro de la comisión opositora, el economista Jorge Roig, indicó al mismo medio que en este proceso de diálogo el régimen de Nicolás Maduro está obligado a tener una mejor disposición que en oportunidades anteriores pues las sanciones impuestas por Estados Unidos lo han dejado sin posibilidad de maniobra.

“El Gobierno no tiene ni una tarjeta de crédito para comprar nada que le dé operatividad nada más y nada menos que a PDVSA (estatal petrolera)”, señaló al referirse a la principal empresa del país y por ello apuntó que es la Administración de Maduro la principal “necesitada” del diálogo.

Asimismo, coincidió con Raffalli en que la presencia de cinco cancilleres de la región que actuarán como observadores del proceso, garantiza que debe haber compromiso de ambas partes a que se cumplan los acuerdos.

Tanto Raffalli como Roig, así como otros personajes de sectores productivos, académicos y de organizaciones no gubernamentales forman parte de esta comisión opositora para el diálogo y han aclarado que participan en este proceso por impulsar soluciones a los problemas del país y que no tienen filiación a partido político alguno.

Además del tema de la ayuda humanitaria y las elecciones presidenciales en condiciones democráticas, la oposición lleva a esta mesa de conversaciones exigencias relacionadas con la liberación de los políticos presos y la restitución de todos sus poderes al Parlamento de mayoría antichavista.

Los miembros de la comisión pidieron a los venezolanos apostar por el éxito de este nuevo diálogo y recordaron que se trata de un “proceso” y no de una gestión que ofrece logros “en el primer día”.

 

FUENTE: EFE

Sin armas contra el hambre – José Luis Zambrano Padauy

Leí otra noticia detestable de la muerte de un niño por desnutrición. Me comprimió una sensación simultánea de culpabilidad, perdiendo el apetito al no compartir de mi mesa lo que muchos de nuestros pequeños carecen y a la vez, no utilizar con la suficiente astucia y perspicacia, los reclamos oportunos a un gobierno que se sienta a diario a disfrutar de sus suntuosos banquetes.

He llegado a la conclusión, que más allá de las pavorosas ansias de poder, a este régimen le impulsa una psicopatía desmedida por destruir todo, sin mediar en a quién se lleva a su paso. Resulta mordaz pensar en este instante en adquirir armas rusas como prioridad insalvable, que buscar subterfugios certeros para resolverle un plato de comida en las mesas de los venezolanos.

No sólo eso, además nuestro país lleva el inquietante palmarés de ser el principal importador de armas de la región. Pero lo más exorbitante de esta realidad retorcida es que, según lo señalado por el investigador Luis Pedro España, Venezuela supera a todos los países de América Latina en desnutrición crónica.

Recordemos que este socialismo descerebrado se vendió desde sus inicios como el propiciador de la reducción de las brechas sociales y el paladín salvador para eliminar la pobreza del territorio venezolano. Hoy esa diferenciación es más intensa y el sector con mayores carencias está más poblado, pues los niños y jóvenes que antes se dedicaban a la sana tarea del estudio, deben en la actualidad asumir la irremediable obligación de trabajar y contribuir con el ingreso familiar, desmigajado e insuficiente en la mayoría de los hogares de nuestra nación.

Frente a esta cruenta situación de entendimiento nacional colgado de un clavo, el perturbador anunció del vicepresidente del Área Económica venezolano, Wilmar Castro Soteldo, no sólo deja en claro que les importa un pepino el hambre de una población cansada de pretextos, sino que no desean prescindir de la represión para sus futuras acciones.

En vez de crear las bases para la edificación de una empresa de harina de maíz, ampliar las siembras de hortalizas o fomentar la producción ganadera, Castro Soteldo notificó que se espera abrir la primera fábrica de producción de fusiles Kaláshnikov en 2018, con el vil argumento de alcanzarse grandes progresos en materia de cooperación militar con Rusia.

Poco importa que los venezolanos carezcan de medicinas hasta para curarse un catarro o que Cáritas alertara que en un año, la curva de riesgo de desnutrición aguda en la población infantil entre 0 y 5 años, pasara de 8% a 14.5%. Sólo les interesa defender su revolución destornillada, implacable y compulsiva, resguardando el trono del poder que extravió el argumento democrático y que en la actualidad se hunde en una espiral de dilemas que nunca se resuelven, sino se agudizan.

Es más que insólito que el paludismo y la difteria vuelvan a ser enfermedades cotidianas, pese haberse erradicado hace más de 20 años, o que a nuestros hijos les sea imposible  consumir huevos, carne, leche o pescado, sacudidos además por la realidad imprevisible de cuántas comidas al día puedan cumplir.    

Venezuela vive una pesadilla de desvelos contrariados. Pareciera que el único empeño del gobierno es regalar aflicciones con el empaque de la mentira, demoliendo la tranquilidad del ciudadano con percances impredecibles.

Pero no se puede provocar al porvenir. No todas las jugadas pueden inclinarse a sembrar inquietudes, sobrepasando los límites de lo inconcebible. Darle ruindad al país con más privilegios naturales de esta mitad del hemisferio, en un momento dado cobrará su saldo. Cuando la tristeza se transmuta en ira, por lo general prevalecen las decisiones extremas. Por ello, resultará imposible a la postre, pedirle paciencia y cabeza fría al hambre…     

 

 

MgS. José Luis Zambrano Padauy

Director de la Biblioteca Virtual de Maracaibo “Randa Richani”

zambranopadauy@hotmail.com

@Joseluis5571

Medicina y Alimentación en Venezuela – Mercedes Montero

Desde el inicio del mandato de Hugo Chávez todas aquellas áreas en las que se destacaba la brillantez de los profesionales venezolanos fueron atacadas y devaluadas con el fin de ser suplantadas por la mendicidad intelectual y profesional de las versiones Castro comunistas cubanas. La “Medicina” fue una de las primeras áreas en ser atacadas ferozmente. El Ministerio de Salud se transformó en un organismo que dejo de cumplir con su misión, cada Ministro de Salud es peor que el anterior, los hospitales son pocilgas, los médicos cubanos que llegaron a Venezuela, además de odiar a sus pacientes, carecían de conocimientos y solo buscaban la forma de escapar hacia el también odiado “imperio” Las carencias de todo tipo de medicinas, vacunas, mantenimiento de equipos, de toda clase de insumos para mantener la higiene en los hospitales, no hay ni siquiera rayos X, no hay camas muchas veces no hay comida para los pacientes que dependen de lo que sus familias consigan, ni productos para higiene personal y ni hablar de medicinas que de conseguirse están a precios exorbitantes casi imposibles de pagar hasta para gente de clase media mucho menos para los estratos D y E de la población que están totalmente desamparados. Una estadística espeluznante es que tres de cada 10 pacientes de diabetes son amputados de pie al mes ya que no pueden ser curados por falta de los insumos requeridos.

Para colmo de males el exministro de Salud Dr. José Félix Olleta público en un reportaje que actualmente en el país hay seis epidemias: Malaria o Paludismo. Difteria, Tuberculosis, Escabiosas, Sarampión y VIH distribuidas en todo el país que suman más de un millón de personas, sin embargo las medidas tomadas por el Ministerio de Salud actual son prácticamente nulas y solo se llevan a cabo para hacer proselitismo político que comienzan por exigir “el carnet de la patria” a los ciudadanos para poder ser vacunados, incumpliendo con el deber de proteger la salud de los ciudadanos cualquiera que sea su condición social, económica y política.

En muchas oportunidades se ha hecho referencia al engaño que fue la formación de los médicos comunitarios y ahora la falta de respeto se agudiza con el proyecto de incorporar a 82 cadetes de la Escuela Militar de Medicina para ser formados como médicos en dos años! Por supuesto médicos que fueron ministros de Salud, representantes de las Facultades de Medicina de las verdaderas universidades han lanzado la voz de alerta sobre tamaño disparate, ya que, los estudios básicos de Medicina se hacen en cinco o seis años. Que pueden aprender esos cadetes en dos años? El hecho de graduarlos como médicos no es solo engañarlos a ellos, sino que también es una inmensa irresponsabilidad, es transformar a esos cadetes en unos matasanos.

