Archivos por Etiqueta: Misión Vivienda

Ultimo Minuto: Sucede ahora en El Paraiso Caracas – GNB Enloquecida

GNB enloquecida arremetió contra vecinos de Misión Vivienda Puente Los Leones, varias mujeres y niños ahogadas por la brutal y desproporcionado ataque con gases lacrimogenos Leer Más

Ultimo Minuto: Persecusión, Tiroteo y abatidos con granadas hampones frente a Misión Vivienda Los Leones

Leyda Vasquez / @Infocifras / InfocifrasOnline.com

Desde las chiveras, ubicadas en Bellavista, cercanas al Hospital Miguel Pérez Carreño, comenzó a escucharse el tableteo de las maquinas que escupen fuego. cada vez el fuego se hizo más intenso. Primero pasó a toda velocidad un carro corolla color gris, detrás a más velocidad, perseguía al primero, una unidad del FAES, luego otra y otra. Leer Más

Ultimo Minuto: CICPC se llevó a Raymundo y todo el Mundo en Misión Vivienda Los Leones

En un operativo policial practicado en los bloques de la Misión Vivienda Puente Los Leones, en El Paraíso,  el CICPC practicó la detención de al menos 100 personas, en su mayoría jóvenes y adultos hombres, que a la hora del operativo se encontraban fuera de sus respectivos apartamentos Leer Más

Ultimo Minuto: Misión Vivienda Los Leones, protesta el “Madurazo” lanzando billetes al vacío

 

El lente de Eudomar Barbarrosa, inmortalizó una simbólica protesta pacífica de los vecinos de la Misión Vivienda en El Paraiso, Caracas, quienes se dieron a la tarea de lanzar billetes desde los edificios. Leer Más

Apagón de 32 Horas castiga a familias de Misión Vivienda la Paz

Continúan en la oscuridad las familias que habitan en la Misión Vivienda La Paz, cerraron calles, quemaron cauchos y llevan 32 horas #SINLUZ Leer Más

Es el Barrio: Misión Vivienda cerró puente Los Leones y amenazan con cerrar FF vía Caricuao

Los de abajo los que tienen menos son los que más sufren la crisis y el desgobierno de Nicolás Maduro. Leer Más

Ultimados 5 sujetos presuntamente implicados en la Masacre de la Misión Vivienda

misión vivienda

Durante el operativo fueron incautadas dos pistolas calibre 9 mm, un revólver 38 mm, una escopeta y un escopetín

En un procedimiento conjunto entre funcionarios del Cicpc, el Sebin y la GNB fueron ultimados el viernes en la noche cinco personas que estarían presuntamente implicadas en el asesinato de nueve integrantes de dos familias, hecho ocurrido en la urbanización Lomas de Guadalupe en Ocumare del Tuy 26 de abril en la madrugada.

Fuentes extraoficiales informaron que la comisión mixta estaba realizando un allanamiento en las torres 16 y 20 del urbanismo de Misión Vivienda como parte de las investigaciones ordenadas por el Ministerio Público cuando se originó un enfrentamiento entre los cuerpos de seguridad y los presuntos delincuentes.

Se pudo conocer que los muertos fueron identificados como Yordani Alexander Arsile Rivas, de 24 años de edad; Alfredo Alejandro López Rodríguez, de 22 años de edad; Ramiro José Ospino Guette, de 20 años de edad; Danys Enrique Rojas Ibarra, de 21 años de edad, y José Rafael Montero Alcántara, de 23 años de edad, que fueron trasladados al Hospital General Simón Bolívar en los Valles del Tuy.

Durante el operativo fueron incautadas dos pistolas calibre 9 mm, un revólver 38 mm, una escopeta y un escopetín.

Investigación: Alto índice de criminalidad en Edificios de Misión Vivienda, Cifras Rojas

misión vivienda

EMILY AVENDAÑO

Especialistas señalan que en la reubicación de damnificados en urbanismos de interés social ha faltado acompañamiento para propiciar la convivencia

En lo que va de 2015 han ocurrido por lo menos 19 asesinatos dentro o en las inmediaciones de edificios de la Misión Vivienda en la región metropolitana de Caracas; el año pasado se reportaron por lo menos 13 casos de homicidios en urbanismos de Fuerte Tiuna, La Paz, Ciudad Caribia, Ciudad Mariches, San Martín y la avenida Casanova.

Verónica Zubillaga, profesora Universidad Simón Bolívar e investigadora del Laboratorio de Ciencias Sociales, considera que la masacre de hace una semana en los edificios de Ocumare del Tuy representa la exacerbación de la violencia que se vive cotidianamente en centros urbanos del país.

“Eso no quiere decir que la gente de los barrios sea naturalmente violenta. Significa el fracaso del Estado en una de sus funciones más básicas como es la pacificación de las relaciones sociales”, señaló la investigadora.

Estadísticas de la Comisión de Desarme revelan que en 90% de los homicidios se utilizó un arma de fuego; fuentes policiales aseguran que en 70% de los casos el móvil fue el ajuste de cuentas, y 83% de las víctimas provenían de sectores urbanos en desventaja. “Son cifras conocidas, pero no hay una política pública seria para atacarlas”, afirmó Zubillaga.

La inserción de familias de zonas populares a edificios de interés social amerita el acompañamiento de las instituciones del Estado. José Gregorio Guerra, director de la ONG Quiero Paz, asegura que en la Misión Vivienda ha faltado vigilancia y supervisión del Estado: “No estamos generando procesos de urbanización. Se está haciendo una inversión en infraestructura, pero no hay ningún tipo de trabajo social que lo acompañe”.

Guerra opinó que los 12 homicidios ocurridos en Ocumare del Tuy en edificios de la Misión Vivienda en menos de 48 horas hace una semana no son hechos aislados sino el reflejo de la situación de violencia que se vive en el país, atizados por la impunidad y la falta de control de armas. “En una comunidad debe haber normas mínimas de convivencia, pero estos hechos transgreden cualquier pacto social, acuerdo o normas de conducta ciudadana. Eso sucede porque no no hay un castigo. Entre bandas la muerte es la sanción”, dijo Guerra.

El deber ser. Las relaciones de confianza que se dan en las zonas populares son distintas a las que surgen en edificios. “La transición de la vivienda horizontal a la vertical requiere aprendizaje. Las reglas de uso del espacio son distintas; en los edificios hay áreas compartidas y hay más anonimato entre los vecinos”, explicó Esther Wiesenfeld, doctora en Psicología especialista en Hábitat y Comunidad.

La psicólogo expone que cuando ocurren esos cambios primero es necesario hacer un diagnóstico de las necesidades de las familias que se va a reubicar, hacer una caracterización demográfica, realizar visitas previas a los urbanismos para familiarizarse con el que será su nuevo entorno, conocer a los nuevos vecinos, definir qué puede aportar cada quien a la comunidad y posteriormente crear una estructura organizativa en función de las necesidades y recursos: “Basta que una persona no cumpla para que se vea afectada la convivencia”.

Josefina Baldó, ex presidenta del Consejo Nacional de la Vivienda, coincide en que se debe hacer un trabajo de acompañamiento social antes de la mudanza que ayudará a los nuevos habitantes a apropiarse de los espacios. Desde el punto de vista urbanístico recomendó que los edificios tengan buenas zonas de ventilación, áreas iluminadas, zonas de juego, salas comunitarias, de salud y buenos servicios públicos. “El objetivo es que la gente eleve su calidad de vida”, afirmó Baldó.

Desplazar problemas. Ese acompañamiento no se ha hecho en todos los casos, lo que ha incidido en la creación de un clima de violencia. “Cuando en un lugar no hay experiencia previa para atender temas del condominio; por ejemplo, cómo hacer una adecuada disposición de la basura y además falla la estructura de servicios el edificio se va degradando y no hay una base que propicie el buen vivir. Además, una ciudad debe ser una mixtura, no es correcto relegar una sola clase social a un urbanismo porque la sociedad no roza consigo misma y se reducen los espacios de convivencia”, dijo la arquitecto Elisa Silva.

Los Valles del Tuy se han con convertido, desde la década de 1980, en un centro de construcción de viviendas de interés social. Sin embargo, para Zubillaga “desplazar a grandes cantidades de población, y producir centros urbanos de apiñamiento sin programas, oportunidades sociales, económicas, culturales e instituciones que apoyen la convivencia y, por otro lado, muchas armas circulando sin control puede ser fatal como lo vemos en este caso”.