En la Venezuela de hoy lo que hay es un exterminio de la población, los que sufren las más severas consecuencias de la Crisis Humanitaria del país son los niños menores de cinco años. El pueblo venezolano siempre solidario, por mucha caridad que hace no puede darse abasto ante la hambruna, la insalubridad que agudiza el hambre, la inseguridad que diezma, y la falta de medicinas que no se encuentran que de ser encontradas tienen un precio exorbitante. La semana anterior dos personas que habían recibido trasplante de riñón murieron debido a la falta de antibióticos.

Los lectores deben saber lo siguiente: fuera de las fronteras de Venezuela, en distintos países, hay galpones con alimentos y medicamentos, estructuras logísticas y sistemas de transporte listos para iniciar una operación de ayuda humanitaria masiva, que podría alcanzar a millones de familias, en todas las regiones. Pero esa ayuda no podría entregarse al gobierno ladrón. Porque ocurriría lo mismo que con el resto de los bienes nacionales: se la robarían, la revenderían, la convertirían en insumos para las redes de bachaqueo. Incluso, podrían usar la ayuda humanitaria para chantajear a los ciudadanos, tal como ocurre con las bolsas CLAP y el carnet de la patria.

La ayuda humanitaria que podría ingresar a Venezuela, como es característico de estas operaciones, provendría de gobiernos, multilaterales, ONG y empresas. No podría entregarse sin la supervisión de técnicos y profesionales, y no podría ser recibida sin la intervención de la Iglesia y la sociedad civil organizada, para que en conjunto sean garantes de su distribución, justa y transparente. Las protestas y todas las formas de lucha de los demócratas deben insistir en este punto. Mientras más rápido se establezcan los canales humanitarios, más vidas serán salvadas. La lucha contra las políticas del hambre es, por encima de muchos otros objetivos, no solo una causa política y moral, sino la más básica de las exigencias humanas.

La matrícula escolar ha bajado, los padres no se pueden dar el lujo de enviar sus hijos a la escuela, sencillamente porque en el caso de tener dinero para pagar transporte, no tienen dinero para comprar alimentos y cuando consiguen algún dinero para adquirirlos solo les alcanza para harina y alguna hortalizas, no se pueden dar el lujo de comer proteínas, la carne, el pescado y hasta el pollo son un lujo al que no pueden acceder. El peso y la talla de los niños se han visto reducido. El abandono infantil se acrecienta cada día.

Quienes se dedican a hacerle seguimiento a la gravísima crisis humanitaria que padece Venezuela no pueden entender como la Fundación para la agricultura y alimentación (FAO) puede ser tan increíblemente hipócrita al decir que Venezuela merece u n premio por la forma que ha atacado el hambre, debe ser que para tal organización la muerte por inanición en la solución del hambre que castiga sin piedad a los venezolanos empezando por los más vulnerables, los bebes hijos de madres desnutridas y los niños venezolanos de todas las edades cuya fuente de alimentación son las sobras por las que pelean con adultos en los basureros de las calles. Las organización es no gubernamentales (ONG) que prestan ayuda están copadas y muchas han tenido que cerrar con el dolor de su alma.

Esperamos que quienes clamamos por justicia seamos oídos no es posible seguir viendo el desastre ocasionado por la innegable Crisis Humanitaria que hay en el país y guardar un silencio cómplice de tal crimen.-

“Teticas” de comida, la última opción de compra en la crisis venezolana

EFE – Venezuela es el país del mundo con mayores reservas de petróleo, pero el empobrecimiento de sus habitantes les ha abocado a comprar cucharadas de comida para intentar burlar una escasez de alimentos que se ha agravado en los últimas semanas, cuando la economía entró en una espiral hiperinflacionaria.

Productos de consumo diario como el café, la harina, la leche y el azúcar son ofrecidos ahora en bolsitas que pesan entre 50 y 150 gramos, cuyos precios suben cada día en los puestos ambulantes de los barrios populares al margen de las regulaciones impuestas por el Gobierno de Nicolás Maduro.

En la populosa redoma de Petare, ubicada en la barriada caraqueña del mismo nombre, varios buhoneros venden cuatro cucharadas de azúcar por 4.000 bolívares, (poco más de 1 dólar según la tasa oficial de cambio más alta).

Con este precio, un venezolano que como la mayoría de los trabajadores y todos los pensionistas del país perciba al mes el salario mínimo (53 dólares) gana por día el equivalente a 6 cucharadas de azúcar.

Los revendedores, conocidos en el país sudamericano como “bachaqueros”, ofrecen otros productos como el café en bolsitas de menos de 50 gramos a dos, tres, cuatro o cinco bolívares, dependiendo de su peso.

Esta forma de comercio se viene registrando en el interior del país desde hace meses y se ha extendido en mercados del este y oeste de la capital venezolana en las últimas semanas, al mismo tiempo que el Parlamento, de mayoría opositora, informaba de una inflación anual acumulada hasta octubre de 825%.

Otros productos como el champú y el jabón de tocador también han engrosado la oferta del mercado liliputiense venezolano, que arrancó con ítems del consumo directo y ahora incluye algunos de higiene personal.

El champú, el jabón y el aceite vegetal, por ser líquidos, son entregados al comprador en pequeñísimos envases de menos de 250 mililitros y en ocasiones con tapas o sellos improvisados.

En medios locales han circulado varias denuncias de supuestos fraudes con estos productos, por parte de oportunistas que ofrecían aceite de cocina ya usado o cal en lugar de harina de trigo.

Las autoridades no han hecho pública ninguna detención por casos como estos, que han sido expuestos en estados como Zulia y Trujillo, ubicados en el oeste.

La llamada revolución bolivariana ha establecido un control de precios sobre productos de consumo diario como el café, la harina, la leche y el azúcar, generalmente escasos en los supermercados, donde la ley que limita el margen de beneficios se aplica vigorosamente.

Para acceder a estos alimentos los venezolanos pasan a diario horas en colas frente a los establecimientos que expenden de forma racionada la harina, el azúcar, la leche o el café y otra decena de productos regulados que cada vez llegan con menos frecuencia a estos lugares.

Al calor de este desabastecimiento, el mercado de los “bachaqueros” no para de crecer en toda la geografía nacional, e introduce ahora esta mutación minimalista del comercio para seguir siendo accesible a los bolsillos de los venezolanos, cada día más pobres.

Con todo, la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC), un órgano señalado de fraudulento por buena parte de la comunidad internacional, prepara una ley de “precios acordados” que buscará armonizar la relación entre el Gobierno y los comerciantes “mediante el diálogo y la corresponsabilidad”.

La parte del texto que ya fue discutida por el pleno chavista indica que se buscará también “garantizar” la disponibilidad de productos y servicios “priorizados”, algo que ya ha intentado sin éxito el oficialismo durante el quinquenio que ha gobernado Maduro.

Aunque el Gobierno habla de incentivar la producción nacional, este año ha disminuido la inversión en este sentido igual que las importaciones en medio de la acupuntura en la asignación de divisas que ha aplicado el chavismo, que tiene el monopolio en el flujo de las monedas extranjeras desde 2003.

Mientras tanto, crece el número de venezolanos que ve en los alimentos de bolsillo la última opción de comprar comida. Este es el punto fronterizo hacia la indigencia o mendicidad, otras listas que tampoco detienen su crecimiento en medio de la crisis.

“Sin pernil y con hambruna”: Así proyectan productores la navidad en Venezuela

Las cifras no mienten: la producción porcina del país es nula y las medidas adoptadas por el gobierno de Nicolás Maduro para que reaparezca la proteína “al precio que sea” son insuficientes, mientras la escasez de dólares impide la mágica importación que mitigaba los efectos.

 

Carlos Zapata | Reporte Católico Laico

 

Caracas.- 14 millones de toneladas de pernil consumen los venezolanos entre el 15 de noviembre y el 31 de diciembre. Pero en 2016 sólo se pudieron producir 3 millones, mientras que parte del resto fue importado para mitigar los efectos dela escasez y la paralización del aparato productivo. Sin embargo, para 2017 la producción es nula y el gobierno de Nicolás Maduro no cuenta con divisas para importar.

Lo afirma Nicolás Espinoza, productor agrícola y abogado excepcionalmente bien informado sobre el tema y quien asesora a no pocos organismos e instituciones, incluidas algunas de acción social de la Iglesia Católica.

En conversación exclusiva con Reporte Católico Laico, el especialista explica que en la nación sudamericana solamente se cuenta con “reserva de comida para diez días”. Es decir, que en los próximos días “se comenzará la distribución directa, porque no hay nada almacenado”.

Entre los rubros menos afectados figura la carne, tras el aumento aceptado por el gobierno luego de la reunión con productores.

El pasado 8 de noviembre la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) fijó nuevos precios de hasta Bs. 80 mil el kilo de carne de res en una maniobra desesperada para frenar la desaparición del producto en anaqueles.

Sin embargo, incluso un eventual aumento de precios no será medida suficiente para hacer aparecer el cerdo, por lo que “no habrá pernil en las navidades venezolanos. A menos que sea importado, y el default demuestra que no hay cómo traer el producto”, advierte Espinoza.

El productor recuerda además que en el año 2016 se alcanzó un tope máximo de 3 millones en la producción cárnica, pero el resto –más de 11 millones- fue importado. No obstante, insiste en que la producción actual “es cero” por lo que la proyección natura es “hambruna”.

La situación con la carne vacuna y bovina ya había sido advertida por el presidente de la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga), Carlos Albornoz, quien confirmó que la Sundde les envió un comunicado donde especificaban los nuevos precios, tras la reunión con funcionarios de gobierno.

Pero en hay casos en los que un acuerdo no bastará para resolver el problema o superar la contingencia. Uno de ellos tiene que ver directamente con las aves. Y es que un alimento básicos en la dieta del venezolano y por ende referente de la inflación y la pérdida del poder adquisitivo es el  huevo, cuyo precio ya supera los 60 mil bolívares el cartón de 30 unidades.

Bastó un mes, treinta días, para que precio pasara 15 mil a 60mil, el doble… y para que comenzaran a venderlo en presentaciones de apenas seis unidades o incluso detallado.

Hace un año el mismo cartón tenía un precio inferior a los 2.500 bolívares, aunque ya a finales de 2015 fijaba el Gobierno la regulación de su precio en 420 bolívares, un tercio del monto en que se vendía entonces el producto.

Consultado acerca del porqué de esta situación, explica Nicolás Espinoza que en 2015 contábamos en Venezuela con 16 millones de aves ponedoras. Mientras que en 2017 hay tan solo 4 millones. Por eso el cartón está ya en los 60 mil bolívares. La política económica del gobierno está dirigida –sostiene- “a desmantelar el aparato productivo nacional”.

La diferencia con el ganado cárnico estriba en que “el bovino lo puedes sostener en potrero, con pasto, mientras que no puedes sostener con pasto las gallinas, las aves ponedoras ni los cerdos, porque ellos se alimentan con base al alimento concentrado, y éste tiene como base una materia prima importada que es la que no llega”, explica.

 

“Si no hay harina para los ciudadanos, menos habrá maíz para los animales”

Tampoco hay pollo. Y el que hay no cubre la demanda. La razón, explica el productor, es que “no hay alimento concentrado para darle. No hay una alimentación que lo sustente. La soya es un ingrediente, pero hay varios componentes importados. No hay maíz ni para los ciudadanos. Si no hay maíz precocido, menos va a haber maíz para los animales. Y hay productos como la soya que es importado por el gobierno”.

Considera que es un proceso de deterioro que viene desde hace más de ocho (8) años. Indicó al respecto que en 2016 “no se notó” tanto porque se podía importar “un poco más y porque había mayor producción”. Pero advirtió que cada año “sigue creciendo la contracción económica en cuanto a la producción y cada año hay menos divisas para importar”.

Explicó igualmente que la desaparición de las divisas ha sido el elemento clave y diferenciador en esta coyuntura en particular. Al respecto, sostuvo que “ese fue el juego de Chávez: tú destruyes el aparato productivo y resuelves esos problemas con petróleo, con dólares: ¡importa y listo!”.

Ahora bien: ¿Por qué destruir el aparato productivo venezolano? Esto responde Nicolás Espinoza: “Para doblegar, porque la idea de destruir un aparato productivo es poder montar uno a la medida; acabar para montar con cooperativas y consejos comunales que se supone iban a sustituir a la agroindustria en la producción primaria, pero conocemos los resultados: esos intentos todos fracasaron, quedaron como un instrumento para bolsas del CLAP, y es una manera del gobierno de controlar a la población con una bolsa de comida de la que dependen”.

Un total de 500 millones de dólares es el volumen de reservas para dar respuesta. Un monto insuficiente incluso para cubrir el pago de 650 millones de dólares que implicó la calificación de default por parte de las empresas financieras evaluadoras de riesgo.

“Y no pagaron porque no tenían liquidez, así que el problema es además financiero. Sin embargo, con un gobierno de transición se podría refinanciar la deuda, pero están actualmente en medio de un grave estrangulamiento financiero”.

La compleja situación se agrava cuando se toma en consideración que “no hay divisas para importar, tal como lo demuestra la situación de default, ni vías alternas de financiamiento, lo que impide que se pueda completar la demanda de proteína cárnica en la nación”.-

“El gobierno de Maduro quiere someter al pueblo con hambre”

“No existe diferencia entre lo que piensan los obispos de Venezuela y lo que piensa el Papa”, aclaró el presidente de la Conferencia Episcopal del país, tras encontrar a Francisco.

“El gobierno quiere mantenerse a toda costa, a costa incluso de la vida de cualquiera”. Habló claro, Diego Padrón Sánchez. El arzobispo de Cumaná y presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, se mostró convencido que la administración del presidente Nicolás Maduro tiene como objetivo someter al pueblo con hambre y escasez de medicinas. Esto lo dijo tras la reunión de urgencia que él y otros pastores sostuvieron este jueves con el Papa en el Vaticano. Francisco aseguró estar constantemente informado de la situación y lamentó las muertes producto de las protestas en el país sudamericano.

 

“Se conmovió mucho de nuestra descripción de los casos que tuvimos en estos últimos días y nos ofreció su apoyo total, su ayuda”, reveló el clérigo, en declaraciones a un grupo de periodistas tras una audiencia de 50 minutos con el pontífice en el Palacio Apostólico del Vaticano. En el encuentro estuvieron los vicepresidentes de la CEV: José Luis Azuaje y Mario Moronta; el secretario general Hugo Basabe así como los cardenales Jorge Urosa Savino y Baltazar Porras, presidentes honorarios.

 

Durante la cita, los prelados entregaron a Jorge Mario Bergoglio un expediente con las historias de los 70 muertos en las manifestaciones de las últimas semanas contra el gobierno de Maduro y un estudio sobre la desnutrición en varias regiones del país.

 

“Nosotros no representamos ninguna parcialidad, no queremos estar de parte del gobierno o de la oposición, a nosotros nos interesa ayudar al pueblo. Nosotros vinimos a presentarle al Papa la situación del pueblo venezolano, de los que están cerca del gobierno o disienten, no tenemos en este sentido ninguna diferencia”, precisó.

 

Lamentó que no se pueda confiar en palabra del gobierno, porque muchas veces señala cosas públicamente que después no se concretan en la realidad. Lamentó la negativa de la administración de Maduro a aceptar que se abra un canal humanitario, para permitir que medicinas y alimentos entren al país, porque –precisó- quiere mantener la imagen internacional del gobierno y no quiere que su pueblo aparezca ante el mundo como uno que tiene muchas necesidades.

 

“El gobierno quiere mantenerse en el poder a toda costa, tiene la voluntad de tener un pueblo sometido, callado, que no proteste y esto lo logra sin comida, sin medicinas, tenerlo ocupado en las necesidades de todos los días: un pueblo enfermo, con hambre, que sufre no se alza contra nadie”, disparó.

 

Recordó que el proceso de diálogo, abierto a finales de 2016 gracias a la mediación del Papa Francisco, actualmente no existe. Subrayó que si se quiere reabrir el diálogo se deben cumplir los cuatro puntos indicados por el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, en una carta que envió al gobierno y la oposición el 1 de diciembre de 2016. Esas peticiones son: apertura de un canal humanitario, respeto a la Asamblea Nacional, la liberación de los presos políticos y un camino electoral.

“Esa sigue siendo la carta magna para cualquier diálogo. Hoy diálogo en Venezuela significa escuchar al pueblo y tener un gran respeto por las decisiones del pueblo, por eso pedimos un referéndum consultivo antes de la Asamblea Nacional Constituyente, sin eso no tiene sentido la asamblea que será determinada por el gobierno”, añadió.