Criminalidad entre bloques

8 enero y 14 febrero
Edgard Briceño Da Silva, de 24 años de edad, fue asesinado a tiros en un edificio de Misión Vivienda en el puente Los Leones, en La Paz. María Lourdes González, de 50 años de edad, recibió un disparo en la cabeza en un tiroteo en la Misión Vivienda de Montalbán, adyacente a la urbanización Juan Pablo II.

3 de marzo
Orlando Ramírez, de 57 años de edad, fue localizado con múltiples disparos y sin sus pertenencias en un terreno baldío de un edificio de la Misión Vivienda en Coche.

13 de marzo
Luis Alfredo García García, de 29 años de edad, recibió varios disparos cuando bajó a comprar pañales en la planta baja del bloque 55 del edificio Cacique Tiuna de Misión Vivienda, en La Rinconada. En ese mismo hecho mataron a otro hombre que no fue identificado.

27 de marzo
Freddy Valera, de 33 años de edad, miembro del consejo comunal y de la comisión de seguridad del urbanismo OP17 de Misión Vivienda de la avenida La Paz en El Paraíso, fue asesinado en la entrada del edificio 3.

11 de abril
Luis Blanco Navarro, de 27 años de edad, fue asesinado en el sector Los Molinos de la avenida San Martín, frente al edificio de Misión Vivienda donde residía. Estaba en la calle porque acompañó a un amigo a tomar un taxi.

26 y 27 de abril
En un bloque de la Misión Vivienda en Lomas de La Guadalupe, en Ocumare del Tuy, hombres armados asesinaron a 9 personas que estaba en una fiesta e hirieron a otras 3. Al día siguiente, en un operativo de la GNB en el sector Los Robles IV etapa de Ciudad Betania II, murieron 3 personas entre ellos el sargento segundo Eusony Juniors Mendoza Rojas, de 28 años de edad. En el hecho explotó una granada.

El Dato
La semana pasada el presidente Nicolás Maduro se refirió a la violencia en los edificios de la Misión Vivienda aunque sin mencionar la masacre de Ocumare del Tuy. “No voy a aceptar ni un solo malandro en los urbanismos. El que esté metido en delitos, he dado la orden de que le quiten la vivienda ya”. Maduro pidió a los ministros de Vivienda y Relaciones Interiores, Ricardo Molina y Gustavo González, y al vicepresidente para el Desarrollo del Socialismo Elías Jaua a realizar una reingienería de todos los urbanismos. “Chávez quería ciudades integrales, productivas, ciudades de paz, cultura, deporte y toda la parte habitacional que no es un depósito de seres humanos, es una comunidad con todos sus servicios”, dijo.

Vía El Nacional

Dramático testimonio: “Quiero devolverle las llaves a Elías Jaua porque ahí perdí a mi familia”

misión vivienda

Tres días después, en el pasillo del edificio donde mataron a 9 personas durante una fiesta en un apartamento de la urbanización Lomas de La Guadalupe, en Ocumare del Tuy, todavía estaban las botellas de cerveza vacías y los restos de sangre en las paredes. Aunque lavaron con agua y jabón el piso, el tiroteo dejó agujeros en una tanquilla de gas y en una columna que indican que allí mataron a siete integrantes de la familia Urbano y a dos de sus vecinos.

En los otros apartamentos cierran las ventanas y se asoman con temor entre las sábanas que usan como cortinas cuando ven a desconocidos. En la planta baja, desde el apartamento contiguo al de los Urbano una mujer dice que no siente miedo: “No tengo problemas con nadie”, pero no abre la puerta. “Nunca había vivido algo así y eso que siempre estuve en un barrio”. Vive allí con sus cinco nietos, su hija y su yerno luego de que el gobierno los sacó de un barrio inestable en Manicomio y los trasladó al urbanismo de la Misión Vivienda.

En el edificio al frente no se atreven a acercarse al bloque donde ocurrió la masacre. “Escuché los tiros. Fue un rato largo pero como no escuchaba gritar a nadie seguimos durmiendo”, comenta otra vecina que vivía en El Junquito y hace dos semanas se mudó a la zona.

Los apartamentos 3B, 4B y 2B que ocupaba la numerosa familia de 13 hermanos que integraban los Urbano están vacíos. Dicen que no volverán porque temen que terminen de matar al resto. La balacera de la madrugada del domingo 26 de abril los convirtió en desplazados. “Quiero devolverle las llaves de esos apartamentos a Elías Jaua porque ahí perdí a mi familia”, expresó la madre de Yovel Urbano mientras enterraba a su hijo en el Cementerio Municipal de Charallave.