 

De todas maneras, Padrón se mostró escéptico sobre el camino electoral, porque el gobierno fijó dos fechas electorales próximas: una en julio, para los legisladores que cambiarán la Constitución y otra en diciembre. Calificó esta decisión como una “trampa del gobierno” porque una vez cambiada la Carta Magna se anularán las elecciones de diciembre. “Esa fecha es para la imaginación del pueblo, para que crean que habrá elecciones, pero nada más”, anticipó.

 

Señaló que la solución a la crisis es que, “cuanto antes”, el gobierno admita que sus políticas son erradas y que reconozca las necesidades del pueblo. “Si al gobierno no le gusta usar la palabra canal humanitario podríamos usar otra como solidaridad fraterna, pero lo que no podemos negar es la realidad, que el pueblo tiene gran necesidad de alimentos, de medicinas, y que mucha gente está muriendo por ello hoy”, ponderó.

 

Precisó que el Vaticano “apoya completamente” a los obispos en su condena al intento de reformar la Constitución, quienes calificaron a la iniciativa presidencial de “innecesaria” porque “no es lo que el pueblo necesita”. “El pueblo necesita que se le respete su dignidad y su derecho a la manifestación”, apuntó. Además, consideró posible que el Papa convoque una colecta mundial por Venezuela, aunque aclaró que en la reunión no les habló de eso.

 

“Ahora todo el pueblo sufre por igual, no se trata de colores o ideologías, todos sufren la falta de comida, la falta de medicinas, la inseguridad y la zozobra, piensen que tenemos dos meses de continuas manifestaciones con 70 muertos por la violencia, eso nos alarma a nosotros y creemos que alarma al mundo entero, realmente estamos muy preocupados”, insistió.

 

“El Papa tiene un gran radio de acción, no sólo por todos sus contactos sino por el valor de su palabra ante los gobiernos y los pueblos, por eso puede hacer mucho por Venezuela, confiamos que con esa visión internacional podrá ayudar a nuestro país”, constató.

ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO/VaticanInsider.es

(Vídeo) De la ficción a la realidad: “Por estas calles” profetizó la llegada de los CLAP

Por estas calles, la recordada novela producida por RCTV en la década de los 90, pasó a la historia de la televisión venezolana por su manera de narrar la vida de los ciudadanos, afectados por la corrupción y demás problemas, en los años previos a la llegada de Hugo Chávez a la presidencia de la República.

Usuarios de las redes sociales viralizaron el siguiente vídeo, en el que muestran al personaje Marco Aurelio Orellana (Don Chepe), interpretado por Héctor Mayerston (QEPD), ofreciendo cajas de alimentos a los ciudadanos que votaran por el durante su campaña para una gobernación.

Hace más de 20 años, cuando Nicolás Maduro era un sindicalista en el metro de Caracas, Por estas calles advirtió de la práctica populista que el mismo ha implementado desde el año pasado para “combatir el hambre” en el país.

https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2FLosBenjaminsVe%2Fvideos%2F1721961364779140%2F&show_text=0&width=560

 

Mueren tres menores desnutridos en el Hospital Central de San Cristóbal

Tres niños desnutridos perdieron la vida hace un mes en el Hospital Central de San Cristóbal, denunció la presidenta de la Sociedad de Pediatría y Puericultura de Táchira, Lorena Acosta.

“Todos los pacientes que ingresan al Hospital Central de San Cristóbal tienen algún grado de desnutrición. Hace un mes tres niños fallecieron por desnutrición”, indicó la pediatra al diario El Nacional. Advirtió que hay más menores que se encuentran bajo tratamiento debido al déficit de nutrientes que presentan.

Acosta señaló que, por primera vez ejerciendo su profesión, trató el caso de una niña de nueve meses con pelagra, enfermedad causa por falta de vitaminas, producto de una mala dieta.

De acuerdo con el último reporte de Cáritas Venezuela, la proporción de niños desnutridos aumentó de 54% a 68% entre mayo y agosto del presente año.

 

Alertan que escasez de comida causa problemas familiares

Organizaciones no gubernamentales que asisten a niños en situación de vulnerabilidad social y problemas nutricionales alertaron hoy acerca de la crisis familiar que sufren buena parte de los hogares venezolanos por la dificultad para acceder a los alimentos.

La coordinadora de la Fundación Amigos del Niño que Amerita Protección (Fundana), la psicóloga Ninoska Zambrano, dijo a EFE que la incapacidad de las personas de escasos recursos para acceder a los alimentos “ha hecho que exploten por distintas vías conflictos intrafamiliares que antes se veían en menor medida” en Venezuela.

Comenta que a Fundana llegan, con cada vez más frecuencia, casos que podrían ser tipificados como delitos, pues se presentan familiares con niños que han sufrido golpes y quemaduras como castigo por comer más de lo que se les había autorizado en el hogar.

“Muchos de estos padres desesperados tienen unas maneras de administrar la comida sumamente menguada pero que ellos consideran que es lo que pueden hacer para darles alimento”, dijo Zambrano, que señaló que los adolescentes suelen ser los más maltratados por ser esa una de las etapas de la vida que más alimentación demanda.

 

La psicóloga indica: “Puedo decir ahora que el 50% o más de las familias que estamos recibiendo están viniendo con algún nivel de dificultad para alimentarse, o los niños presentan desnutrición leve o algunos con alguna situación más delicada”.

Fundana cuenta con albergues con capacidad para unos 130 niños de hasta 6 años en situación de abandono o riesgo y Zambrano señaló que muchos de los que han recibido en los últimos meses tienen problemas de nutrición y otras afecciones asociadas como dermatitis e infecciones de varios tipos.

El abogado Leonardo Rodríguez, director de la asociación civil Red de Casas Don Bosco, a la que pertenecen diez casas que dan cobijo a más de 1.300 menores en todo el país, señaló que “todos los días” llegan adultos buscando a sus hijos porque éstos se han ido de sus casas y desconocen el paradero.

También llegan padres que le piden a Rodríguez permitir que su hijos se quede a vivir en una de las casas Don Bosco porque no tiene cómo alimentarlos.

“Llevamos por lo menos seis meses exigiéndole al (estatal) Instituto Autónomo Consejo Nacional de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes (Idenna) que construya un plan nacional para la protección de los derechos de los niños en situación de riesgo, ese plan nacional no existe”, dijo Rodríguez a EFE.

El abogado pidió que “se cierre el chorro que está produciendo que estos niños vayan a la calle” y para ello, dijo, se requiere un plan nacional de atención a la familia y a los chicos que ya dejaron el hogar.

EFE

La banalización del hambre – Ramón Peña

Desde la llegada de este régimen, las necesidades alimenticias de los venezolanos han sido tratadas con un repertorio de subterfugios ideológicos, ignorancia, displicencia e interés pecuniario.

Desde el jugoso Plan Bolívar 2000, primera cornucopia para generales en pretendida función social, no han cesado inútiles operativos y ocurrencias para cubrir las carencias alimentarias. Con la manidas consignas federalistas del SXIX de tierras y hombres libres se tomaron fincas, muchas de ellas productivas, que pronto terminaron convertidas en yermos conucos bautizados como fundos zamoranos.

 Desconfiado de los inversionistas venezolanos del campo, Hugo Chávez escogió negociar  con los rusos el desarrollo de las plantaciones plataneras del Sur del Lago de Maracaibo. Nunca más se ha hablado del magno proyecto. En otra ocasión, luego de un viaje al África, anunció un gran desarrollo de oleaginosas, sin percatarse de que la materia prima a sembrarse, palma africana, era cuestionada por sus nocivos efectos para la salud.

A la usanza cubana, estatizó plantaciones y centrales azucareros de larga tradición en todo el país, la mayoría de los cuales han terminado en herrumbrosas instalaciones y los venezolanos en penosa dependencia del azúcar importado.

 Con un sentido casi bufo de cómo cubrir la devastación del agro provocada por su socialismo castrista, a Chávez se le ocurrieron disparates -aplaudidos por sus acólitos- como los gallineros verticales,  la ruta de la empanada, la areperas socialistas, entre otros.