El joven de 20 años de edad recién se había graduado de bachiller y trabajaba como chofer. Era primo de los cuatro hermanos que fueron asesinados ese día y el último que enterraron el miércoles 29 de abril. Él y su mamá también fueron adjudicados en el conjunto residencial, pero todavía no se habían instalado.

Los Urbano vivían en una invasión cerca del relleno sanitario de La Bonanza, adonde llegan los desechos de la capital y de casi todo el estado Miranda. Allí trabajaban. Sus ranchos fueron demolidos cuando les adjudicaron los tres apartamentos en Lomas de La Guadalupe. El 27 de marzo les entregaron las llaves de las viviendas a ellos y a 60 familias más. El sábado 25 de abril celebraban un cumpleaños e invitaron a tíos y primos para también festejar que tenían un apartamento.

La fiesta era dentro de la vivienda y se extendía al pasillo del edificio. Unos hombres llegaron cerca de la 1:00 am y compartieron bebidas con los asistentes. Una hora después sacaron sus armas y sin mediar palabras dispararon contra los hombres de la familia que se encontraban en el lugar. Las versiones extraoficiales sobre el hecho indican que el móvil del crimen sería un conflicto por drogas que traían desde que vivían en La Bonanza.

Los tiros se escucharon durante 20 minutos y luego solo hubo silencio. Dos horas después se escuchó el llanto de las mujeres que estaban resguardadas en un cuarto y los vecinos comenzaron a salir. Los cuerpos de Aníbal José Cedeño Urbano, de 40 años de edad; José Gabriel Urbano, de 29 años; Jorge Luis Cedeño Urbano, de 33 años; Yovanny José Urbano, de 37 años; y Carlos José Cedeño Urbano, de 26 años; Yovel José Urbano Santamaría, de 20 años; Plácido Delgado Ávila, de 49 años, Frank Alexander Arévalo, de 21 años; Jefferson José Reyes, de 16 años, quedaron tendidos entre el piso del apartamento, el pasillo y la grama de entrada de la torre 15B del urbanismo.

Edesia Margarita Navarro, una de las primas de la familia, quedó herida de bala en el estómago y permanece en un hospital en Caracas, mientras que una de las amigas de la familia que recibió un impacto de bala en el glúteo fue dada de alta. Las hermanas Urbano se mudaron a casas de familiares en Santa Teresa del Tuy y Nueva Cúa.

Vecinos que no se conocen. “Uno viene de barrio y sabe quiénes son los malandros, pero aquí se llega nuevo y no se sabe quién es el malandro para cuidarse”, dice una vecina que vivía arrimada en Charallave hasta que hace seis meses le adjudicaron un apartamento en Lomas de La Guadalupe, cuya desolación hace pensar que la urbanización no está habitada.

La primera etapa del conjunto tiene 600 apartamentos y empezó a ocuparse en noviembre de 2014 con personas que provenían de la Torre de David, El Junquito y Valles del Tuy. Quienes viven en esos primeros tres edificios no se acercan hacia otras áreas de la urbanización a pesar de que ahora hay policías patrullando la zona.

El día del asesinato de las nueve personas no fue la primera vez que escucharon tiros en el urbanismo. “Aquí vienen personas de Ciudad Betania para imponerse y lanzan tiros al aire para asustar, pero jamás habían matado a alguien”, expresó una vecina que vivió en un refugio en La Rinconada por tres años antes de mudarse a Ocumare del Tuy.

Una carretera separa Ciudad Betania de Lomas de La Guadalupe. Vecinos denunciaron que miembros de bandas que viven en Ciudad Betania tratan de imponer su fuerza a los nuevos habitantes del conjunto recién construido.

Al día siguiente de la masacre de los Urbano, la GNB entró a la torre 47 del sector Los Robles de la IV etapa de Ciudad Betania para buscar a los presuntos responsables del crimen múltiple. Cuando iban a entrar a un apartamento fueron recibidos con una granada que mató al sargento segundo Eussony Mendoza y a 5 civiles más que se enfrentaron con los funcionarios.