 Hoy, con menos imaginación que su antecesor, el Golem gobernante anuncia la solución para combatir el hambre y proveer proteínas al pueblo: criar conejos en cada hogar del país.  Así de simple, sin mediar consideraciones de ningún orden, como el mago que saca el conejo de la chistera, asesorado por un ex policía trasunto en experto ministro de agricultora urbana. De nuevo la burla, la banalización de una tragedia colectiva.

Venezolanos perdieron un promedio de 8 kilos durante 2016

De acuerdo a un estudio del Observatorio Venezolano de la Salud (OVS) y de tres universidades del país, los venezolanos promediaron una pérdida de 8 kilos durante 2016 gracias a la escasez de alimentos e inflación en los precios de los productos, factores principales que ocasionaron un descenso notable en el consumo de nutrientes básicos.

La pérdida de peso no se ha detenido, y anticipamos que este año va a ser mayor“, dijo a Efe Pablo Hernández, nutricionista del OVS, quien advierte que cada vez son menos los venezolanos que pueden comprar carne, pescado, leche o productos de harina de maíz como la arepa, alimento tradicional del país.

La falta de alimentos se observa en el aspecto físico de los ciudadanos, por lo que cada vez es más común encontrarse a personas delgadas en las diferentes calles del país. “Aquí se usaba a partir de la 28 hasta la 42, 44, pero la 40, 42, 44 ya no las piden mucho. Ahora se pide hasta la 38”, contó a Efe la encargada de una compañía de uniformes para obreros ubicada en Caracas.

Crece la desnutrición infantil

La pérdida de peso también afecta a los más pequeños, por lo que en el Centro de Atención Nutricional Infantil Antímano, propiedad de empresas Polar, denunciaron la grave situación. “En 2014 atendimos 73 niños con desnutrición grave, y en el 2016 a 180″, comentó a Efe la pediatra Mariana Mariño, gerente de salud del centro, en donde atienden anualmente a a 3.000 niños y a 250 madres embarazadas de zonas populares de la capital.

Estos niñitos que nosotros estamos viendo con desnutrición aguda o crónica van a generar una población de niños con talla baja, con retardo en el crecimiento, y eso a su vez está asociado a muchas otras cosas como capacidad de trabajo del adulto, la parte psicológica”, asevera. La mayoría de infantes con desnutrición grave cuentan con dos años de edad.

Mariño recomendó reemplazar la carne de origen animal con tubérculos, cereales y granos. Mezclar el maíz con frijoles y a la yuca o papá con una cucharadita de queso rayado también es otra opción.

Un kilo de pollo está a 15.000 bolívares, y la carne (ternera) está aún más cara)”, explica Leinamar Sarmiento, cuyo hijo, Brian de siete años tiene problemas de crecimiento.

Los ingresos están lejos de alcanzar 

El Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros revela que una familia venezolana promedio necesitaba casi 1.000.000 de bolívares el pasado julio para abastecerse con las calorías necesarias. El sueldo mínomo El organismo tasa el sueldo medio del país en 93.000 bolívares.

Carlos Valero se la canta a Maduro y su combo del hambre: Ollas Vacías

Esta es parte de la realidad económica que vive Venezuela. El diputado a la Asamblea Nacional Carlos Valero, se la vuelve a cantar, por la calle del medio, a Maduro y su combito del Hambre: las ollas vacías

“En Venezuela, los basureros se han convertido en lugares para comer”: Padre Salomón

 

La denuncia la ha hecho el padre Víctor Salomón, un sacerdote que trabaja en la Arquidiócesis de Caracas.

Los vertederos de basura se han convertido en «un lugar frecuente para que la gente coma» en Venezuela, denunció el padre Víctor Salomón, un sacerdote que trabaja en la Arquidiócesis de Caracas, lamentando la creciente crisis económica y política de la nación .

«Hay muchos sufrimientos», explicó. «Esto ha sido algo ahora comúnmente visto. Es realmente algo muy doloroso porque la gente está realmente en gran necesidad».

Los disturbios han aumentado en Venezuela en los últimos años, como consecuencia del desempleo, la escasez de alimentos y medicinas, y las políticas autoritarias del presidente Nicolás Maduro.

Los controles de precios en 2003 causaron que las tasas de inflación se dispararan disminuyendo el acceso de los alimentos y medicamentos a la población. Las pocas políticas socialistas han afectado un estimado de 160 productos, que mientras permanecen a precios regulados, automáticamente son barridos y vendidos en el mercado negro a una tasa de inflación de tres dígitos.

Intento de disolución de la Asamblea Nacional

Las protestas han fluctuado desde la muerte del presidente Hugo Chávez en 2013, pero ganaron aún más fuerza después de que los líderes de la oposición fueron arrestados el año pasado y el presidente Nicolás Maduro para obtener más poder intentó disolver la Asamblea Nacional en Marzo de este año.

La Asamblea Nacional está mayoritariamente en manos de la oposición luego de que el gobierno sufriera una derrota aplastante en las últimas elecciones y hoy cuenta con el rechazo de más del 80% de la población, según reconocidas encuestadoras.

La convocatoria de una Asamblea Constituyente agrava la situación

Hablando con la CNA, el padre Salomón explicó que la represión se ha intensificado desde que el presidente Maduro anunció la convocación de una Asamblea Constituyente.

A ese respecto, dijo que «algunas escenas muy dolorosas han salido a la luz, por ejemplo, vehículos blindados que atropellan y pasan por encima de algunos de los manifestantes, o incluso personas de la Guardia Nacional con una represión nunca antes vista, disparando a quemarropa a los que están Protestando. Es muy doloroso».

El sacerdote dijo que los venezolanos no quieren más violencia, escasez o «más violaciones a la Constitución y los derechos humanos».

¡ Fusil Por Canilla de Pan! Victor Manuel García Hidalgo

Salgo con Antonieta, mi esposa,  tenemos que hacer varias diligencias en la tarde de hoy. En el andar recorremos varias urbanizaciones del Municipio Chacao: Altamira, La Castellana, El Rosal y el casco central de Chacao, entre otras. Dónde vemos una panadería, paramos de inmediato y preguntamos por el bollito de pan, más coloquial: “la canilla”.  En todos los comercios nos rebotan con la misma frase:  “¡No Hay Pan!”. – Así, sin anestesia- .

Imagino que tantos clientes llegan preguntando lo mismo y buscando la “desaparecida canilla” o  bollo de pan, que en los comercios del ramo, ya se ven gigantografías donde se lee: “No Hay Harina”.

Terminamos las diligencias y nos queda “Tentazzione” en Los Palos Grandes. – “¡Tal vez Enrico, tenga algo de ambrosianas o pancito dulce!” – exclama mi amada, con cierto tono de resignación. ¡Bingo! Encontramos un pancito relleno de Guayaba, a un solidario precio de Bs. 3.600. Se está cumpliendo mi pronóstico desde que cumplía “Casa por Cárcel” y les decía a los policías en apostamiento: “muchachos,  prepárense porque va a llegar un momento, en que vamos tener efectivo, pero no vamos a comprar ni un bollo de pan”. ¡”Dicho y Hecho”! 

Ya en casa, reviso el portal de noticias Infocifras.org, observo y leo las noticias subidas por el periodista de guardia Ángel Rivero, entre todas hay una que me llama poderosamente la atención y cuyo título me sorprende mucho más: “Maduro aprobó recursos para que cada militar tenga un fusil“.

 Una vez procesada la noticia en nuestro disco duro cerebral y con la tolerancia que nos caracteriza,  pienso en voz alta:  ¡llegará el momento que cambien el fusil por un bollo de pan”!  Antonieta que estaba revisando su ordenador, lanzó en  tono subido una expresión sonora: ¡Queeee! Lo cierto es que aun trato de saber si se trató de una adverbio interrogativo en cuya é lleva tilde o más bien, era un pronombre invariable en su acepción de conjunción expletiva, la cual no lleva tilde en la vocal “e”.

Ya evadido de la trampa gramatical de mi laberinto idiomático, me pregunto – “¿Hasta cuando Maduro?” – ¿Si no has podido poner una canilla de pan bajo el brazo de un padre o madre de familia, vas a poner un fusil en el hombro de cada miliciano? -¡Por Dios!-

Víctor Manuel García Hidalgo

Es Comunicador, Locutor y Escritor. Especialista en Investigación de Opinión Pública y Mercados.

  • Presidente de la Sociedad Democrática A.C., para el trienio 2017 – 2019

– Preso Político  3 años, 5 meses y diez días, privado de libertad, víctima del oprobio y la aberración judicial, que impera en Venezuela. En libertad plena, desde el 11 de agosto de 2016.

– Editor de Infocifras.org  – victorg197@gmail.com

Presidente de Cifras Encuestadora (CE.CA); de Cifras Online C.A. y de CECA Consultores C.A.

Premio Internacional de Literatura Pablo Neruda. Año 1994

Director del Despacho de la Alcaldía de Caracas, con el Alcalde Claudio Fermín

Presidente Fundador de la Juventud Bolivariana de Venezuela

Presidente del Comité Internacional Preparatorio del XII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, celebrado en Moscú, URSS en el año 1985.

 

Markomusica dispuesto a combatir el hambre en Venezuela (+Video)

El publicista y comediante venezolano, Marco Pérez, iniciará una jornada el próximo domingo para luchar contra el hambre infantil en Venezuela, según reseñó en sus historias de Instagram.

“El domingo anuncio, junto a varios panas, medidas para ayudar de inmediato en lo que podamos a los niños en caso de desnutrición en Venezuela, es hora de actuar individualmente a las masas”, escribió en un post por el mismo canal.

Acto seguido, especificó en una nota de voz: que no nos deje dormir en paz, que no tengamos sueño ni un segundo por todos los niños en Venezuela que no pueden comer 2 ni 3 veces y a veces no pueden hacerlo ni una sola vez en el día. El domingo, voy a lanzar un anuncio y les pido que me ayuden en masa para que creemos soluciones reales.

Adiocionalmente, escribió en una historia que tanto el chavismo como el caprilismo son exactamente lo mismo porque ninguno sirve, refiriéndose a que no aportan soluciones al problema real.

 

 

Ángel Rivero.

Emergencia por hambre declara el Parlamento venezolano

 

El Parlamento venezolano acusó hoy al Gobierno de Nicolás Maduro de haber creado las condiciones para que los venezolanos enfrenten en la actualidad una “hambruna”, y declaró la “crisis humanitaria alimentaria” al tiempo que indicó que pedirá ayuda internacional.

La mayoría opositora de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) aprobó de forma unánime la “Declaratoria de crisis humanitaria en materia alimentaria en Venezuela” después de que varios diputados expusieran las razones por las cuales se culpa a la Administración de Maduro de llevar a los venezolanos a comer desperdicios.

basurarev

3 millones de venezolanos comen a diario en basureros

“Uno de cada diez niños de Venezuela está sufriendo de desnutrición, uno de cada dos venezolanos come menos de dos veces al día”, dijo el diputado Carlos Paparoni, quien agregó: “Tres millones de venezolanos están comiendo de la basura”.

Según Paparoni, el hambre que se observa hoy en Venezuela responde “al legado de las expropiaciones” de empresas privadas, una política que se inició con el Gobierno del fallecido Hugo Chávez (1999-2013), período en el que se expropiaron 1.190 organizaciones, y que continuó Maduro, el primer presidente chavista.

La oposición y los dueños de empresas privadas aseguran que la gran mayoría de las empresas expropiadas o nacionalizadas están hoy en día inactivas.

“Hambre es haber expropiado cinco millones de hectáreas de las cuales hoy no está produciendo ninguna (…), hambre es que de las 22 millones de hectáreas que pudiéramos sembrar en Venezuela solamente estemos sembrando por debajo de 6 millones de hectáreas, de las cuales solo 1.700.000 hectáreas son sembradas de alimentos para humanos”, dijo.

En la declaratoria se acordó exigir a Maduro “la inmediata sustitución” del ministro de Alimentación, Rodolfo Marco, y la comparecencia ante la AN del coordinador nacional de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), Freddy Bernal, así como del ministro de Agricultura Productiva, Wilmer Castro Solteldo.

El diputado Freddy Guevara pidió activar un canal de ayuda humanitaria internacional que sea coordinado por la Cámara en vista de que el Gobierno se ha negado a aceptar una declaración de “crisis humanitaria”, y así lo manifestó en enero del año pasado cuando el Parlamento hizo esta declaratoria en materia de salud.

“Que sea la AN la que pueda solicitar la ayuda humanitaria y que esa ley blinde a la comunidad internacional para que le dé a ellos la tranquilidad de que están acordes con el ordenamiento jurídico”, dijo el primer vicepresidente del Parlamento.

Indicó que “si el Gobierno entonces no permite ni quiere aceptar la ayuda humanitaria, pues entonces que la ley que vamos a crear faculte a las autoridades internacionales para que le den a la AN los alimentos y medicinas” que necesita el pueblo.

Para Guevara, sin embargo, la única manera de “cambiar esta situación” de crisis es “cambiar al Gobierno”, pues “mientras Nicolás Maduro y sus compinches sigan robando y estafando al pueblo de Venezuela con esta mal llamada revolución”, se mantendrá el hambre.

basuraninos

Niños, Mujeres y Ancianos los grupos más vulnerables al hambre y la miseria

La diputada Mariela Magallanes agregó que el Gobierno de Maduro es un “exterminador de la familia venezolana” y que la “inflación más alta del mundo”, que la Cámara cifra en 700 % en ausencia del número oficial que el Banco Central ha dejado de ofrecer desde 2015, se come el salario de los ciudadanos.

El presidente del Parlamento, Julio Borges, insistió en que el único responsable del hambre es “Nicolás Maduro” y que una copia de este acuerdo aprobado hoy será llevado ante la Organización de Estados Americanos y las Naciones Unidas, en vista de que el Gobierno, asegura, intenta ocultar la “hambruna”.

El legislador Carlos Valero señaló que en Venezuela existe “una enorme voracidad de la corrupción” y que el modelo económico del chavismo les permite hacer “de las penurias del pueblo venezolano un gran negocio”.

En el acuerdo aprobado este martes se critica además a los CLAP que fueron creados hace casi un año por Maduro para vender y distribuir alimentos básicos y que, según se indica en el documento, han atendido a “solo el 10 % de la población”.

Los CLAP, dice la declaratoria, “no atacan las causas de la crisis alimentaria al ser un mecanismo basado netamente en las importaciones de productos que además propicia la corrupción”.

También se decidió crear una comisión especial que analizará las acciones que deben emprenderse “para impedir que la crisis humanitaria siga causando perjuicios irreversibles a los venezolanos”.

Esta comisión identificará las “fuentes de cooperación internacional para combatir el hambre en Venezuela” que incorporen a organizaciones religiosas, delegaciones diplomáticas y organismos internacionales.

Último Minuto: “Muerte de Bebé de seis meses fue por desnutrición severa”

 

Un bebé de seis meses de nacido falleció por desnutrición en el Centros de Diagnóstico Integral (CDI) del barrio 12 de Octubre en Santa Rita, municipio Linares Alcántara de Maracay.

Una mujer ingresó al centro asistencial a las 8:15 am con el lactante en brazos, quien fue identificado como Julio César Jiménez Acosta. Según el diagnóstico del médico que le dio los primeros auxilios, el bebé presentaba síntomas visibles de desnutrición severa y llegó sin signos vitales.

La madre del pequeño contó en una entrevista para El Pitazo que además tiene otros cuatros niños a los cuales solo alimenta con sopa de verduras

Según el testimonio de la madre, apenas notó que su hijo estaba desanimado lo trasladó de inmediato hasta el CDI. El caso fue puesto a la orden del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas de la Sub-Delegación de Mariño para averiguar las causas reales de la muerte.

El Lord revienta las redes:¡”Lo que hay es hambre”!

Esta mañana llegue tempranito a la redacción de Infocifras.org, ya el periodista  Jesús “Chuito” Salazar Guerra, jefe de redacción, se encontraba en la oficina, estaba escuchando la Hora de la Salsa con Victor Manuel, dedicado a aquellos carnavales de Caracas. – “En el Ávila es la Cosa” – me dijo.

1230lordhambre.jpg

Ya me disponía a escribir “El Lord revienta las redes”, cuando Chuito, me preguntó: -¿”Leiste lo que escribió el jefe”? – No dónde está, respondí. -“!En el grupo de Whatsapp de Infocifras!”- Con razón no lo había leído, a mis años no se maneja tanta tecnología a la vez. – Yo no tengo Whatsapp, Chuito- respondí con cierto dejo de nostalgia. Lo cierto, es que mi “vergatario” no es tan inteligente.