Comerciantes denuncian extorsión de grupos armados
Argenis Pineda, vicepresidente de la Asociación de Comerciantes Preventivos, denunció que desde hace 3 semanas motorizados dejaron panfletos en 14 comercios que no están inscritos en la asociación en el que informan que un grupo que se hace llamar “Colectivos Bolivarianos de Venezuela”, supuestamente adscrito al Ministerio del Deporte, se encargará de acabar con bandas dedicadas al robo de vehículos, secuestros o venta de drogas. En el panfleto señalan que inspeccionarán centros comerciales y juntas directivas del transporte público para evitar el abuso en precios en las zonas de Guarenas, Guatire, Higuerote y Valles del Tuy para “tomar justicia”. Aseguran que forman parte de cuerpos militares y policiales. A quienes lo han recibido les piden entre 8.000 y 12.000 bolívares semanales para cumplir con la misión. Firman la carta citando: “Viva Chávez y Nicolás Maduro: Amén”. La asociación denunció la irregularidad y el colectivo no se ha vuelto a ver en la zona.

Pineda explicó que hace 6 años 380 comerciantes se agruparon para combatir la inseguridad en Ocumare del Tuy. Se equiparon con radios transmisores y trabajan en conjunto con la policía de Tomás Lander.

Los robos en las salidas de los bancos y el hurto de vehículos ocurren casi a diario en Charallave y Ocumare del Tuy. El 28 de abril, en pleno mediodía, la Policía de Cristóbal Rojas frustró el secuestro de un administrador cuando sacaba el dinero de la nómina de empleados.

Pineda, dueño de una confitería en el centro de Ocumare del Tuy, señaló que el municipio solo cuenta con 80 funcionarios de 190 que había hace 2 años. Polimiranda solo tiene una patrulla en la que salen 3 oficiales a patrullar, mientras otros 3 policías se quedan en el comando. El trabajo de los policías en los Valles del Tuy es limitado. El fin de semana de la masacre en Lomas de La Guadalupe habían sido desplegados 2.200 funcionarios de la GNB y la Guardia del Pueblo en Miranda. Un agente de Policharallave explicó que sus funciones se limitan a resguardar las zonas comerciales porque residenciales como Ciudad Miranda, Jabillito, Las Brisas, La Mata y el Cerrito son impenetrables. En lo que va de 2015 han asesinado a 5 policías en Ocumare del Tuy y Charallave.

Vía El Nacional

Masacre en Ocumare del Tuy: tiroteo deja 10 muertos

El Hampa con el Moño Suelto

El Hampa con el Moño Suelto

Un tiroteo en un área común de un edificio de la Misión Vivienda, ubicado en el sector Lomas de Guadalupe de Ocumare del Tuy, causó la muerte de 10 personas.

El suceso se registró en la planta baja a las 05:00 AM. En uno de los apartamentos se realizaba una fiesta y en el pasillo se encontraban varios hombres hablando y consumiendo licor. Al sitio llegaron varios sujetos armados que los atacaron.

Entre las víctimas se encuentran 5 hermanos. Fueron identificados como Carlos José Urbano, de 21 años de edad, José Gabriel Urbano (29), Jovel José Urbano Santamaria (20),  Anibal José Cedeño Urbano (40) y Geovanny José Urbano (37). Plácido Iván Delgado Avila (49) y Jorge Luis Cedeño (35 años), fueron otros de los fallecidos. Eran primos de los Urbano.

Un tiroteo en un área común de un edificio de la Misión Vivienda, ubicado en el sector Lomas de Guadalupe de Ocumare del Tuy, causó la muerte de 9 personas.

El suceso se registró en la planta baja a las 05:00 AM. En uno de los apartamentos se realizaba una fiesta y en el pasillo se encontraban varios hombres hablando y consumiendo licor. Al sitio llegaron varios sujetos armados que los atacaron.

Entre las víctimas se encuentran 5 hermanos. Fueron identificados como Carlos José Urbano, de 21 años de edad, José Gabriel Urbano (29), Jovel José Urbano Santamaria (20),  Anibal José Cedeño Urbano (40) y Geovanny José Urbano (37). Plácido Iván Delgado Avila (49) y Jorge Luis Cedeño (35 años), fueron otros de los fallecidos. Eran primos de los Urbano.

Los hermanos Jefferson José Reyes Arévalo (26) y Franklin Alexander Arévalo (20) también murieron en el hecho.

El Cicpc investiga el caso en relación con una presunta venganza. Todas los ultimados trabajaban en el relleno sanitario de La Bonanza y al parecer habían tenido problemas con un sujeto del lugar.