Al leer lo que a continuación ustedes conocerán de primera fuente, decidí guardar para después de Carnaval, el cuento completo de los Billetes de Bs. 100, encontrados en Paraguay. Así que póngase cómodo en su butaca y conozca en detalle una espontánea investigación de opinión pública, realizada por la mente brillante de uno de los hombres que más sabe de opinión pública y mercados en Venezuela, nuestro editor – jefe,  Víctor Manuel García.

A continuación: Lo escrito en el Chat de Whatsapp:

Hermanos, así está el país…

Ayer me invitaron a tomarme un trago en el pingüino,  en el Country Club de Caracas, me encontré al salir, a unas tres familias que hurgaban en un basurero en búsqueda de comida, me acerqué a ellos, de entrada pensaron que yo era un millonario más de la zona y me pidieron dinero. Les dije que no tenía para darles y le explique mi situación de ex preso político etc.

Ya en confianza, me explicaron que en esa zona se consigue abundante comida en los desechos de basura… Una carajita como de trece añitos, me ofreció un yogurt que se tomaba, si la despreciaba, mi investigación tocaría el fin. Así que haciendo de tripas corazones y sin oler aquello, tomé un sorbo del yogur de fresa que me ofreció la niña. –¡”Estaba sabroso”! – Acto seguido la chamita me ofreció más y lo rechacé, le dije que para ella era más importante alimentarse y le mostré mi barriga. ¡”Todos rieron”! Uno de los carajitos, me dijo: ¡”Estas Goldo”! Risas de todos… Saben algo, no vi por ningun lado, al padre, más bien la figura masculina que representaba a las tres familias. Pregunté por ellos. Esta fue su respuesta… – “Si ellos vienen, se los llevan presos,  la policía… Nosotros buscamos la comida en los basureros y llevamos para la casa….Así lo hacen diariamente” –

Su actividad comienza a las 9 de la mañana y termina pasada la 7.00 de la noche. Un dato… los hombres se encargan de buscar en los basureros de los negocios de comida, restaurantes, tascas, panaderías, etc. Lo hacen antes que pase el aseo recogiendo la basura en la noche.

Les pregunté en el barrio, – ¿Cuántas familias están comiendo de los basureros? –

Me respondieron — muchas señor…. Así terminé mi conversación con estos compatriotas venezolanos.

Aparte

Para nada introduje la variable Maduro ni el tema político, pero salió solito…. -“Señor esto no sirve para nada” -…. A que te refieres, interrogue….. -“A Maduro y su Gobierno.              –   ¡”Lo que hay es hambre”!- ….

Fin del Focus Group, con tres familias que comen basura…. Saludos

Miserable titular internacional: “Venezolanos ante el dilema de robar o comer basura para no morir de hambre”

 

La mujer salió del supermercado sintiéndose afortunada por haber conseguido aceite y harina de maíz, pero poco después de pisar la transitada avenida de Caracas fue abordada por cuatro niños que sin mediar palabra comenzaron a golpearla y empujarla hasta que cayó aparatosamente, para luego ver a sus agresores irse corriendo con sus bolsas de comida.

En Puerto La Cruz, a 320 kilómetros al este de la capital venezolana, un ama de casa emerge con rapidez del mercado, y temiendo los robos que a diario ocurren en el lugar, usurpa un taxi que había sido detenido por otra mujer, colocando descaradamente sus compras en la maleta del vehículo. Pero la gracia le sale cara. Cuando iba a recoger la última bolsa del suelo, el taxista se monta en el carro y arranca con la preciada carga.

basurarev

En Carora, en el occidental estado Lara, un hombre es arrestado por hurto y sale encapuchado en una foto. ¿El botín? Un pedazo pequeño de queso blanco que el detenido confesó haberse llevado sin pagar porque su familia tenía varios días sin comer.

Estos son solo algunos de los incidentes registrados en las últimas semanas en Venezuela, donde el colapso económico de los últimos tres años ha propagado un fenómeno que era virtualmente desconocido en el otrora opulento país petrolero: el delito famélico.

 La nación sudamericana ya tenía fama de ser una de las más peligrosas del mundo –pero el advenimiento de la más severa crisis en la historia moderna del país– está por un lado llevando a los delincuentes a incorporar la comida en su lista de botines, y por el otro, empujando a un desesperado segmento de la población a incursionar por primera vez en el delito, dijeron expertos.

“Desde hace unos dos años, en Venezuela, ha explotado una crisis económica tremenda, con una inflación que supera el 800 por ciento y una escasez terrible de alimentos básicos”, explicó a el Nuevo Herald desde Caracas el abogado y criminalista, Luis Izquiel.

 Esa situación ha conducido a un incremento exponencial de los delitos motivados por el hambre, aseguran los expertos, aunque la proporción es difícil de precisar dado que por lo general las víctimas de robos menores no suelen denunciar los delitos ante los organismos policiales, mientras que las autoridades han dejado de reportar públicamente sus estadísticas.

Pero algunos datos dan muestra del incremento, dijo el periodista e investigador Javier Ignacio Mayorca en una entrevista telefónica.

Cifras oficiales que han sido filtradas apuntan a un aumento en el número de robos genéricos en el 2016 de entre 15 y 20 por ciento en la mayoría de estados del país, y parte de se incremento es atribuible a la grave crisis económica, comentó.

La vinculación entre el delito y la situación con los alimentos también puede verse en la aparición de nuevas modalidades delictivas que están apareciendo en Venezuela en torno a los supermercados.

Y algunos de estos incidentes ya han comenzado a aparecer en los medios, como fue el caso del agente de policía detenido después de ir a otra ciudad para robar comida en un supermercado, o el arresto de hombres que han sido capturados por robar un racimo de plátanos o algunas calabazas, relató Mayorca.

Pero otros incidentes están ocurriendo con frecuencia en las largas filas que se realizan a diario en los supermercados, sin que la mayoría queden registrados ante la opinión pública.

“Hay una modalidad que llaman ‘la rueda de pescado’, y que en Brasil llaman ‘la piraña’ ”, indicó Mayorca.

“Te rodean como hacen las pirañas, muchas veces son menores de edad, y te someten a veces por la fuerza, y te quitan lo que tienes. Ellos te pegan, o te empujan, y cuando caes, te quitan la bolsa”, explicó.

En ocasiones los robos de comida se tornan violentos, afirmó también desde Caracas el director del Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV), Roberto Briceño León.

“El año pasado trabajamos el caso de una señora que salía después de cuatro horas de hacer cola para comprar productos y había comprado dos pollos y dos kilos de arroz. Y venía saliendo cuando un individuo [que viajaba en una moto], la asalta para quitarle los productos”, relató Briceño León.

“Ella resiste, viene de cuatro horas de espera para hacer la compra, así que forcejea, y es allí que le dan unas puñaladas. La señora casi se muere por dos pollos y dos kilos de arroz”, agregó Briceño.

En su informe de fin de año, el OVV resaltó que la crisis está dejando su huella en el delito en Venezuela, que históricamente era motivada principalmente por el deseo del delincuente de poseer bienes suntuarios.

Muchos de los delincuentes asaltaban o robaban porque deseaban adquirir zapatos de marca, un teléfono celular inteligente o cualquier otro producto que le ayudara a mejorar su estatus social.

Pero el observatorio comenzó a detectar cambios de esa tendencia en el 2016, con la aparición de un incremento de los robos por hambre, reportó el informe.

“Se incrementan los robos colectivos, los saqueos, a negocios y transporte de alimentos, han sido una modalidad violenta que se ha incrementado en el país”, resaltó el estudio.

“En diversas zonas del país, el transporte de alimentos sólo puede hacerse en camiones que se movilizan escoltados por unidades del ejército para evitar los saqueos de las poblaciones que atraviesan en su recorrido; y aun así hay casos donde los cuerpos militares no han podido evitar el asalto de la población que busca comida”, agregó el documento.

El informe concluyó que la mayoría de estas acciones son cometidas por ciudadanos comunes y corrientes que se ven obligados a incurrir transitoriamente en el delito porque su salario no les alcanza para comprar alimentos.

Se convierten, de esa manera, en “delincuentes amateurs” que por lo general actúan solos, sin que el individuo reconozca su nueva condición de delincuente, identidad que se resiste a aceptar al inicio, atribuyendo su proceder a las terribles circunstancias que enfrenta.

Pero no todo el mundo está dejando que la desesperación le empuje al camino de la delincuencia.

Son miles los venezolanos que prefieren hurgar en las bolsas de basura para conseguir alimentos, fenómeno que antes era poco visto en una Venezuela que más bien estaba acostumbrada a la opulencia.

“Hoy en día se ve a diario. Son miles de personas. La gente acuclillada comiendo, recogiendo con bolsas. Trasegando residuos de líquidos en una sola botella”, describió Briceño León.

Es una práctica en la que incluso están incurriendo los profesionales, en un país donde el costo de una canasta básica de alimentos de una familia está por el orden de los 625,000 bolívares al mes y un buen salario de un profesional no llega a los 200,000 bolívares.

Un joven que recogía basura para comer fue entrevistado por el OVV y describió su situación en pocas palabras. “Yo estoy aquí, doblegado. Pero prefiero esto a ir a robar”, manifestó.

Siga a Antonio María Delgado en Twitter:@DelgadoAntonioM

Un ojo de la cara, aumentó la canasta alimentaria el último mes

Mercadoalimentos

En julio la cesta subió 773% con respecto al mismo período de 2015. Con el nuevo sueldo mínimo se necesitarían 16,1 salarios

La canasta alimentaria familiar, calculada por el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros, alcanzó su nivel más elevado en lo que va de año al subir 86.433,85 bolívares en  julio pasado. La cesta se situó en 363.866,73 bolívares, lo que representa un alza de 31,2% con respecto a junio y un incremento de 773% entre julio de 2015 y julio de 2016.

En su informe el Cendas detalla que se requirieron 24,2 salarios mínimos, de 15.051,15 bolívares, para que una familia de 5 miembros pudiese adquirirla. El director del centro, Oscar Meza, declaró que es la primera vez que los venezolanos debieron destinar tantos salarios mínimos para la compra de la cesta. Con el nuevo sueldo mínimo, anunciado en agosto (22.576,72 bolívares), se necesitarían 16,1 salarios para cubrirla.

No es la primera vez que todos los rubros de la canasta alimentaria suben de precio: azúcar y sal 98,4%; cereales y productos derivados 88,2%; café 65,3%; granos 64,7%; salsa de tomate y mayonesa 30,8%; leche, quesos y huevos 25,7%; frutas y hortalizas 22,9%; grasas y aceites 17,8%; raíces, tubérculos y otros 17,5%; pescados y mariscos 10,7%, y  carnes y sus preparados 5,3%. Además, calcularon que la diferencia entre los precios regulados y los de mercado fue de 2.985%.

Azúcar desaparecida. La investigación destaca que la azúcar desapareció de los anaqueles tras el aumento de precio, y añade que 43,1% de los 58 productos que integran la canasta están escasos. Entre los 25 alimentos más difíciles de conseguir se encuentran: leche en polvo, atún enlatado, pollo, carne de res, hígado de res, margarina, pernil, aceite de maíz, huevos de gallina, queso blanco duro Santa Bárbara, mortadela extra, caraotas, arvejas, lentejas, arroz, harina de trigo, avena, pan, pastas alimenticias a precio regulado, harina de maíz, café, salsa de tomate, mayonesa y queso amarillo.

El documento también reseña que escasearon otros 65 productos repartidos entre alimentos, higiene personal, limpieza y medicamentos como  compotas, leche líquida de un litro, leche condensada, jabón de baño, detergente, lavaplatos, papel sanitario, pañales, toallas sanitarias, toallitas, servilletas, cloro, suavizante, desodorante, afeitadora desechable, crema dental, champú, gel fijador sin alcohol, jabón azul e insecticidas, Atamel, Losartán Potásico, aspirinas, Omeprazol, Dilantin, Di-Eudrin, Biofit, anticonceptivos, Trental, Tamsulon, Zyloric, Tamsulosina, Heprox, Secotex, Urimax, Clopidogrel, inyectadoras, entre otros.

Hambre – Rosana Ordóñez – Opinión

Hambre

ROSANA 2016

Las primeras referencias del hambre las viví en Madrid, 17 años después de la guerra civil española, en la escuela donde estudiaba todas las niñas contaban que sus madres comían gatos y peleaban por una cebolla.

Mi madre narraba la hambruna y la sequía en Texas, en los años 30. Un pueblo sin agua, trabajo mi comida.

En el colegio un cura nos decía que ninguna de nosotros sabía lo que era acostarse sin comer. Después ví las películas contra Hitler y su cuota de hambre en Polonia, Alemania y Rusia. Y ahora, nos tocó.

Tomado del blog de Facebook de Rosa Ordóñez

El gran bazar del arte estomacal – José Luis Zambrano Padauy – Opinión

El gran bazar del arte estomacal

jose luis zambrano 2016

Una semana se volvió a abrir temporalmente la frontera con Colombia y ante el aturdimiento internacional, en un sábado y domingo turísticos cruzaron más de 130 mil venezolanos por la consecución de medicinas y alimentos, convirtiéndose en una atemporal “Miami” de tiempos añejos.

Los comentarios exclamativos revolotean sin cesar, mientras la admiración hacia cada insumo sobrepasa los niveles de lo inaudito. El Zulia puede ostentar sin tantos aspavientos, el convertir a sus supermercados en una gran galería de exhibiciones contradictorias, pues sus estantes comienzan a tener productos impropios que sólo pueden ser preciados objetos de muestra, para corroborar a ciudadanos incrédulos de su existencia, sin lograr sufragar sus costos ante una economía con una sinrazón de marca mayúscula.

  “¡Oh, qué hermoso!”, profiere con sorpresa una ingenua ama de casa, cual si se extasiase con alguna desventurada obra de arte de antiquísimos tiempos, cuando sólo está sobando en su estupefacción, a un simple, peculiar y tal vez colorido empaque de mantequilla, cuyo valor exclusivo excede el racionamiento financiero, al mostrar un descomunal costo de tan desmedidas proporciones, que pudo exprimirse la vaca para sacarle el néctar lechero y convertir ese producto de untar en un caviar moderno.

Desde hace varias semanas, muchos de nuestros comercios y sitios de expendio ofrecen a sus usuarios, anaqueles suntuosos, atiborrados con salsas de tomate, azúcar, aceite, pastas dentífricas, jabón, papel higiénico y una serie de rubros de primera necesidad colombianos, que sirven de recordatorio sobre la desproporción existente entre las dos monedas, al valorarse en un precio que desquicia a la calculadora de nuestro presupuesto.

Algunos avezados economistas han llegado a afirmar que Maracaibo podría ser la ciudad más costosa del país. Probablemente se instituya como la más pintoresca, donde seamos evaluadores del arte de los comestibles del vecino país y visitemos los locales comerciales para catar su confección, como si proviniese del ingenio industrial de algún Miguel Ángel, Goya o Rodin.

Si el aparato productivo se encuentra desmenuzado ante las distorsiones de nuestro escueto, indigno y poco práctico sistema comercial, ahora en los fines de semana se estableció el nuevo tour del consumo. Hace poco más de

El monumento a lo insólito es observar a productores del campo pasar estos linderos para abastecerse de semillas, abono y medicina para sus animales, cuando el Gobierno en su perorata acostumbrada, refiere su apoyo al desarrollo agroindustrial y hasta ha propiciado cosechas urbanas.

Entretanto, en esa procreación de artilugios y hacedores de las soluciones imaginarias, contamos ahora con la Gran Misión Abastecimiento Soberano, con una delegación de facultades militares casi de estado de excepción, mientras los comercios siguen cerrando, la inflación reproduciendo sus dígitos y los ciudadanos palideciendo por la visita del hambre a sus hogares.

Ante tanta cercanía neogranadina y una cotidiana e interminable descomposición económica, terminaremos elevando a Escalona a personajes propios, instaurando el acordeón en los acordes de la gaita y hasta haciendo a la hallaca como pastel de arroz.

 MgS. José Luis Zambrano Padauy

Director de la Biblioteca Virtual de Maracaibo “Randa Richani”

zambranopadauy@hotmail.com

@Joseluis5571

« Entradas Anteriores